Lunes , mayo 29 2017
Inicio / Opinión / Columnistas / Ayer enterré a mi madre
columnistaalciracorzo

Ayer enterré a mi madre

El próximo Domingo 31 termina mayo, ese mes dedicado a reconocer los méritos y la abnegada labor de las MADRES.  En la mayoría de la vida de los seres humanos, LA MADRE es una de las personas más importantes, por eso hoy quiero finalizar el mes de las MADRES, compartiendo con ustedes una reflexión, propicia para pensar un poco y no esperar que sea muy tarde para darle Amor, dedicación y Tiempo a nuestras madres. La vida es muy corta…muy corta. No me alcanzó el TIEMPO para decirle cuánto la amamos.

Ayer fue el día más triste de mi vida, ayer enterré a mi madre. Cuando mire su adorable cara y su cabello canoso por el tiempo, me di cuenta de que ésta sería la última vez que la vería. Muchos pensamientos vinieron entonces a mi mente, cuando por las tardes o noches no teníamos quien cuidara a nuestros hijos, acudíamos a mi madre porque no queríamos perdernos la función de cine o la fiesta en casa del amigo.

Ella nunca se negó, jamás nos dijo que tenía otros planes o yo no quise darme cuenta. En una ocasión me prometí comprar un boleto extra y llevarla a ver las películas que le gustaban. Pero nunca compré ese boleto.

Una vez, nos encontramos en la panadería y vi que su suéter estaba un poco desteñido y viejo. Entonces pensé que debería llevarla al centro y comprarle algo nuevo. Sabía que, aunque ella lo necesitaba, nunca me lo pediría, así era ella. Pero siempre tuve otras cosas que hacer y mi madre siguió con su suéter viejo.

Recuerdo su último cumpleaños. Le mandé unas rosas rojas bellísimas con una nota que decía: Lamentamos no poder estar contigo en esta fecha, pero con estas rosas te enviamos todo nuestro amor. La verdad era que no tenía TIEMPO, esa tarde había un programa de televisión interesante y por la noche estaba invitado a una fiesta.

Recuerdo la última vez que la vi, fue en la boda de una prima, se veía más vieja y cansada. Entonces pensé mandarla a unas vacaciones. Que se asoleara un poco para que no se viera tan pálida. Pero nunca lo hice, siempre tuve supuestamente cosas más importantes que hacer.

Si yo pudiera regresar las hojas del almanaque, le compraría los trajes del mundo, la llevaría de paseo alrededor del mundo y pasaría su cumpleaños a su lado. Si yo pudiera regresar en el TIEMPO la mandaría a todos los sitios que quiera ir. Pero ya es muy tarde. Hoy ella está en el cielo y yo estoy aquí enfermo del corazón por todas las oportunidades perdidas. ¡Qué diferente habría sido si hubiera leído una carta como esta!     UN HIJO.

Hay un refrán muy común que en lo profundo tiene gran verdad “NO DEJES PARA MAÑANA LO QUE PUEDAS HACER HOY” Esta es una frase muy común y conocida, nos habla del TIEMPO, pero ¿Las prácticas de verdad? casi todos la decimos y poco la cumplimos. El Tiempo nunca para y lo más triste es que quizá el mañana ni siquiera llegue.

MAÑANA PUEDE SER TARDE…MUY TARDE

Check Also

Columnista abelardo_de_la_espriella (1)

Que el tirano de Maduro cuente todo

  Cuando dos personajes de esta índole se trenzan en una disputa, hay que buscar ...

Deja un comentario