Inicio / Ediciones Semanario / El Rosario Pumarejo, un hospital a la deriva

El Rosario Pumarejo, un hospital a la deriva

En un tren sin vapor se ha convertido el hospital Rosario Pumarejo de López, toda vez que al parecer no solo es su situación económica la que lo tiene detenido en la vía férrea. Semanario La Calle conoció el Plan de Desarrollo de la entidad que vislumbra claramente que a la fecha el gerente no ha cumplido con las metas establecidas en dicha ruta, situación que no permite que este tome nuevamente fuerza y comience andar.

La crisis del Rosario Pumarejo de López comienza por las malas condiciones en las que se encuentra en su personal de planta y operarios de prestación de servicios, en la mala calidad del servicio, en la infraestructura y en la Inminente crisis económica de la cual no ha alzado cabeza desde hace más de cuatro años. Así lo dio a conocer el presidente de la Duma Departamental Omar Benjumea, quien afirmó que no se ha visto ninguna gestión de impacto, además le explicó a La Calle porque el gerente no rinde informe sobre sus gestiones.

“El gerente siempre menciona las maravillas de la gestión, pero frente a las quejas que presentaron los usuarios, en las próximas sesiones extraordinarias en agosto lo citaremos a que de informe debido a que este no ha mostrado gestiones de impacto de su gerencia”, explicó.

 

¿La tal crisis económica no existe?

La crisis económica del Rosario Pumarejo de López tiene mucha analogía con el paro agrario que el expresidente Juan Manuel Santos quería tapar con un dedo, toda vez que al hablar funcionarios del centro asistencial mencionan que esos aprietos económicos, no existen para la nueva gerencia.

Pero al indagar a profundidad, grande sorpresa se encuentra, puesto que desde el 2016 la prestadora de servicios de salud viene de tropiezo en tropiezo. En ese año las falencias financieras eran tan fuertes, que el exministro de salud, Alejandro Gaviria le dio seis meses al gobernador Francisco Ovalle Angarita para recuperarlo o intervenirlo a través de la Superintendencia Nacional de Salud. Pese a que su intención era cerrarlo inmediatamente.

En el 2017 la situación cambió, puesto que los principales culpables de la crisis eran las EPS que le adeudaban al hospital cerca de 40.000 millones de pesos y por ello, más de 300 empleados no recibían su salario. En el 2018 no ha sido solo una situación sino varias a comienzo del año administrativo recibió una sanción de más de $2.300 millones impuesta por parte del MinTrabajo, por la falta de pago de seguridad social de las cooperativas vinculadas a la entidad.

A esto se le sumó además la atención de primeros auxilios a la población venezolana que radica en el Cesar, situación a la que la administración le achaca la crisis financiera.

Ante este, panorama La Calle conoció en el Plan de Desarrollo que la primera estrategia de Almeira, era el posicionamiento regional, reflejado en productividad, rentabilidad social y económica, lo que alcanzaría auto sostenibilidad financiera, apoyados en la autonomía como Empresa Social del Estado.

“Esta crisis se ve reflejada por la falta de competitividad; es decir, hay tanta competitividad en los diferentes sectores y la institución se está quedando rezagada por los servicios que presta porque son los básicos debido a que las demás prestan los de alta calidad y por el mal servicio que se presta ya dejó de ser el hospital del pueblo, a esto solo lo salva un padrino estructurado o las investigaciones con planteles educativos no solo la Universidad Nacional, sino las demás universidades del país”, dijo Benjumea.

 

La atención precaria

La segunda bandera del gerente en su ruta de trabajo era el mejoramiento de la atención a los usuarios tanto en consulta externa como en el servicio de urgencias, bajo la estrategia humanización, trato con calidez y dignidad a todos garantizando los servicios requeridos sin retrasos.

“La falta de infraestructura y la llegada tarde de algunos doctores hacen que el servicio se retarde y que se les haga ‘pistola’ a los usuarios”, indicó una fuente interna del hospital que pidió reserva de su nombre.

La odisea a la que se enfrentó Armando Almeira, , le quedó en pañales y al parecer todo lo habría querido arreglar en el papel y los hechos aún no se ven, las quejas en la atención y la falta de citas en consulta externa, es una de las situaciones que todavía no se vislumbra una solución, y el problema con los proveedores de medicamentos cada vez se agudiza más.

Otra causa del mal servicio es el tema de las cooperativas, el Semanario La Calle indagó sobre el personal del hospital el cual solo cuenta con 992 empleados, entre ellos 52 trabajadores de planta, 14 por Orden de Prestación de Servicios (OPS) y el resto son tercerizado que al parecer son más del 80%, los cuales son contratados a través de nueve cooperativas que son las que proveen la mayoría del personal que allí laboran quedándose con más de la mitad de los honorarios de los contratistas.

 

Los puestos de corbata

“Lo primero que debe pasar en el hospital es dejar de politizarlo, porque entran las nuevas administraciones y tienen unos cargos que rellenan por la política… entonces esta situación tiene en déficit los rubros del hospital y pues generan crisis en muchos aspectos”, señaló el presidente de la Duma.

En este punto La Calle conoció a través del Sistema General para la Contratación Pública (SECOP), los más de 11 abogados que tiene cobrando sueldo el hospital con la figura de necesitarlos para lograr recuperar cartera de las EPS, para defender al hospital ante los más de 150 procesos judiciales vigentes y otros para asesorías en las distintas sectoriales que maneja el hospital, abogados a los que se les han pagado más de 136 millones de pesos, sin que se evidencie la recuperación de carteras con las Eps, es decir once abogados que están de corbatas en el hospital bajo la mirada complaciente de Almeira.

 

¿Qué dice el mandamás?

Semanario La Calle se contactó con el gerente el Rosario Pumarejo, pero este no contestó a ninguna de las llamadas realizadas y los mensajes enviados al número de teléfono 3175136…; Por otro lado llegamos hasta la secretaría de Salud Departamental quienes señalaron que se han establecidos ayudas para el hospital.

“Con la entidad hemos hecho un apoyo financiero, las facturas que ellos nos ha estado radicando nosotros como ente departamental las hemos pagado, además del flujo de caja con el Rosario ha aumentado sustancialmente y es que estamos pagando nuestras obligaciones”, explicó un funcionario de la entidad.

Recomendada

Policías activos y retirados no toleran más el mal servicio en salud

Con el fin de demostrar su rechazo al mal servicio que viene prestando la EPS …

Deja un comentario