martes , noviembre 13 2018
Inicio / Notas Diarias / Campesinos de Chimichagua se quejan por falta de agua
La administración municipal busca la aprobación de proyectos de más de tres mil millones de pesos.

Campesinos de Chimichagua se quejan por falta de agua

Mientras los campesinos cultivadores de productos cítricos en zona rural de Chimichagua denuncian que están olvidados por la administración municipal, que no cuentan con agua potable, ni servicio de energía, la alcaldesa Maritza Pérez asegura que esa es una simple ‘alharaca’ de los habitantes de la zona rural.

 

Pasando trabajo, así están cinco veredas del municipio de Chimichagua en el centro del Cesar, por el incumplimiento por parte de los entes municipales del suministro de agua potable. Según líderes de esas comunidades, de nada les ha servido tocar las puertas de la administración de Maritza Pérez, toda vez que las promesas del Plan de Desarrollo solo se han quedado en el papel, y a tres años de mandato aún ellos ven lejos el servicio de agua.

Las veredas que hoy piden a gritos la intervención del gobierno municipal en cabeza de  Pérez son; El Carmen, El Tesoro, El Portugal, San Francisco, El Nuevo Carmen; los habitantes de estos sectores aseguran que nunca han contado con el servicio y que solo los visitan en épocas electorales.

“Nosotros estamos en un atraso absoluto, ya casi todo Colombia cuenta con el servicio de agua y aún nosotros no contamos con este servicio. Pero cuando asistimos alguna reunión o nos visitan, nosotros somos un sector cítrico y agricultor, allí si nos hacen mil promesas amparados en el Plan de Desarrollo y aún no pasa nada”, indicó líder del corregimiento El Carmen, Saúl Jiménez.

 

El Relicario de Chimichagua

A punto de terminar su tercer año administrativo la alcaldesa, aún no despega en el frente de servicios públicos, siendo su primer punto en el Plan de Desarrollo Municipal, tema que se ha convertido en el ‘talón de aquiles’ de su gobierno, puesto que los acueductos intercorregimentales tiene designado alrededor de mil 400 millones de pesos del rubro municipal. Así lo manifestó el presidente de la veeduría ‘Unidos por Chimichagua’, Luis Miguel Ruíz Morales, quien explicó que ni con acciones de tutela, ni con visitas, ni con reuniones se logra la construcción de los acueductos y el arranque de la administración.

“Esta situación es el pan de cada día en el corregimiento el Trébol de Pajona y ahora se le suman cinco veredas con las que la administración estableció unos compromisos claro que hasta el momento ninguno se ha hecho efectivo; es tanto así, que estas veredas ni siquiera están incluidas en el Plan de Saneamiento Básico de este mandato”, acotó.

De Los 20 corregimientos que conforman el municipio de Chimichagua, solo siete cuentan con acueducto, pese a esto La Calle conoció, que se los han construido sin planificación, puesto que no cuentan con un sistema de alcantarillado, lo que ha generado que los sistemas construidos no funcionen al cien por ciento, lo que hacen que los chimichagueros solo cuentan con tres horas de agua al día; es decir, 45 horas de agua al mes.

“Chimichagua está así por donde lo vea, en la vereda solo 40% cuenta con agua y un servicio de agua que está catalogada no apta para el consumo humano y este llega gracias a que en el corregimiento Dios Me Ve construyeron un tanque de almacenamiento que genera el servicio a gran parte de la vereda, pero no podemos consumir esta agua, porque la planificación fue pésima”, explicó Romualdo Cabrales, líder de la vereda El Tesoro.

Las cinco veredas que hoy están a palo seco son las más grandes productoras de alimentos cítricos, toda vez que hacen parte del corredor cítrico del Cesar.  “Somos más de 250 familias las que nos radicamos en esta parte del municipio donde los servicios de agua y también luz son precarios, hasta el punto de no tener, porque hay veredas que desde que fueron fundadas no cuentan con ningún servicio ahora nos han prometido varias inversiones, pero en realidad solo son promesas”, dijo el líder de la vereda Eutimio Dávila Mancilla.

El agricultor Saúl Jiménez de la vereda El Carmen, manifestó que el bloque que están conformado por las veredas es la muestra del atraso y olvido de los entes municipales que solo buscan ilusionar a los campesinos del sector, pero al final no cumplen con ningún plan.

 

“Los proyectos ya están en la gobernación”, Maritza Pérez

Semanario La Calle habló con la mandamás de los chimichagueros Maritza Pérez, quien señaló que esto era una alharaca de los líderes, puesto que, estos sí cuentan con los servicios básicos pertinentes y que los que no cuentan con los servicios deben conocer que los proyectos ya están en la gobernación.

“En El Carmen si no hay acueducto, ni tampoco hay luz, pero el proyecto ya está en la Gobernación del Cesar, la cual no le han dado paso todavía. Pero las otras veredas si tienen, puesto que fue construido un acueducto interveredal que debe suministrar a todas estas zonas. Yo tengo un proyecto listo, estamos estableciendo los recursos ante la Gobernación y Aguas del Cesar, porque además se sabe que el municipio no tiene para estas construcciones”, indicó la mandataria.

Al mismo tiempo, argumentó que cada vereda estaba muy alejada de la otra por lo cual era muy difícil construir uno a uno de los acueductos y redes de alcantarillado para darle solución al problema de servicios públicos. “Con estas veredas estamos trabajando debido a lo retiradas que están, además de que estamos trabajando para construir una red eléctrica de más de tres mil millones pesos donde se beneficiarán estas familias”, terminó de argumentar la mandataria.

Recomendada

La historia oculta de quien preserva la memoria del Concejo de Valledupar

El 8 de septiembre de 1994 quedó marcado para siempre en la memoria de Juan …

Deja un comentario