Inicio / Opinión / Columnistas / ¿CÓMO GERENCIAR UN MUNICIPIO? (IV)
Francisco Cuello Duarte

¿CÓMO GERENCIAR UN MUNICIPIO? (IV)

Por: Francisco Cuello Duarte

Habiendo tomado posesión del cargo y dando inicio al período constitucional de cuatro años, los alcaldes deben integrar su equipo de gobierno con los mejores ciudadanos de la región, sobre lo cual vale la pena resaltar la importancia de la Secretaría de Planeación Municipal, con toda la infraestructura física y profesional, pues es aquí donde se elaboran e implementan los proyectos que le van a proporcionar los recursos económicos que requiere el municipio para lograr la ejecución del Plan de Desarrollo.

El Plan de Desarrollo es de vital importancia para la administración que se inicia, pues constituye la hoja de ruta por donde se va a navegar, el cual debe ser estudiado inicialmente, por el Consejo de Gobierno, y el equipo asesor, posteriormente por el Consejo Territorial de Planeación, para que rinda su concepto y formule las recomendaciones que considere convenientes, de conformidad con lo establecido en la Ley 152 de 1994.

En estas condiciones se les recomienda diseñar una agenda de trabajo, donde se defina, mensual, quincenal o semanalmente, las tareas a desarrollar por todo el equipo, priorizando todas las actividades, para lo cual debemos acudir a las enseñanzas de Stephen R. Covey, en su libro “Primero, lo primero”, para que estos alcaldes no se vuelvan locos, con la avalancha de trabajo de los primeros seis meses: peticiones de la comunidad, reclamaciones laborales, lagarteos de políticos pidiendo puestos, contratistas reclamando lo suyo, sin descartar algunas visitas de los organismos de control para poner las primeras banderas de señales de advertencia sobre el terreno minado.

La adición a la urgencia, dice Covey, “equivale a una conducta autodestructiva que llena de forma temporaria el vacío que producen las necesidades insatisfechas. En lugar de satisfacerlas, las herramientas y los enfoques que empleamos para administrar el tiempo a menudo fomentan esa adicción y nos mantienen concentrados en la priorización diaria de lo urgente”.

Y es aquí donde comienza el desorden administrativo, dándose el caso, en que pasa el primer año de gobierno, muchos municipios no arrancan o no despegan, pues el jefe del gobierno municipal no sabe para dónde va o cómo iniciar la tarea en forma ordenada que le permita realizar una gestión con buenos resultados, todo lo cual nos permite concluir la falta de liderazgo del representante legal del ente territorial.

Recomendada

LA EUTOPIA DEL LOBO Y EL CORDERO

La utopía más grande en Colombia es que algún día las FARC y Centro Democrático …

Deja un comentario