Inicio / Notas Diarias / El negocio detrás de los cierres de las clínicas y hospitales

El negocio detrás de los cierres de las clínicas y hospitales

En letra muerta se han convertido las normas que estipulan las condiciones en las que se debe prestar el servicio de salud en el país. En el departamento del Cesar la precariedad del servicio es evidente con cada jornada de control que adelanta la Secretaría de Salud Departamental, muchos son los centros médicos que tienen que cerrar sus servicios. Sin embargo, es cuestión de días e incluso horas para que nuevamente estas estén con las puertas abiertas al público como si nada, ¿por qué?

A comienzos de este mes de junio, la secretaría de Salud Departamental anunció que había cerrado temporalmente varios servicios en algunas clínicas en el sur del Cesar, la medida se fundamentó en el incumplimiento a las condiciones básicas e indispensables para la prestación de servicios de salud, en ese orden de ideas fueron tres clínicas de Aguachica y en el Hospital de Curumaní, donde fueron suspendidos los servicios de urgencias, quirúrgicos, odontológicos, oftalmológicos y hospitalarios.
Las clínicas privadas en Aguachica a las que se les cerró algunos de sus servicios fueron la Clínica María Auxiliadora, en donde fue sellado un quirófano y sólo se les dejó abierto el servicio de urgencias vitales; la Clínica Integral Oftalmoquirúrgica, donde hubo cierre total de servicios por no contar con profesionales certificados para el manejo de equipos biomédicos y la máquina de anestesiología estaba fuera de servicio. En esta misma clínica el servicio de esterilización no cumplía con los protocolos de ley. También fue cerrada la Clínica Odontológica Orthonex, por presentar fallas en la infraestructura, al igual que las demás clínicas, vale la pena señalar que todas estas hacen parte de la red privada.
Pero las irregularidades no sólo fueron encontradas en la red privada, puesto que en el Hospital Cristian Moreno Payares, del municipio de Curumaní, también fueron suspendidos los servicios de una de las ambulancias que no contaba con la dotación requerida y fue cerrado el servicio de rayos X porque los equipos no tenían licencia ni certificados de protección.
Pero el tema con el cierre de servicios en las clínicas y hospitales en el departamento no es un tema nuevo, pero más allá de los cierres, lo que pocos entienden es por qué al cabo de pocos días e incluso horas de que se produzcan los sellamientos, estas entidades vuelven como si nada y abren sus puertas y siguen prestando el servicio, lo que lleva a que muchos se pregunten ¿qué pasa?, ¿por qué pasa esto?, ¿se estarán pasando la ley por la faja?
La respuesta es mucho más sencilla de lo que parece, y es que ante la falta de más entidades que presten el servicio, no hay opciones que dejarlas seguir prestando la atención al público puesto que la salud de la comunidad está primero, así sea mal prestada, esa es la realidad que se vive en muchos de los municipios del Cesar, en donde los habitantes sólo tienen una opción para acudir por atención médica, y pese a que el servicio no sea el indicado y se violen las normas, no queda de otra que seguir ahí, un círculo vicioso que solo se romperá cuando más prestadores del servicio lleguen a estas comunidades y con ello generen competencia que obliguen a mejorar.

En la sectorial de Salud lo saben

En entrevista con el secretario de Salud del Cesar, Nicolás Muhrez Muvdi, este explicó este fenómeno juega un papel determinante a la hora de exigirle a una entidad prestadora de salud que cumpla con las normas o será cerrada, sobre todo en los municipios más pequeños del departamento donde no hay otra entidad que pueda recibir los pacientes.
“Nosotros como secretaría de Salud somos inspección, vigilancia y control, y en ese orden de ideas la inspección no sólo es a la red pública sino también a la red privada, lo que nos interesa es la seguridad del paciente, pero estamos preocupados porque no tenemos capacidad instalada, en el sentido de que para nosotros es difícil llegar a un municipio donde hay un solo prestador del servicio y decirle esto definitivamente hay que cerrarlo, porque yo tengo que pensar en la comunidad”, explicó el secretario Muhrez Muvdi.
Sin embargo, el funcionario aseveró que se están llegando a acuerdos con estas entidades para obligarlas a que cumplan con las normas de ley. “Estamos llegando, haciendo los acuerdos de pequeños tiempos para que mejoren, hemos suspendido temporalmente muchos servicios, en Valledupar muchas áreas, la Unidad Pediátrica del Simón Bolívar, en la Clínica Erasmo, estuvimos interviniendo en la clínica de Buenos Aires. El Hospital de Curumaní, en el Eduardo Arredondo Daza, en Aguachica en tres instituciones privadas y se hace cierren temporales”, y recalcó que seguirán trabajando, “no vamos a parar, tenemos programadas más visitas en la ciudad de Valledupar porque en ella es donde está el 80% de la red de atención nuestra”.

‘Deben existir unos mínimos’, Omar Benjumea

Para el presidente de la Asamblea del Cesar, Omar Benjumea, además médico que conoce el sistema y la crisis de este, es claro que aunque la ley exige mucho y no ve la realidad que afrontan las entidades que prestan el servicio a la comunidad, recalcó que sí deben exigir algunos mínimos.
“Si deberían aplicarse esos controles para que se cumpla, a mí parecer y como médico digo que la Ley está siendo muy exigente, muchos de los consultorios no pueden cumplir con la Ley porque si usted va a montar un consultorio tiene que tener tres baños, para mujeres, hombres y discapacitados y eso le sube los costos, pero sí deben existir algunos mínimos”, comentó.
Para Benjumea es claro que debe existir más acompañamiento por parte de la sectorial de Salud departamental y no tomar el camino que hasta se viene tomando, “este actuar de control y vigilancia debe ser preventivo y de acompañamiento para que la gente cumpla, muchas veces y la gente sabe que es así, estas formas de controles se han convertido en algo extorsivo para los que tienen y saben que con plata pueden arreglar eso, lo primero es que si se les quita la capa de la posibilidad esa de tener que cerrar y esa amenaza por un te voy a acompañar se van a mejorar muchas cosas”.
Y agregó, “lo segundo es que los primero que tienen que cumplir son las instituciones oficiales, los puestos de salud y muchos hospitales no cumplen con las condiciones y muchas veces en urgencias y las áreas de imágenes y laboratorios hay falencias, entonces los primeros que tienen que cumplir son los oficiales, pero no debe ser represivo”.

Recomendada

Sena certificó a 30 guías de tránsito de Valledupar como técnicos en seguridad vial

El Sena Regional Cesar aporta a la calidad en el cumplimiento de las normas de …

Deja un comentario