Inicio / Ediciones Semanario / El negocio detrás de la construcción de hospitales en el Cesar

El negocio detrás de la construcción de hospitales en el Cesar

Una vez más en el Cesar la construcción de hospitales se encuentra en la picota pública, todo porque al parecer estos resultaron ser un negocio para los gobernantes departamentales de turno, más que un proyecto que supla las necesidades de salud que demanda la población. Así lo dejó en evidencia una investigación hecha por el Semanario La Calle, sobre la situación de varios hospitales a los que les han invertido recursos que van desde el orden de $10 y hasta $80 mil millones de pesos y que aun ninguno está prestando sus servicios.
Cinco municipios del Cesar se dan el lujo de haber construido unas moles de cemento de grandes proporciones, llamados hospitales, que no han pasado de ser eso, unas moles, pues no fueron dotadas y por si fuera poco, no se incluyó dentro de los estudios previos, es decir lo que muestra la viabilidad del proyecto, con qué y de dónde iban a sacar los recursos para operarlos.
En estas listas aparecen; Inmaculada Concepción del municipio de Chimichagua, el Regional San Andrés de Chiriguaná, Hernando Quintero Blanco ubicado en el corregimiento de La Loma jurisdicción del municipio de El Paso, el hospital Regional de Aguachica y el hospital San Roque de El Copey.
El exdiputado, Carlos Daniel Rocha, habló con La Calle y manifestó que construir hospitales en el departamento se convirtió en un negocio. “Es que si se puede construir un hospital con cuatro mil millones donde se tendría básicamente adecuado para la prestación de servicios que presta un hospital de un municipio, porque se le va a incrementar el valor, por negocio y por corrupción a 10 mil millones de pesos…. Entonces se convierte en una mole que ni siquiera tiene para mantenerse”
Asimismo, Rocha señaló que la solución no es construir moles en los municipios, esa es la solución para el bolsillo de los contratistas y de los gobernantes y que si el departamento está preocupado realmente por la salud, no debe invertir tantos recursos en hospitales de primer nivel para robarse la plata. “Ya no más, estamos diversificando los recursos, se están mal orientando, estas inversiones no están reflejando la eficacia en la prestación del servicio que deberían reflejar… esto nos lleva a tener una red de salud pésima”.

El hospital  San Andrés

Para empezar a desencadenar la pita, iniciamos por la ejecución del proyecto del Hospital San Andrés en Chiriguaná, obra que comenzó en el gobierno de Hernando Molina Araújo, como gobernador y quedó tirada en la primera fase, luego en el administración de Cristian José Moreno, se ejecutó la segunda fase que constituyó la parte administrativa y de hospitalización del centro asistencial.
El ex diputado, Manuel Mejía, explicó que las inversiones en infraestructura no han sido el problema del hospital San Andrés, ha sido en su funcionamiento pues no existen los recursos para operar el segundo nivel del centro asistencial. “El tema nuestro no es de infraestructura, el verdadero problema ha sido el sistema operativo, el hospital no tiene la solvencia económica para operar el segundo nivel, ni para contratar los especialistas que manejen los equipos de UCI, ese es el gran problema”, expresó Mejía Pallares.
Dijo además que en el año 2012 se firmó un contrato donde se compraron camillas e implementos para UCI, dotaciones que están allí sin ningún uso y que muchos de esos equipos se han perdido, así como aires acondicionados que han salido de la institución sin ningún control.
La obra que fue proyectada en el papel para prestar un servicio de segundo y tercer nivel, ha quedado en un simple puesto de salud, donde los pacientes que llegan los estabilizan y los remiten para la ciudad de Valledupar.
Ante esto en el 2016 el contralor General de la República, Edgardo Maya Villazón, denunció graves irregularidades en la ejecución de recursos para el sistema operativo que se destinaron por parte del ministerio de Salud y Protección Social al hospital, y solicitó al jefe de cartera, Alejandro Gaviria Uribe, tomar las medidas del caso, y al superintendente Nacional de Salud, en cabeza de Norman Julio Muñoz, evaluar la intervención.
El diputado Miguel Ángel Gutiérrez, manifestó “es lamentable la situación del hospital regional San Andrés de Chiriguaná, nosotros nos encontramos con los trabajadores y visitamos en esa ocasión toda la infraestructura, y nos encontramos los equipos de UCI y de Radiología sin desempacar que se compraron en ese entonces, más de cinco años de haberse comprado, ocho meses sin pagar sueldos a los trabajadores; por tal motivo le dimos facultades al Gobernador para enajenar esos bienes para que ya fueran propiedad de la entidad”.
Semanario La Calle conoció además que el hospital se gasto; más de mil 200 millones de pesos en 2017, en pagos mensuales a la Superintendencia de salud, durante el tiempo que duró el plan de mejoramiento que le fue impuesto, no obstante, aunque el informe final aun no sale a la luz pública, este medio conoció que no superó dicho plan por lo que se espera la decisión a tomar por el Ministerio, que podría ir hasta la liquidación del hospital.
Antes esta oleada de marramuncias en la que se ha visto envuelto el hospital San Andrés, la gerente, Luz Mery Contreras, señaló “el hospital en estos momentos tiene todos el servicio de primer nivel y unos servicios ambulatorios de segundo nivel que los préstamos a través de agendas programadas y consulta externa, nosotros somos la E.S.E atípica del departamento con unos servicios híbridos entre primer y segundo nivel. También creo yo que es conocido que desde junio del 2016 fueron suspendidos los servicios de segundo nivel por temas estrictamente financieros y esa ha sido la causante de nuestras falencias”
Asimismo, Contreras afirmó que la entidad tiene una medida cautelar especial de vigilancia y que todo se dio antes de su administración. “Yo recibo un hospital en octubre del 2016 y me enfrento a todas estas situaciones, no atendemos en segundo nivel. Además nadie puede negar que se han visto nuevas acciones de esta administración y la situación del hospital ha sido totalmente socializada con la comunidad y los entes administrativos municipales y departamentales”, expresó.

