Sábado , noviembre 25 2017
Inicio / Notas Diarias / Con casas pagaron favores políticos en La Jagua de Ibirico
Con casas pagaron favores políticos en La Jagua de Ibirico

Con casas pagaron favores políticos en La Jagua de Ibirico

Hasta para vender hicieron con las casas de la urbanización Sororia en el municipio del corredor minero, La Jagua de Ibirico, la información que llegó hasta el radar de La Calle deja en evidencia la forma cómo al parecer habrían utilizado las viviendas de interés social para pagar favores políticos y no para darlas a las familias beneficiadas como debería ser.

Desde mineros de la empresa Drummond hasta los mismos funcionarios de la oficina de  viviendas del municipio, al parecer se habrían quedado con parte estas casas, que empezaron en la administración de Didier Lobo y terminaron entregándose en la de Yarcely Rangel, lo que despertó malestar en la comunidad, toda vez que a muchos los dejaron como novias de barranca, para cumplirle al parecer a jagüeros que cuentan con solvento económico y dejando como ‘la guayabera’ a la población vulnerable del municipio.

“Aquí prácticamente están dando las casas a dedo, como si fuera un favor político, algo que no se pueda hacer.  Han hecho  una cantidad de irregularidades con la entrega de esas casas, que en verdad gente que necesita esas viviendas no son los que están llegando a esos programas, hay empleados de Drummond y han salido beneficiados con esa vivienda, además de la coordinadora directa del programa, mientras gente que de verdad necesita no les dieron”, dijo una fuente fidedigna.

 

La mata del descaro

La que está en el ‘ojo del huracán’ porque al parecer  no tuvo reparo en coger por la derecha una casa para ella, fue una de las funcionarias de la oficina de viviendas, vinculada con la administración municipal por orden de prestación de servicios,  y quien lideró la entrega de estas casas el pasado 21 de febrero, llamada Martha Reyes; al parecer  la mujer se le fueron las luces y no le pareció mal que la vivienda apareciera a nombre de su conyugue Ferney Ruidias Martínez, de quien se conoció labora con Prodeco y no tiene ni pizca de padecer vulnerabilidad, pero se terminaron quedando con la vivienda número 36 de la manzana 1 de esta urbanización.

“Cómo es posible que va a salir esa señora beneficiada, teniendo el esposo que trabaja en Prodeco, contrato indefinido con la empresa, porque no trabaja con  la bolsa, está bien su situación económica, tienen carro nuevo, son personas que no aplican para esa clase de programas”, aseveró la fuente.

Sin embargo, la funcionaria   se despachó a través de La Calle por las denuncias hechas ante este medio de comunicación, las cuales al parecer la tienen de boca en boca en el municipio, ya que manifestó no ser culpable de haber sido beneficiaria en el año 2012 y actualmente hacer parte de la administración, como personal de apoyo a este programa, aseverando  que son coincidencias de la vida que cualquier ser humano puede tener.

“Cuando yo me postulé y se asignaron esas viviendas, yo no era funcionaria de la administración, que se demoraron muchísimo en entregarlas por x o y motivo y yo hasta el año pasado fui funcionaria de la administración por medio de Ops y las adjudicaciones de esas viviendas ya se habían dado hace mucho tiempo, no sé cuál es el malestar de las personas si yo no sabía, no tengo una bolita de cristal que diga, ¡ay yo no me puedo postular porque en el 2016-2017 voy a ser parte de la administración municipal!”, indicó Martha Reyes.

Quien además dijo que ella al ser una mujer jagüera y contar con el cumplimiento de los requisitos, puede acceder a este programa ya que está abierto para cualquier ciudadano. “El programa de viviendas que tienen la Alcaldía de la Jagua de Ibirico, es un programa abierto a aquellas personas que cumplan con unos requisitos que se aprueban en el concejo municipal y otras entidades de la administración, requisitos que en su momento yo los cumplí”.

Situación que causa curiosidad ya que como se dijo líneas anteriores quien aparece como propietario de esta vivienda es su esposo, Ferney Ruidias Martínez y no ella, que es quien sale a pechar el problema y  buscando la forma de limpiar su nombre en este enredo que desde lejos muestra que pudo ser amañado.

 

¿Una cosa que tiene que ver con la otra?

Dentro de las miles de explicaciones que la funcionaria quiso dar a este medio de comunicación se encontró con una muy peculiar, ya que Reyes manifiesta ser jagüera y a la vez desplazada, es decir la sacaron del pueblo pero ella vive  allí.

“Soy una persona desplazada, tengo mi desplazamiento con toda mi familia y lo más importante soy jagüera, el hecho que tenga la piel blanca, no quiere decir que no sea de acá. Soy desplazada de aquí, yo me fui de la Jagua de Ibirico hace seis años, aquí mataron a un familiar de nosotros y toda mi familia salió desplazada de acá, gracias a Dios que la parte del orden público mejoró y yo pude retornar a mi pueblo,”, explicó Martha Reyes.

Lo cierto es que al final del cuento, la mujer y su esposo no comieron de críticas y ya están residiendo en esta casa, a la que ya le metieron la mano, ya que se conoció nada más fue que les entregaran las llaves, cuando ya estaban mandándole a echar baldosa, dejando en evidencia que por plata no es.

Recomendada

Megaparque Panamá sigue tomando forma con instalación de grama sintética y construcción de graderías (1)

Megaparque Panamá sigue tomando forma con instalación de grama sintética y construcción de graderías

Valledupar cada día se consolida en la construcción de infraestructuras que dignifiquen a los ciudadanos, ...

Deja un comentario