Miércoles , septiembre 20 2017
Inicio / Notas Diarias / Comfacor, la EPS que juega  con la vida de sus afiliados
Comfacor, la EPS que juega con la vida de sus afiliados

Comfacor, la EPS que juega  con la vida de sus afiliados

Una emergencia de Salud enfrenta el municipio de Valledupar, por cuenta de la Caja de Compensación de Córdoba COMFACOR, que presta sus servicios de salud a más de 30 mil usuarios en Valledupar.

La alarma se prende porque los pacientes con enfermedades de alto costo hoy no están recibiendo los tratamientos a tiempo, situación que tiene a muchos usuarios recluidos en clínicas en espera de ser atendidos y de autorizaciones por parte de COMFACOR para ser intervenidos.

 

La mala hora de COMFACOR

La crisis de COMFACOR, empeora con los días y la preocupación aumenta por la grave situación económica   que desde hace cinco meses la mantiene  intervenida como caja de compensación por la Superintendencia de subsidio familiar, situación que se convierte en un mal signo al saber que esta EPS no tiene los recursos suficientes para responder con sus obligaciones.

En las clínicas de la ciudad, muchos usuarios han muerto esperando ser intervenidos y con los días se deteriora el estado de salud de pacientes con enfermedades de alto costo que desde hace varios meses no reciben sus tratamientos a tiempo, porque los proveedores de servicios le han cerrado las puertas a COMFACOR por falta de pago, como el Instituto Cardiovascular que es el único centro que realiza procedimientos a personas con patologías cardiacas en Valledupar  y la Sociedad de Oncología y Hematología, SOHEC  quienes dejaron a todos los enfermos  de esta EPS con los tratamientos suspendidos.

La capacidad resolutiva de COMFACOR no es la mejor, todos los procedimientos deben ser  consultados con la oficina principal que queda en Córdoba y de allí la respuesta  tarda en ser  emitida, de manera que cuando los pacientes necesitan estos servicios entran en demoras para acceder a las autorizaciones de atención y medicamentos y muchas veces en quejas ante la secretaría de Salud o en su defecto ante la Superintendencia de Salud.

 

Los afectados

Beliza Victoria Montaño, es habitante del barrio Divino Niño de Valledupar, usuaria de Comfacor y tiene anemia, lo que representa para el sistema de salud una enfermedad de alto costo; durante varios meses estuvo internada en la clínica Especializada San Jorge Ltda, pero en vista que COMFACOR no autorizaba los tratamientos de la paciente, este centro de salud la retiró y desde hace tres meses espera en su casa que la EPS, le asigne los exámenes de control que venía realizándose en el Hemocentro y  que le entreguen los medicamentos que desde hace dos meses no le suministran.

La paciente solicita que le den solución ya que su salud se ve deteriorada y si le faltan los medicamentos, corre el riesgo que se le baje la hemoglobina a tres, lo que podría llevarla a la muerte.

La situación de Adriana Yepes es similar; el año pasado mientras llevaba a su hija al colegio sufrió un accidente en moto, posterior al accidente la usuaria notó una inflamación en el brazo y desde allí le iniciaron una serie de exámenes donde le diagnosticaron Leucemia; la paciente dijo al semanario La Calle, que desde diciembre ha estado desamparada por su EPS y que la semana pasada fue atendida gracias a la gestión de la Superintendencia de Salud, que recibió su queja y logró que COMFACOR le diera una cita particular con el especialista, aunque la solución fue a medias, porque desde hace dos meses no recibe el medicamento ‘Tasapinib’ que tiene un costo de 11 millones 700 mil pesos y que no está a su alcance adquirirlo.

Adriana, es habitante del barrio La Esperanza, tiene su juventud por delante y dos hijos que la mantienen luchando para que las células cancerígenas en su sangre sean controladas y gozar de bienestar.

Otros pacientes han decidido cambiar de EPS; Laura Inés Bermúdez, habitante del barrio Villa Castro, permaneció afiliada a COMFACOR durante quince años y el año pasado le diagnosticaron Cáncer de mama en III grado, durante los primeros meses de su enfermedad fue bien atendida, pero a finales del 2016 empezaron las demoras para autorizar las quimioterapias; desde diciembre hasta febrero no tuvo tratamiento por parte de la EPS y el mes pasado tuvo la posibilidad de cambiarse a otra Entidad Promotora de Salud que hoy adelanta su tratamiento.

 

Qué dice la secretaría

La secretaria Local de Salud, Claudia Margarita Zuleta indicó que “la situación de COMFACOR es alarmante, si bien es cierto, nosotros ejercemos en el territorio funciones de inspección y vigilancia sobre los gestores de la seguridad social, pero las acciones de control o de sanciones por su incumplimiento está en manos de la Superintendencia Nacional de Salud; para ello desde la secretaría hemos emitido los hallazgos para que esta entidad en virtud de su facultad pueda proceder a sus actuaciones”.

Dijo además “nosotros hemos escrito a la Superintendencia, hemos tenido contacto directo con los delegados de esa entidad mediante unas visita en Valledupar, hace dos semanas pero no hubo respuestas concluyentes”.

Debido a ese mensaje de urgencia, la secretaria Local de Salud, visitó la oficina de la Superintendencia de Salud en Bogotá, para exponer las situaciones con los pacientes afectados por esta EPS y de esta forma se agoten los procesos porque está en riesgo la vida y la integridad de los usuarios que hoy tienen sus tratamientos suspendidos.

Ante la evidente situación de Salud, el semanario La Calle contactó al Superintendente de Salud Norman Julio Muñoz, quien dijo que estaba revisando todos los documentos emitidos desde Valledupar y que pronto se conocerá la decisión que se tomará ante la EPS COMFACOR.

COMFACOR presta servicios de Salud bajo el régimen subsidiado en los departamentos de Atlántico, Córdoba, Magdalena y en el Cesar tiene cobertura en los municipios de Codazzi, La Paz, Manaure, Bosconia y en Valledupar, donde se concentra el mayor número de usuarios con  una población 39.720 afiliados.

En repetidas ocasiones el Semanario La Calle intentó entablar comunicación con el gerente de COMFACOR, sede Cesar, Carlos Ramos, pero éste fue esquivo manifestando estar ocupado.

Recomendada

Oficina de Gestión del Riesgo de Desastres de Valledupar se unió a la Semana de la Resiliencia

Oficina de Gestión del Riesgo de Desastres de Valledupar se unió a la Semana de la Resiliencia

Una jornada de limpieza y poda de árboles se realizó este martes en el Balneario ...

Deja un comentario