El hospital regional

Este hospital verdaderamente ha sido la historia de los morrocoyeros que no termina, la obra que iniciaron en el año 2013, la cual debía estar lista a finalizar del 2014, después de cuatro años de suscrito el contrato de obra con la firma Ávila Limitada, y tras una inversión total de $57.596 millones de pesos, incluyendo dos adiciones al contrato, hasta la fecha los aguachiquenses siguen sin ver la entrada en funcionamiento del centro asistencial.
El Contralor General de la República, Edgardo Maya Villazón dio a conocer el contrato de obra No. 2013 02 1026, al que fue adicionado inicialmente por $18.553 millones, sumando así una inversión de $55.616 millones, de los cuales a diciembre de 2017 el 95% había sido ejecutado en materia financiera, teniendo un avance físico del 96%. Sin embargo, el 29 del diciembre de 2017 el valor de contrato fue nuevamente adicionado en $1.979 millones de pesos y prorrogado el plazo en cinco meses más, lo que en últimas habría motivado la intervención del ente de control.
“Esta obra la han dejado a medio camino, pese a que la población de Aguachica supera los 120 mil habitantes a parte de la población flotante que viene del Sur de Bolívar, Magdalena y de todo el centro del Cesar, porque aquí llegan de Pelaya, Gamarra, San Alberto y San Martín; es decir que es necesario que se pellizquen con esa obra que se ha convertido en un elefante blanco”, dijo el exalcalde, Alfredo Vega Quintero.
Pese a que la Contraloría hizo un llamado al gobernador Francisco Ovalle que se ‘pusiera las pilas’, la administración departamental aseguró que sería entregada al público el 22 de abril, fecha que pasó desapercibida para los morrocoyeros porque aún no se abrieron las puertas Del hospital regional; es decir, la gobernación le restó importancia a las alarmas que prendió el ente de control.
Frente a los avances de la obra, el secretario de Infraestructura, Federico Martínez aseveró que “todo va muy bien, es una obra que prácticamente ya estamos terminando, está programada para inaugurarse el 17 de junio… la carta del contralor es para saber cómo va la obra puesto que esta ha tenido muchos inconvenientes y retrasos, pero gracias a Dios ya se sacó adelante, la tenemos en un 96%, falta instalarle las lámparas, unos pasamanos y la bomba contra incendios”.
“La obra será entregada al parecer el 17 de junio donde el Gobernador y el Ministro de Salud Alejandro Gaviria Uribe, visitarán el municipio y se abrirán por fin las puertas del Hospital Regional de Aguachica José David Padilla Villafañe”, acotó Vega.

