Inicio / Opinión / Columnistas / Aguijón Social, QUÉ PASARÁ CON LOS HIPOPÓTAMOS…?

Aguijón Social, QUÉ PASARÁ CON LOS HIPOPÓTAMOS…?

@SUAREZALFONSO

“Recibí entrenamiento para producir documentos falsos. Dejé la obra de mi madre para colaborarle a las Farc” Mockus.

Agoniza la fe de muchos súbditos del fantasmagórico gobierno, aquel que hace cinco años se llegó a vislumbrar como la continuidad de una política de seguridad integral nacional, evidentemente enfocado a un periodo de madurez y prudencia gobiernista, con decisiones solo favorables al bienestar general y control inteligente de los problemas del país, que en su momento fueron heredados del pensamiento estratégico y ciertamente belicoso e intransigente afanado por vengar y lavar sangre de muchos compatriotas.

Ese gobierno anterior que intentó hacer lo que esperaba la gran mayoría, exterminar el terrorismo pero que finalmente solo logró acorralar y agenciarle una incondicionada visa de permanencia y tránsito en vecinos países declarados cómplices y generosos mecenas de quienes quieren usurpar la autoridad colombiana, mientras emergían ignominias dañosas a la sociedad por la violación de la Constitución y el establecimiento institucional de la corrupción. El que cometió el bestial error de legar una cuestionada voluntad popular al que estimó era su discípulo aplicado y le promocionó para recibir ese aval ciudadano que le llevó al solio y trasmutó la lealtad en traición e infectó desde allí el intercambio de los principales valores cívicos y éticos, considerados el principio de la integración como Estado social.

Hoy juzgar la gobernabilidad del actual mandato por los resultados que conducen al borde de un camino vaticinado en contravía de los mismos principios y valores reflejo de la voluntad de la nación, no va más allá del propio análisis que se podría hacer, para interpretar la conducta social que se está desarrollando y que como simplones hipopótamos adormilados observan por encima de su mucoso hocico a las maleantes hienas; correteando y atrapando vivos trofeos que disfrutaran en su iconoclasta desenfreno.

Se destapa cínica e insolentemente la izquierda hipócrita de Colombia, antes auto-victimizada en un soterrado trabajo de adoctrinamiento, hoy, pasmosa incredulidad de los hipopotimizados ciudadanos, se estrenan ostentando las perversas intenciones de favorecer el delito, coexistir con la impunidad y tomar el poder soberano para ejercer con el patrocinio de sus más bajas pasiones, la condición de perversos subyugadores del pueblo en el que solamente la clase miserable implantada, dependerá de la benevolencia de la clase privilegiada, a la cual solo ellos llegarían por ejercicio de sus funestas acciones.

El remedio existe para conjurar tan tenebroso panorama político avizorado para Colombia. Que los hipopótamos ciudadanos emerjan de su sometido y acomodado barrizal y con la furia y fortaleza que da la democracia ataquen a las pérfidas hienas hasta hacerlas huir o sucumbir en el pantano. Solo participando activamente, eligiendo a los que realmente representen al pueblo y presenten programas dignos de considerar en el panorama político, ofreciendo su nombre y dejando atrás el estigma partidista.

El Ciudadano colombiano está obligado a despertar de ese letargo y no permitir más la entrega pérfida del país a los vándalos políticos, oportunista incultos, que solo van a determinar la gobernabilidad por la grandeza y calidad de los delitos que han cometido.

Despierta mi amigo, no resigne ni acepte que le pinten más pajaritos en el aire, sacúdase los mocos de ese hocico y resople democracia, la izquierda, los comunistas, los socialistas, la derecha, el capitalismo en su esencia dogmática y pervertida de subyugación, no ha cedido nunca nada bueno a un pueblo, solo su gente democráticamente puede establecer el sistema de gobierno y régimen votando por sus gobernantes y al final son los que se merece.

Recomendada

¿POR QUÉ BOGOTÁ NO TIENE METRO?

“Por lo mismo que muchos pueblos no tiene agua potable” Colombia se encuentra rezagada en …

Deja un comentario