Inicio / Farándula / Así arrancó la carrera musical de Farid Leonardo

Así arrancó la carrera musical de Farid Leonardo

Con el tema “Perdiste la silla” del compositor Juan Carlos Ovalle, Farid Leonardo Ortiz Rosado demostró que ‘hijo de tigre sale pintado’, este primer sencillo lo puso a repuntar entre los nuevos artistas del vallenato. Lo que generó que los amantes de este género musical lo declararan como el abanderado del estilo que logró consagrar a su padre, Farid Ortiz, en las distintas regiones del país, especialmente en las zonas apartadas y ribereñas, donde es reconocido como ‘El Rey de los Pueblos’.
El joven de 26 años, el menor de cuatro hermanos, ha logrado que sus interpretaciones lleguen a todos los pueblos de la costa convirtiéndose en su primera carta de presentación ante el público. Su gran talento ha permitido que saque la cara por su familia y ha demostrado en todas sus presentaciones que hay dinastía pa’ rato.

Una pasión de adolescencia

En la historia de este joven, no todo fue música y folclor, toda vez que en su niñez era conocido como ‘El pibe’, por su admiración por el Pibe Valderrama, pero esto no solo quedó en un apodo, puesto que fue acompañado de su decisión de dejarse crecer el cabello y dedicarse a correr tras un balón de futbol y anotar goles de victoria.
El artista vallenato a sus 8 años debutó en Cuba, en un campeonato en donde le fue muy bien, a su llegada comenzó acompañar a su padre a sus distintas presentaciones y es cuando al pasar de los años el interés por el balón fue cambiando por un verso, una tarima y un micrófono.
Leonardo se interesó por la música entre los 14 y 15 años, a esa corta edad, se iba con su papá Farid Ortiz, el cual, lo ponía a cantar en las tarimas cuando los toques eran en Valledupar o cerca y con su hermano mayor Rafael Ángel, quien es cantante y le hacia los coros, su amigo Darío Aparicio lo acompañaba a todas sus presentaciones el cual ha perdurado en la amistad.
En ese momento la vena artística de este joven se abrió, logrando así con esto ir cultivando año a año el reconocimiento de todos los jóvenes músicos y abriéndose camino en el folclor vallenato que hoy lo reconoce como una de las figuras vallenatas más joven y con un futuro comprometedor en el vallenato. Es que el cantante no ha bajado una línea desde que inició su camino artístico.
Entre los primeros premios y reconocimientos que ha obtenido, está el del 2016 en el Festival Francisco El Hombre, que se desarrolla todo los años en Riohacha, Guajira, donde se llevó dos importantes premios como mejor agrupación musical y otro de su compañero como mejor acordeonero. Su voz se destacó entre las de los participantes y a pesar de que muchos los criticaron por su parecido artístico con su padre, él hizo caso omiso y se metió en el podio de los mejores del certamen.

Una dinastía sin precedentes

Donde llega se destaca, heredó de su padre, Farid Ortiz, el estilo, su canto y su carisma; poco a poco se ha ganado el reconocimiento de los amantes del género vallenato. Lo que lo ha convertido en la sensación del folclor, todo esto de la mano del acordeonero, Omar Hernández, quien lo ha acompañado desde sus inicios, los cuales han generado los comentarios más singulares en la música vallenata.
Hoy cinco años después de iniciar su carrera musical, se consolida como uno de los cantantes con mayor proyección en el vallenato, ya que donde quiera lleva las canciones de su padre pone a bailar a los asistentes, como queda demostrado en cada una de sus presentaciones.

Recomendada

Sena certificó a 30 guías de tránsito de Valledupar como técnicos en seguridad vial

El Sena Regional Cesar aporta a la calidad en el cumplimiento de las normas de …

Deja un comentario