Jueves , junio 22 2017
Inicio / Opinión / Columnistas / ‘ARDÍOS’
columnistarobertozab

‘ARDÍOS’

Si nosotros mismos no cambiamos, el objetivo de la paz se torna inalcanzable. Es que somos un país de ‘ardíos’. Es apenas normal que la ‘ardidez’ aparezca. Pero una cosa es estar ‘ardío’, y otra actuar como tal. Si en alguna discusión, por ejemplo, o en alguna competencia el contrincante te gana, quedas ‘ardío’, pero no es cosa de inventarle trampas, entrarle a golpes, o atacarlo en otras actividades, sino de pensar y evaluar qué se hizo mal, para corregirlo en el próximo encuentro. Pero nosotros no somos así. Somos renuentes a aceptar los éxitos ajenos.

Lo peor: prensa, radio, y TV se prestan para masificar la ‘ardidez’. También, desdibujando los objetivos de las redes sociales, las utilizamos como campo de agresiones y burlas. Primero los gobiernistas y en general los partidarios del ‘Sí’, que todos afirmaban era “un acuerdo imperfecto”, ‘ardíos’ con la derrota en el plebiscito, y pese a que Santos apareció raudo a aceptarla y a tender puentes a los opositores, más papistas que el Papa salieron segundones y lavaperros con la misma arrogancia a atacar y lanzar toda suerte de insultos contra los ganadores, porque se negaron al acuerdo, ahora “perfecto”. Los del ‘No’, ‘ardíos’ con el Nobel a Santos, a caerles a los noruegos, llegando al extremo de recoger firmas contra la decisión, como si no fuera un privilegio que otro colombiano hubiera ganado tal distinción. Así somos.

Iniciadas las reuniones para concertar propuestas y puntos de vista, ambos lados disparan, no los comunes morteros, sino cilindros de gas como los que usaban los guerrillos. Uribe, quien despierta gran fervor entre sus seguidores, también genera vehemente rechazo y hasta maníaco odio por parte de sus detractores. El fervor, vaya y venga, pero los odios contradicen los propósitos de paz de los que tanto se alardea. No es solo de uribistas la victoria del ‘No’. Ya vimos: fue autogol, seguidilla de torpezas (hasta se propone que Santos contrate a Juan C. Vélez para su combo de torpes), y la reacción ciudadana, que fue más contra las concesiones del Gobierno, que contra los propios guerrillos. Paradójicamente, estos son quienes han mostrado más mesura y claras intenciones de diálogo y negociación para lograr la paz.

Las cosas van a mil. Cuando esto se escribe hay en estudio propuestas de las mayorías, y ‘ardías’ críticas a las mismas. Para bien del país toca conciliar y, aún ‘ardíos’, “perfeccionar” el acuerdo. Pero “el tiempo apremia”, dice ahora Santos como si no lleváramos en eso más de seis años. Es que, de puro ‘ardío’ teme, con razón, que el boom uribista se prolongue hasta las elecciones, y parece creer que arropado en el Nobel podrá minimizar los cambios al acuerdo. Ojalá logren pronto consenso. Pero hay que callar a segundones y lavaperros. Porque somos muy ‘ardíos’.

Coletilla: A pesar de los 4 puntos, nos sigue debiendo la Selección. Juega a lo que sea, no enamora, y pareciera que Pékerman prohíbe a los delanteros tirar al arco: ninguno mete goles. Si queremos ir a Rusia, hay que mejorar.

Check Also

Columnista Miguel Mosquera Castro

DESAFÍOS

Desde el principio del periodo presidencial de Juan Manuel Santos en el año 2010, el ...

Deja un comentario