Inicio / Opinión / Columnistas / ¿BAJÓ LA POLARIZACIÓN?

¿BAJÓ LA POLARIZACIÓN?

En Colombia hoy en día se están dando dos fenómenos en torno a la política, el primero la “polarización política”, de la mano de la “polarización social”; la polarización política se da cuando la opinión pública se divide en dos extremos opuestos pero enfrentados, y la polarización social está reflejada en la lucha y conflictos de clases.

La Registraduría informó que se batió el record de inscripción de cédulas para estas elecciones, se esperan aproximadamente 19 millones de votos el próximo 27 de mayo. ¿Porque este deseo democrático aumentó? Por el fenómeno de la “Polarización”. El slogan presidencial de “todos (unidos) por un nuevo país” niega la esencia misma del ejercicio político que en el mejor de los casos está dividido en dos, como en U.S.A, demócratas y republicanos, oficialismo y oposición. El uribismo y su antítesis el petrismo representan los códigos de valores opuestos con intereses distintos que según muchos especialistas polarizan, pero al mismo tiempo enriquecen estas elecciones.

Después de décadas de desinterés, desidia y apatía por los temas públicos, ahora la mayoría de los colombianos y sobre todo los jóvenes adultos están participando, la política estaba proscrita. Hoy volvemos hablar de derecha, de izquierda y de centro, no sabíamos que existía una posición política. Gracias al reciente ciclo electoral colombiano y las consultas de izquierda y derecha, hoy se puede definir una polarización discursiva, compleja, territorial e ideológica. Sin estas consultas seguramente negaríamos tal polarización. Antes del proceso de paz impulsado por Santos, Colombia era un país construido por varias alternativas populares de centro, las divisiones ideológicas estaban en otras esferas, estábamos divididos entre Víctimas de la violencia, toda Colombia vs Narcoterroristas, luego llegó la segmentación “amigos de la paz” y “enemigos de la paz o amigos de la guerra”.

Pero los partidos políticos, las plataformas electorales están viendo el vacío, un abismo que antes estaba lleno y no necesitaba de puentes, tanto la izquierda como la derecha están admitiendo implícitamente que en algún momento necesitarán del equilibrio del centro, un centro que está regresando después de inclinarse hacia la izquierda de las FARC.  La derecha que se había radicalizado está regresando con los de centro derecha, Todos estos regresan a un gobierno ajeno a los extremos, German Vargas Lleras con Cambio Radical hace adhesión con el partido de la U, podrían tener 3.200.000 votos, pero hay 600.000 de la U que se unieron a Duque a través de diferentes varones electorales, Si estos se regresaran a la U sumarian a Vargas 3.800.000 votos, pero estos están muy bien donde están, con Duque suman 3.900.000. Fajardo con el Polo y los verdes tiene un potencial de 2.200.851 votos y Petro tiene aproximadamente 2.764.069.

En este 2018 estamos frente a un voto reflexivo, que escogerá alguno de los  extremos de pensamiento para que gobierne, pero estos extremos ya son conscientes que el grueso del potencial camina por el centro, centro que retorna de la izquierda a una posición moderada debido al fracaso de la incursión de las FARC en política y las últimas noticias de extradición por narcotráfico, sumado a la dimisión de dos candidatos que le llevaron momentáneamente ilusión a la izquierda radical  Rodrigo Londoño, antes Timochenko y Piedad Córdoba que también salió de la contienda electoral.

La percepción de que la polarización bajó es real, ya que los discursos se están inclinando por ahora a la conquista del voto de centro.

Recomendada

¿POR QUÉ BOGOTÁ NO TIENE METRO?

“Por lo mismo que muchos pueblos no tiene agua potable” Colombia se encuentra rezagada en …

Deja un comentario