Inicio / Ediciones Semanario / El tremendo lío de faldas del alcalde de Pailitas

El tremendo lío de faldas del alcalde de Pailitas

¿Que la silla del poder tiene afrodisiaco?… de eso no hay duda, así quedó demostrado en el municipio de Pailitas, donde al parecer en pleno sitio público el mandatario Luis Said Castro fue protagonista de un verdadero lío de faldas. Sin embargo, lo que se creería sería entre su señora esposa, es decir la Gestora Social, Odalis Badillo y una de sus queridas, tuvo otro panorama, puesto que el enfrentamiento fue entre las dos queridas del alcalde.
En plena Plazoleta de comidas donde el burgomaestre se instaló el pasado sábado 29 de mayo, para cenar con unas de las que al parecer es su amante, llegó la tercera a reclamarle al señor mandatario el por qué le estaba ‘pegando los cachos’ con esa mujer, lo que terminó develando que Said Castro, la primera autoridad del ‘pueblito curioso’ además de segunda, tiene tercera, bueno por lo menos identificadas, porque si el listado continúa, aun es desconocido.
Pese a que no se conoce la identificación de las dos mujeres, según conoció Semanario La Calle, la situación estuvo tan candente que hasta ‘jalonazo’ de pelos hubo, lo que despertó la curiosidad de la comunidad es que el show del año se haya presentado entre las dos mujeres y que ninguna de ellas sea la primera del municipio, lo que termina dando credibilidad a los rumores que desde meses atrás rondan por el pueblo y es que el alcalde y la primera están dejados.
Sin embargo, esta situación que tiene ‘de boca en boca’ al alcalde de Pailitas, no es nueva en el departamento, para la muestra está el show que también vivió el alcalde de San Alberto, Pedro Guevara Chogó, por las mismas razones hace alrededor de un año o el caso puntual del exalcalde de La Gloria, Reinel Lobo, quien terminó con su amante dentro de la misma administración y fue tanto el escándalo que la exgestora de dicho municipio terminó agarrando sus motetes y dejando el pelero.

Jalonazo de orejas

Como si el alcalde se hubiese levantado con el pie izquierdo ese día y la mala racha le hubiera demorado para todo el fin de semana, podría resumirse todo lo que le aconteció, toda vez que además de semejante bochorno tuvo que atravesar un pequeño regaño de quien hoy podría decirse es su jefe político, el gobernador Francisco Ovalle.
Según se conoció el alcalde tenía planificado un evento en la Plaza Pública donde los pailitenses alineados a su gobierno ratificarían su apoyo al candidato presidencial por el partido Cambio Radical Germán Vargas Lleras, sin embargo, dicho encuentro terminó siendo un fiasco, al parecer el mandatario no tuvo cabeza y allí fueron pocos los que se concentraron, noticia que conoció el gobernador del Cesar, quien llamó a pullengue a Castro por no mostrar su pulso político.
Asimismo sucedió en el evento que tenía un día después la oficina de Gestión Social y es que pese a que dicen que la primera está de lejitos con el alcalde, esta va y cumple con sus funciones de gestora, es decir el trono municipal no se lo ha dejado quitar. Sin embargo, al parecer la señora Odalis Badillo no se presentó en la celebración que había preparado para las madres de Pailitas, supuestamente la pena por lo acontecido días anteriores la llevaron a declinar de sus intenciones de celebrar esta fecha.

Segundo round

Como dicen que el alcalde no es hombre de escándalos ni de peleas, se conoció que pacíficamente habría citado a la segunda y a la tercera al despacho municipal para dialogar y llevar la relación en santa paz, lugar donde se habrían limado asperezas tras el bochornoso momento ocurrido en plena plazoleta de comidas en Pailitas, sur del Cesar.

Recomendada

Mockus quemó 350 mil pesos para explicar cómo funciona la corrupción

El hecho sucedió en la Universidad de los Andes, donde se recolectaron 350 mil pesos …

Deja un comentario