Inicio / Semanario / Local / Ahora los concejales echaron atrás el empréstito… como que están asustados

Ahora los concejales echaron atrás el empréstito… como que están asustados

“La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida…” esta estrofa de la famosa canción del salsero Rubén Blades cae ‘como anillo al dedo’ para tratar de entender lo que pasó la mañana del pasado 31 de Julio al interior del Concejo de Valledupar, los corporados en una decisión que nadie se esperaba decidieron de manera unánime decir no al Proyecto de Acuerdo 015 del 17 de Julio del año en curso en el cual el alcalde Fredys Socarrás solicitó permiso para realizar un empréstito de 22 mil millones de pesos.

El concejal Pedro Muvdi, quien era el ponente del proyecto, ya había dado una ponencia positiva al respecto, pero el día de la votación en la plenaria de la corporación sorprendió a todos sus compañeros pidiéndoles que votaran negativo, porque el proyecto tenía algunos “vicios de trámite”.

Sin embargo, Semanario La Calle se dio a la tarea de rastrear cuáles fueron las falencias que dieron pie para que el empréstito no viera la luz del sol en estas sesiones ordinarias. Vale la pena resaltar que las falencias se dieron desde el mismo día que nació el proyecto, es decir el 17 de julio.

Lo primero que hay que decir es que existe el Proyecto de Acuerdo 008 del 2013 el cual en su artículo cuarto consiga cuáles son los requisitos que se deben cumplir para que un empréstito de esta envergadura sea aprobado por el Concejo de Valledupar y los requerimientos que establece dicho proyecto no fueron tenidas en cuenta por la Administración Municipal, lo cual deja entrever una especie de improvisación a la hora de solicitar el permiso para este empréstito.

Pero además de ello, el proyecto se presentó el pasado 17 de Julio y transcurridos 10 días después, el “Gobierno de la transformación” se vio en la necesidad de hacerle algunas transformaciones porque las cifras que allí estaban planeadas no coincidía con la realidad del municipio, además existían dudas sobre algunas argumentaciones jurídicas que defendían la viabilidad del empréstito.

Estas anomalías fueron apenas el abrebocas de otra serie de falencias que fueron detectadas, por eso el pasado 28 de Julio, la administración nuevamente tuvo que hacerle otra modificación al proyecto de empréstito, esta vez se metieron con los tiempos para ejecución de las obras, las cuales fueron reducidas, un ejemplo de esta reducción fue en los trabajos para la construcción y mejoramiento de los acueductos de los corregimientos, ya que inicialmente planearon los trabajos para 180 días y con la modificación los redujeron a 90 días.

Es decir que la administración del alcalde Socarrás tiene la capacidad de garantizar una solución en tres meses al grave problema de agua que sufren los corregimientos del norte de la capital vallenata.
Otra circunstancia que llevaría a la negativa del Concejo al empréstito fue la falta de unos documentos que debían ser adjuntados en el proyecto de acuerdo, según conoció este medio de comunicación los documentos que hicieron falta tenían que ser entregados por la Secretaría de Hacienda y Planeación Municipal.

Al respecto sobre lo que ocurrió en el Concejo se pronunció el concejal Ricardo Vives, uno de los pocos corporados que ha hablado con propiedad sobre el tema y no ha tenido tapujos para dar a conocer las irregularidades que tuvo el proyecto de empréstito.

“Creemos que este es un proyecto improvisado, sin justificación jurídica, con una valoración del riesgo que nos dice que Valledupar ha cumplido sólo con el 7% del total de sus acreencias de la Ley 550 y ahora se le va a sumar 12 mil millones de pesos en un empréstito que va a durar 15 años”, dijo Ricardo Vives.

Por su parte el concejal Alex Pana afirmó que: “No nos percatamos que el Acuerdo 008 se dice que el proyecto deberá contar con todos los documentos anexos que se requiere para haberlo aprobado. Nosotros para cubrirnos de legalidad y hacer un mejor análisis del proyecto hoy lo estamos negando”.

¿Los concejales se asustaron?

Existe un ingrediente más que habría sido la “gota que derramó la copa” e hizo que los concejales quisieran cuidarse en salud con este empréstito, se trata de la captura de la alcaldesa de Florencia (Caquetá), María Susana Portela, su esposo y once concejales de esa ciudad que fueron detenidos el pasado jueves, un día antes de la votación en el Concejo de Valledupar, por presuntamente estar inmersos en hechos de corrupción para realizar un empréstito.

Según informó la Fiscalía General, los funcionarios fueron vinculados a una contratación irregular en la aprobación de cupo de endeudamiento para la ciudad por 20 mil millones de pesos. “Desde la alcaldía aparentemente ofrecieron dádivas a los cabildantes para que ampliaran el cupo de endeudamiento por encima de los parámetros establecidos y la capacidad fiscal”, dijo en su momento el ente acusador a través de un comunicado de prensa.

Estas capturas en el lejano departamento de Caquetá, y los constantes señalamientos que ha hecho la ciudadanía junto a los candidatos a la Alcaldía de la ciudad por este sorpresivo empréstito de la administración de Socarrás, también habrían causado presión en los concejales.

¿Será que los concejales se asuntaron y por eso echaron para atrás el empréstito?, sólo ellos lo sabrán, sin embargo quienes se alcanzaron a alegrar con esta noticia y creyeron que la ciudad se había salvado de una nueva deuda millonaria no deberían celebrar, pues al cierre de esta edición Semanario La Calle conoció que el alcalde Socarrás llamará a sesiones extras a los concejales para debatir nuevamente el empréstito.

Recomendada

La Acequia las Mercedes se desbordo tras quedar topada por desechos

Tras la fuerte lluvia que se prolongó por varias horas en Valledupar la noche y …

Deja un comentario