Inmaculada Concepción

Con este hospital no se sabe qué pasó con la millonaria inversión, la construcción de esta obra fue de nueve mil 280 millones de pesos, con la cual se pretendía hacer un hospital completamente nuevo, es decir se iba a edificar con base en un diseño moderno que cumplía todas las especificaciones para prestar un servicio eficiente.
El modernísimo centro asistencial contaría con hospitalización, 15 camas, consulta externa, urgencias, laboratorio clínico, odontología, centro de recuperación nutricional y sala de parto, sin embargo, todo eso quedó en promesas inconclusas pese a que fue entregado en el mes de abril de este año, el contratista aún no termina la obra.
“Esta obra realmente inició en el 2008 cuando yo trabajaba con el gerente de ese entonces Héctor Julio Martínez, entonces ese proyecto no es del gobernador o de Dalma Ospino como han querido tomarlo, nosotros pensamos en construir un hospital de primer nivel, entendiendo y mirando toda las necesidades de la población y que por su complejidad geográfica es muy difícil prestar un servicio de salud en otro nivel, por tal razón nunca Chimichagua ha podido habilitar servicios de segundo nivel”, explicó Rocha.
Pero la entidad no sale de una cuando ya está en otra, las primeras denuncias se fijaron por las construcción de una infraestructura y los malos manejos de los rubros, sino que además la veeduría ciudadana ‘Unidos por Chimichagua’ denunció ante este medio los malos manejos del cuerpo automotor del hospital, en la cual Luis Miguel Ruíz Morales, presidente de la veeduría, afirmó “lo que más le preocupa a la veeduría es el parque automotor del hospital, puesto que no cuentan con ambulancias propias para realizar los traslados y atender propiamente, nos entregaron un hospital de segundo nivel que no presta servicios quirúrgicos, que todo tiene que trasmitirse y que además de eso no le da uso a las ambulancias que tiene”.
La tercer perla que sale a relucir en este contrato, es la entrega del famoso centro de salud a medias de la entidad, pues según lo expresado por el gerente de Inmaculada Concepción, César Suárez Medina, el hospital fue entregado por partes a su administración.
“La primera área que nos entregaron fue la de consulta externa, que puse a trabajar de inmediato, el 7 de abril de este año el Gobernador nos entrega a media máquina el hospital y por la necesidad nos tocó usarla… acá tenemos dificultad en la infraestructura porque el contratista no ha terminado de entregar el proyecto”, indicó Suárez.
Según conoció La Calle falta por entregar el tanque elevado y la conexión eléctrica, además de que hay detalles en la infraestructura que no permiten el funcionamiento completo de la institución. “Todo el segundo piso está habilitado para funcionar pero no puedo prender los aires acondicionados porque la red eléctrica no funciona completamente”, señaló Suárez.
Frente a esto, el secretario Martínez indicó que la obra ya había sido entregado por tal motivo el departamento ya no tenía injerencia en ella.

El hospital San Roque

Pese a que el gobierno de Francisco Ovalle, esta ‘respirándole en la nuca’ al contratista del Hospital San Roque de El Copey, aun no se cumple el plazo de su ejecución, el contrato de esta obra que fue firmado en 2015 por $8.684 millones, para realizarse en cinco meses; con la Unión Temporal Hospital El Copey, representada legalmente por Harry Villalobos Tejada, firma certificada en Barranquilla, vencido el término al contratista le han aprobado más de tres prórrogas para terminar la obra.
De acuerdo con las prórrogas este se debió entregar el 31 de agosto del 2017. Sin embargo han pasado nueve meses y la obras siguen sin concluirse. Esto quedó evidenciado en los debates en la Asamblea del Cesar, donde se cuestionaron los atrasos de las obras.
Los diputados han revelado que a pesar de la ampliación de los plazos, en la actualidad la estructura apenas se encuentra en el 85%. Para los miembros de la corporación el contratista volverá a quedar mal, teniendo en cuenta que requerirá más tiempo del programado.
Quien lideró estos debates en la Asamblea del Cesar fue el diputado, Eduardo Santos Flórez, quien en ese momento señaló que “el hospital de El Copey tiene una fecha de vencimiento que la firma contratista no va a alcanzar a cumplir, por lo tanto se requiere una nueva prórroga, y le tienen que hacer una adición presupuestal porque los recursos no alcanzan.”, este tuvo voz de profeta porque ya van nueve meses y la entidad aún no ha sido entregada.
Semanario La Calle habló con la gerente del hospital San Roque Yajaira Sanjuán, quien aseguró que está esperando con anhelo la entrega del centro de salud porque donde se encuentra ya no se puede seguir prestando el servicio. “A mí me entregaron un folder donde dice que va en un avance de 85% y con una fecha de entrega según última adición de junio 18 sería entregada, desde la gerencia hemos estado hablando con el arquitecto para que nos de buenas nuevas porque nuestra infraestructura esta que colapsa, este nos ha dicho que va más del 90% lo cual esperamos que sea así”, aseveró Yajaira Sanjuán, gerente del Hospital San Roque.
Sanjuán también ha tenido que pechar las dotaciones de centro de salud, debido a que este punto no se previó en la contratación, esta ha presentado un proyecto al Ministerio de Salud para lograr dotar el centro asistencial. “Esa fue una de las observaciones que hizo el DNP es que ese proyecto debió llevar incluida la dotación, pero no fue así, entonces la gerente ha hecho una gestión quien ha presentado tres veces al Ministerio el proyecto pero se lo han devuelto para que le hagan unos ajustes. Entonces en este momento no hay una dotación y se piensa entregar en el mes de junio y nos tocará usar la dotaciones del viejo hospital”, acoto el alcalde de EL Copey, José Luís Nieves.
Sobre este hospital también se pronunció Federico Martínez, quien aseveró que la obra será entregada a finales de junio. “El Hospital de El Copey va avanzando bien, ya está en acabados, estamos en instalación de puertas, ventanas y demás”. Punto bastante paradójico porque en la edición del 4 de octubre del 2017 el secretario habló con este medio y afirmó que la obra estaba en la etapa de acabados, instalación de pisos, ventanas, cielorraso y pintura, reportando un avance de 75%, lo que deja pensando a la comunidad copeyana porque al parecer se llevan más de ocho meses ejecutando esos detalles.
Dentro de lo que contempla esta obra, según se conoció prestará servicios de baja complejidad, toda vez que se construye en un área de 2.938 metros cuadrados donde se levantan siete áreas: Administrativa, consulta externa, diagnóstico, laboratorios, urgencias, hospitalización y servicios generales, con una inversión de $11 mil millones de pesos, sumada una adición que hizo la administración de Ovalle Angarita.

