Inicio / Semanario / Local / En la ‘UPC’ se dan el lujo de gastarse en tintos 10 millones de ‘barras’

En la ‘UPC’ se dan el lujo de gastarse en tintos 10 millones de ‘barras’

De la Universidad Popular del Cesar parece haber mucho por decir, a juzgar por los acontecimientos a los únicos que les duele esta institución es a quienes allí se forman como profesionales, porque algunos que han llegado a tomar las riendas de su administración, han hecho con la UPC una ‘feria’.

Uno de los proyectos por el cual pasó el ‘ojo’ de la Contraloría General de la República a través del Grupo de Vigilancia Fiscal de la Gerencia Departamental del Cesar es la construcción del bloque de la ‘Popular’ donde se supone van a quedar los nuevos laboratorios, que aunque ya en la parte de infraestructura se encuentran ultimando detalles, a estas alturas no se sabe si ya fue inaugurada así o si la va a inaugurar el nuevo rector, cosa que según los universitarios no le corresponde.

Lo que el Semanario La Calle pudo constatar fue que entre varios de los hallazgos que se hicieron dentro de la ‘U’ está uno que tiene que ver con dicha obra que reza en el contrato de obra pública número 013 de 2013, donde radica el objetivo: “de la sede campus universitarios de la Universidad Popular del Cesar”.

Una de las conclusiones es la siguiente: “…De acuerdo con la auditoría el valor del precio de cemento gris en el contrato de obra pública de la construcción final del bloque de laboratorios fue contratado a 550 pesos el kilogramo, precio que estaría muy por encima del promedio del mercado, de tal manera que se configuró un hallazgo fiscal en cuantía de 63 millones 900 mil pesos”.

Lo anterior fue el resultado de una revisión minuciosa del contrato en cuanto a los precios por unidad que contenía la propuesta del contratista ‘Constru wer’.

Jaider Guerra, estudiante de la Universidad Popular del Cesar, asegura que esta obra de la construcción final del bloque de laboratorios ha sido uno de los ‘negociones’ que se han hecho utilizando a la ‘Popular’ para llenar el bolsillo de unos ‘pocos’, “primero que eso era para entregarlo en el 2013, han pasado dos años y aún siguen sacando presupuesto para la realización de esos bloques, además de eso he conocido que sin autorización previa han venido subiendo el costo del cemento, la estructura está compuesta por cinco pisos donde van a funcionar los laboratorios de salud, de microbiología, entre otras carreras, va a estar dotada con equipos altamente calificados para eso, lo que no sabemos es donde están esos equipos, se ven las estructuras pero los equipos no los hay, porque de hecho hay unos laboratorios que ya existen en la universidad hace años pero no tienen los elementos para poder trabajar, no tienen lo suficiente para poder hacer investigaciones los estudiantes, no sé por qué hacen un edificio tan grande en vez de primero dotar los laboratorios que están ya estructurados y ahí si ver la oportunidad de hacer laboratorios nuevos”, menciona el representante estudiantil.

Una fuente mencionó a este medio que incluso con la mano de obra hubo ‘chanchullo’, “en algunas contrataciones se sumaba al presupuesto el costo de una mano de obra que no se pagaba, porque era personal ya contratado con nómina para oficios varios, entendiéndose que no era que no les pagaban, pero lo que les pagaban era del sueldo normal de ellos, no por la obra y eso lo ponían en los costos”.

Para el caso del bloque de laboratorios, un funcionario quien prefirió no figurar, mencionó que para el caso los hallazgos son sólo elementos que llevan a investigaciones, las cuales en el proceso de indagación pueden ser corroboradas o derogadas, ya que la parte señalada tiene todo el derecho a dar pruebas en su defensa, con respecto a los hallazgos también se mencionó que estos están en estructuración.

Pa’ la UPC todo es más caro

El mismo estudiante que le dijo al nuevo rector de la UPC, Carlos Oñate y a su bancada que ‘tienen huevos’, Jaider Guerra, comentó al Semanario La Calle lo que según él suman un cúmulo de irregularidades que se venían dando en la Universidad y que le preocupa que no dejen de presentarse, por eso señala que muchas de las obras que quedan hoy iniciadas para el plantel no son más que el ‘tapadero’ de deudas que dejó la anterior administración que estuvo en manos de Jesualdo Hernández Mieles.

“Hay unas estructuras, llamadas aulas libres, tienen un costo de 16 millones 800 mil pesos, según la administración de la universidad, cuando se hizo una evaluación con un ingeniero civil este estipuló que eso solamente podía llegar a costar 5 millones 600 mil pesos, son once millones de pesos más y sé de estos valores porque están estipulados dentro de los contratos que ha hecho la universidad y nosotros lo hemos exigido a través de derecho de petición, los pedimos y ahí vemos todo lo referente a la contratación, precio, contratistas y todo”, manifestó Guerra.

Ahí no paran los señalamientos de Jaider, quien con asombro cuenta la millonaria suma que se pagó en la Universidad Popular sede Sabanas por cortar o como dice él ‘talar’ unos árboles, “cortaron unos árboles y el costo fue de 37 millones de pesos, un sobrecosto increíble, cómo va a costar la podada de unos árboles ese valor, estamos hablando de una cifra bastante considerable para ser un corte de árbol normal, aparte de este tema, enviaron unos docentes para Chimichagua y solo el transporte fueron 36 millones de pesos, según el presupuesto justificado y en café, solamente en tinto, se gastaron 10 millones 500 mil pesos, iban a hacer un foro de profesores, esas son las cifras que aparecen en lo que se gastaron, o sea son sobrecostos inmensos de dinero como tratando de sacar de algún lado para cubrir algo”.

La cereza del pastel sería la contratación por seis mil millones de pesos que deja Jesualdo Hernández, “supuestamente eso es para terminarse en diez meses, eso no va a ser así, él en el apuro de salir trató de dejar como estructuras hechas que al final son elefantes blancos porque no están definidamente constituidas, eso era para tapar”, menciona el representante estudiantil Jaider Guerra.

Hasta el cierre de esta edición tanto exrector, Jesualdo Hernández Mieles, como actual Rector Carlos Oñate, no atendieron el llamado del Semanario La Calle para conocer su pronunciamiento al respecto de los hallazgos en la construcción de los laboratorios, que según el estudiantado fueron inaugurados de carrera un día antes de posesionarse Oñate, aún cuando el edificio no está terminado en su totalidad, sin embrago según el Vicerrector, Wilfrido Godoy, aseveró que no hay que alarmarse por las auditorías, ya que son procesos que naturalmente se hacen a las entidades públicas, dejando sentado un compromiso para mejorar en las falencias encontradas en dicha oportunidad.

Recomendada

‘Lectura al Parque’ le apuesta a una Valledupar lectora

Con el fin de hacer de la capital del Cesar una ciudad lectora por excelencia, …

Deja un comentario