Inicio / Ediciones Semanario / Alcalde de San Alberto convirtió la casa de los abuelos en su finca personal

Alcalde de San Alberto convirtió la casa de los abuelos en su finca personal

Si por en el norte del departamento llueve, en el sur no escampa. Al parecer en el municipio de San Alberto, sus dirigentes siguen haciendo marramuncias, en esta oportunidad el Semanario La Calle conoció las distintas faenas realizadas del alcalde Pedro Rafael Guevara Chogó y su familia, sus más grandes aliados. Entre el monopolio del pescado y verduras que consiguió a la fuerza, ahora al parecer ha convertido el hogar geriátrico en su finca personal.

A los sanalbertences se les creció el enano, el alcalde Guevara en su tercer año de administración ya comenzó a mostrar quién es. En su afán de empoderarse de todas las áreas económicas se lleva por delante al que sea, tal y como lo hizo con los vendedores de pescados de sector Los Troncos, que fueron desalojados, en especial las vendedoras de Cachamas, que le incomodaban al Alcalde debido a que él tiene criaderos y comercialización de pescado en uno de los supermercados de su propiedad que queda en este mismo sector.

Pero las denuncias de algunos habitantes del municipio que no se atreven a dar la cara por temor a represarías del mandatario, van más allá del monopolio con el negocio de la pescadería, pues aseguran que se le está dando mal manejo al hogar geriátrico, al cual al parecer es manejado por la cuñada del alcalde y la tendría como finca familiar.

La Calle logró conversar con una exempleada del centro que contó la situación de los adultos mayores, “el Alcalde tiene ese lugar como un criadero de animales, y estos comen con los adultos. Con la excusa de que tuviesen actividades por hacer como ordeñar fueron llevadas unas vacas pero en realidad ese no era el fin”, manifestó.

 

¿Una finca o un hogar geriátrico?

Entre gatos, vacas, perros, marranos, chivos, gallinas y hasta los burros de los familiares del alcalde estarían en el hogar de los adultos mayores de San Alberto. Un lugar que debería garantizar todas las condiciones para el bienestar de una persona cuando envejece, esta convertido en la finca de engorde de animales del mandatario.

“Los más de 21 abuelos que viven en el domicilio, deben cohabitar con estos animales, lo que hace que estén propensos a enfermarse, la administración no le presta nada de atención a este hogar, solo lo ven como un banco de votos. Además de que solo llegan a la administración amigos y familiares del Alcalde”, contó la fuente.

“La atención es precaria, el doctor ni siquiera se aparece por allá, los familiares no son dolientes de sus seres queridos y la entidad ni siquiera manda a limpiar los alrededores de la casa porque para eso tienen las vacas para que limpien el hogar”, explicó una de las exempleadas del lugar.

“Yo le manifesté a la administradora que ellos sufren de una yagas producidas por el desaseo y la convivencia con los animales, pero esta hizo caso omiso. A mí me duele en ocasiones, al punto que he llevado una moto para poder trasladarlos algún lado porque hasta allá no hay transporte, ni luz, ni nada, solo hay animales”, expresó la enfermera.

 

¿Qué dice la administración?

La administración municipal se va por la sombrita, Adriana Betancourt, quien fuera la cabeza del hogar geriátrico hasta hace un tiempo y quien salió de la gerencia por la puerta de atrás, incluso llevándose por delante al concejal Armesto Díaz, compañero sentimental de esta y exaliado del Alcalde. Con los cuales se comunicó La Calle pero estos, no quisieron ni mencionar a Guevara Chogó.

Pero como la administración de san Alberto se maneja en familia, las riendas del hogar fueron tomadas por Lina Carrillo, esposa del hermano de la primera dama Gloria Rueda. Ante esta dudosa elección el alcalde Pedro Rafael Guevara Chogó, manifestó que “estos temas ya son con la contratista, a los cuales nosotros les pasamos diferentes hojas de vidas y ellos escogen, y si cambian de persona pues no es culpa de nosotros”.

Asimismo, contó que los animales que allí se encuentran conviven con los abuelos, ellos simpatizan y se distraen, son sus mascotas. “no son un peligro ellos son más bien sus acompañantes, muchos de ellos tienen su perrito, su gatico con los cuales pasan tiempo”, expresó.

Ante la falta de asistencia médica, las autoridades municipales decidieron realizar un contrato con los mototaxistas de San Alberto, para que sean ellos los que hagan como especie de ambulancia si estos llegan a necesitar algo, pues en el hogar los abuelos no reciben ninguna clase de atención médica, solo llegan al parecer los veterinarios a revisar los animales que según denuncias serían de propiedad del mandatario municipal.

Recomendada

Este Sábado Valledupar Fútbol Club recibe a Real Cartagena por la segunda fecha del Torneo Águila

Este sábado el Valledupar Futbol Club recibe la visita del Real Cartagena por la segunda ...

Deja un comentario