Hospital Hernando Quintero Blanco

El centro hospitalario que se construye en un lote de 5.000 metros cuadrados y que tiene un área de construcción de 2.600 metros se ha convertido en un monte. La obra que tuvo una modalidad de contrato de licitación pública, con el número 009-2015, tuvo como objeto de contrato “Construcción del centro de salud del corregimiento de la Loma del municipio de El Paso- Cesar”, firmado con el Consorcio Hospital La Loma por un valor de cinco mil 622 millones de pesos, obra que tenía un plazo de entrega de seis meses.
La obra financiada por la gobernación del Cesar y la administración municipal, no avanza a buen ritmo, por estar desfinanciada, razón por la que estaría actualmente suspendida, se conoció además que esta no es la primera vez que se paraliza, la primera suspensión fue en diciembre del año 2015.
Ante esto, la comunidad de esta población le piden al alcalde Hidalfo De la Cruz, que se apersone de esta situación, pues este importante centro de salud es necesario para ofrecer atención oportuna, además de mejorar la calidad de vida de los habitantes de esta población, y pidiendo que no sea un elefante blanco más del Cesar.
El secretario de Planeación, Geiner Ramírez, señaló “la obra es muy compleja… en primer lugar tenemos que es una obra desfinanciada, por tal motivo, hay unas actividades que no quedaron contempladas allí y que el Ministerio de Salud solicita para permitir su funcionamiento, frente a eso, en el balance de todas las obras que se requieren para lograr terminarlo, nos muestra que se necesitan aproximadamente casi dos mil millones de pesos para culminarlo todo”.
Asimismo, Ramírez afirmó que se han presentado inconveniente con el tema de los recursos, debido a que la obra de más de seis mil millones de pesos, donde el municipio aportó cuatro mil y la administración departamental dos mil millones hoy necesite más dinero para su ejecución.
Por su parte el secretario de infraestructura, Federico Martínez, afirmó que esa obra ya había sido entregada al municipio y el departamento no tiene más intervención allí. “Esa obra fue entregada ya al municipio; es decir, que el departamento ya no tenía intervención en ella”
Finalmente, la gerente de la entidad, Deysi Manrique, menciona que su preocupación es que le entreguen las instalaciones y no tener para dotar toda esa infraestructura; al parecer, no tiene afán de que la terminen. “De qué me sirve a mí que me vayan a entregar una obra tan inmensa que yo no vaya a poder dotar, porque no tenemos la dotación…porque si nos damos cuenta, la dotación que estaba allá en La Loma son equipos que ya son obsoletos con los que no se puede trabajar”.

Recomendada

Mockus quemó 350 mil pesos para explicar cómo funciona la corrupción

El hecho sucedió en la Universidad de los Andes, donde se recolectaron 350 mil pesos …

Deja un comentario