Jueves , noviembre 23 2017
Inicio / Opinión / Columnistas / “CONCIERTO PARA PREVARICAR”
Columnista MIguel Mosquera

“CONCIERTO PARA PREVARICAR”

Lo primero que debo aclarar es que el término utilizado para el título de ésta columna no existe en el universo penal, es una tipificación macondiana entre concierto para delinquir y prevaricato por acción u omisión creada por mí, a raíz de la situación que tristemente estamos viviendo en Colombia.
Concierto para delinquir está tipificado en el artículo 340 del código penal colombiano y reza que éste delito se presenta cuando varias personas se concierten con el fin de cometer delitos, cada una de ellas será penada, por esa sola conducta, con prisión de 3 a 6 años.
Prevaricato por acción está tipificado en el artículo 413 del código penal colombiano y reza que el servidor público que profiera resolución, dictamen o concepto manifiestamente contrario a la ley, incurrirá en prisión de 3 a 8 años, multa de 50 a 200 S.M.L.M.V, e inhabilitación para el ejercicio de derechos y funciones públicas de 5 a 8 años.
Prevaricato por omisión está tipificado en el artículo 414 del código penal colombiano y reza que el servidor público que omita, retarde, rehúse o deniegue un acto propio de sus funciones, incurrirá en prisión de 2 a 5 años, multa de 10 a 50 S.M.L.M.V, e inhabilitación para el ejercicio de derechos y funciones públicas por 5 años.
Teniendo claro los dos conceptos y fusionándolos, se les podría “imputar” a varios funcionarios públicos que pareciera que estuvieran concertados para hacer todo lo contrario a la ley u omitiendo las funciones para las que fueron elegidos popularmente o designados burocráticamente.
Es completamente vergonzoso que senadores en vez de legislar estén ocupando su tiempo, mente y recursos en defenderse de las acusaciones de corrupción ante la Corte; Magistrados capturados por un presunto “Cartel de la toga”; más de 400 jueces investigados por la fiscalía por presunta corrupción; un contralor departamental haciendo tiros en un conjunto residencial sin importarle su función ni la vida de los demás sólo porque tiene “vara alta”; procuradores judiciales completamente “cegados” ante los horrores cometidos en las salas de audiencia violando todo tipo de derechos; Policías felices con el nuevo Código Nacional de Policía y Convivencia porque tendrán más poder (así no lo representen) al momento de exigir desde la prohibición de no orinar en público, hasta regular el volumen de un equipo de sonido, pero no se les ocurrió pensar en hacer baños públicos ni en los límites de la propiedad privada (sólo para citar 2 ejemplos), en fin, donde haya funcionarios públicos o presencia de Estado, se ha convertido en sinónimo de corrupción. El país de los paisajes inolvidables, la comida exótica, la gente buena y honrada, llena todos los días los titulares de prensa con lo mismo, “capturado”, “asesinado”, “extraditado”, “masacrados”, “robos a mano armada”, etcétera. Creando así la desconfianza extranjera para las inversiones, la emigración de empresarios, y la decepción de los que sabemos el trasfondo de cada acción que no es otro que el lucro particular de los funcionarios mientras el país se desangra lentamente.
La invitación es para todos, funcionarios y ciudadanos. Funcionarios: ejerzan la labor para la cual son designados. Ciudadanos: votemos por personas idóneas y denunciemos actos de corrupción, al final el resultado será favorable a los intereses de la sociedad actual y futuras.
Ojalá el próximo presidente llegue con la bandera de volver la confianza a las instituciones, porque la bandera de la Paz ha hecho y dejado más daño que la propia guerra.

Recomendada

Columnista luis-carlos-reyes

CANDIDATOS PRESIDENCIALES: PUBLIQUEN SUS DECLARACIONES DE RENTA

El presidente Santos ha decidido publicar su declaración de renta ante los cuestionamientos que siguieron ...

Deja un comentario