Inicio / Notas Diarias / El contrato que tiene en jaque a la Alcaldesa de La Jagua de Ibirico

El contrato que tiene en jaque a la Alcaldesa de La Jagua de Ibirico

Un revolcón es el que hay en el municipio de La Jagua de Ibirico, por un aparente negocio que termina siendo redondo y con un solo beneficiario…la Empresa de Acueducto, Alcantarillado y Aseo AAA, del municipio de La Jagua. Se trata de la intención de la Alcaldía de medir el agua con la instalación de más de seis mil micromedidores, sin embargo, para los jagüeros dicha situación termina siendo paradójica toda vez que manifiestan que ‘van  a medir un agua que no les llega’.

“Es un servicio que no llega, que no es apto para el consumo humano, sin continuidad en la prestación del servicio”, aseveró manifestó Jaime Ochoa Quiñonez, habitante del municipio.

El morador, con documentos en mano afirmó que el contrato que fue adjudicado por Aguas del Cesar y socializado por la administración municipal, se hizo basado en unos estudios que no corresponden a la realidad de este pueblo del corredor minero. “Este estudio previo nos dice que el nivel de cobertura en redes urbanas del 95% y la continuidad del agua potable es del 80%, eso es falso, es un estudio con el que soportan el contrato. Además manifiestan que ellos están liberando un millón 114 mil metros cúbicos de agua potable al año… eso es mentira y que solo están facturando 456 mil metros cúbicos, es decir que en La Jagua hay un derroche de más de 600 mil metros cúbicos de agua potable”, afirmó Ochoa Quiñonez.

Frente a esto, el gerente de la Triple A, Luis Gabriel Balmaceda afirmó que el municipio no tiene problemas con el servicio de agua y se requiere con urgencia cobrar por este. “Esta denuncia la están instaurando personas que ni viven en La Jagua de Ibirico, cómo pueden decir esto, si ni viven en el municipio. Los micromedidores se van a instalar en cada vivienda, son suministrados gratis no hay ningún cobro, porque el convenio fue firmado entre la Gobernación, Aguas del Cesar y el municipio de La Jagua de Ibirico, la empresa no tiene nada que ver en ese convenio; el municipio recibirá la instalación y se la trasladará a la empresa para que haga la operación técnica como tal.”

 

La Triple A ha hecho de las suyas

Al parecer la intención de cobrar el agua que no les llega a los Jagüeros viene desde tiempo atrás, según manifestó Jaime Ochoa Quiñonez, anteriormente intentaron constreñir el pago de este servicio a través de la factura de energía eléctrica, sin embargo, este plan se vino abajo cuando Electricaribe manifestó que no podían cobrar algo que no tenía medición. “Ellos le pasaron una solicitud  a Electricaribe para facturar el servicio de agua en la factura de energía eléctrica, en ese sentido nos estarían obligando a pagar un servicio que no estamos recibiendo porque el agua demora cuatro y cinco días en llegar, en una factura que si estamos obligados a pagar”, afirmó Ochoa.

Frente a esto el gerente de la Triple A dijo que, “eso nunca se ha planteado, nunca se ha hecho público y lo dicen porque la empresa de aseo lo viene haciendo y se ven obligados a pagar el servicio, hace más de 20 años que no se ponía a rodar una factura en el municipio, hoy se está rodando y el no pago ha sido traumático para la empresa, la cual cuenta con 32 funcionarios y debe ser autosostenible, por ende se va a instalar el micromedidor, pero la facturación saldrá de la empresa como tal”, afirmó Balmaceda.

Sin embargo, el señor Ochoa afirma que el pueblo no se rehusa a la instalación de los medidores, pero sí a que hagan las cosas mal hechas, reiterando que este municipio no cuenta con las condiciones que se requieren para que dicho servicio sea cobrado, para lo que trae a colación al Consejo de Estado.

“El Consejo de Estado es claro, que si no hay continuidad en el servicio y calidad en el agua, el servicio no podrá cobrarse,  en razón a que se considera una falla en la prestación del servicio, de igual manera dejamos claro que en última instancia es el propietario de la vivienda el que tiene la potestad de decidir si permite o no que se le instale el micromedidor, hoy por hoy no se pueden cobrar un agua que no llega, que no es apta para el consumo humano”, expresó Jaime Ochoa.

Quien además dijo que por tales razones en este municipio hay que comprarla en Valledupar o en algún otro lugar.

 

El contrato

El contrato que es hoy la manzana de la discordia entre la alcaldía y los moradores de La Jagua, corresponde al 041 DEL 2017 cuyo objeto es el Suministro E Instalación de Micromedidores de Agua Potable Para el Casco Urbano del Municipio de La Jagua De Ibirico, por un valor de dos mil cuatrocientos sesenta y cuatro millones ochocientos  sesenta y dos mil cuatrocientos sesenta y ocho pesos ($2.464.862.468).

Esta obra que la pone en marcha el gobierno del Cesar, a través de Aguas del Cesar y en la que se invierten recursos procedentes del Sistema General de Participación departamental y municipal, fue firmada en enero de este año en el despacho del gobernador con la presencia de la alcaldesa de La Jagua de Ibirico, Yarcely Rangel; el gerente de la empresa local de servicios públicos Triple A, Luis Gabriel Balmaseda; el gobernador del Cesar, Francisco Ovalle Angarita -acompañado del gerente de Aguas del Cesar, Pedro Serrano.

Dicho contrato corresponde a un proceso de selección abreviada de menor cuantía y se adjudicó al Consorcio Micromedidor.

 

Le sacaron los trapitos al sol a la alcaldesa

Dicha problemática viene siendo expuesta a través de las redes sociales por el denunciante, quien el pasado 06 de febrero en plena socialización se le rebeló a la administración municipal aseverando que no permitirían la ejecución de dicho contrato, frente a lo que la alcaldesa Yarcely Rangel respondió que exigía respeto por el pueblo y que podía hacer uso de los órganos de control, “es un contrato que se va a desarrollar… así de simple. Y ustedes pueden irse a los entes y a lo que necesiten para hacerlo, lo que tengan que hacer y más respeto con el pueblo de La Jagua de Ibirico porque aquí estamos trayendo los recursos para el bienestar del pueblo, así de claro es”, dice la mandataria en el video que circula en las redes sociales.

Por supuesto la publicación fue el blanco de críticas en la que muchos aprovecharon para sacarle los trapitos al sol.

Estos fueron algunos comentarios:

“Eso no fue una socialización fue una imposición lo toman o lo toman”, dijo Malka Montoya.

“La Jagua está en dictadura con esa administración”; manifestó Rodrigo Soto.

“A mí me toca comprar las pacas o de no la d La Palmita porque la de la llave no da mucho. Entonces a donde vamos a llegar comprándola y pagándola, si ni siquiera trabajo hay para decir porque con estos dos mil empleos que dijo la alcaldesa en política”, expresó Beatriz Lugo.

“Que injusticia, mi casa es nueva y me dura más de 20 días para llegar el agua y fui a reclamar que porque no me llegaba agua y lo primero que me preguntaron fue que si en mi casa me llegaba recibo y dije que no que me habían hecho el censo en nombre y ni le importó mi reclamo, si no que me dieron el recibo por una deuda de casi 40.000 más el mes de 10,500 y eso que yo fui a comienzo de enero”, dijo Nuris Torres.

Frente a todo esto se intentó entablar comunicación con la alcaldesa Yarcely Rangel, pero no fue posible, su jefe de prensa comunicó que se encontraba en la capital del Cesar en gestiones de orden departamental.

Asimismo se intentó contactar al gerente de la empresa Aguas del Cesar, Pedro Serrano y no hubo respuesta a su abonado teléfono.

Recomendada

¿Cómo está el optimismo de los vallenatos para el próximo partido de la tricolor?, tenemos algunas opiniones

Tras el encuentro de la selección Colombia con Japón, donde los resultados no fueron los …

Deja un comentario