Jueves , noviembre 23 2017
Inicio / Opinión / Columnistas / EN LOS ZAPATOS DEL OTRO
Columnista Alfonso Suarez

EN LOS ZAPATOS DEL OTRO

De la ignorancia viene el miedo, del miedo viene la intolerancia.
El locuaz comunicador social tenía buena aceptación en la comunidad, y denunciaba ante el oyente opiniones y ofensas públicas, muchas sostenidas en el fundamento de credibilidad. Él mismo perfilaba la objetividad de la libertad de expresar y difundir el pensamiento, de informar y recibir información veraz e imparcial, dentro del contexto de responsabilidad social, es decir que también garantizaba el derecho a la rectificación y se excluía de la censura. En ese escenario – comentó y divulgó al aire lo que persiguió y le pareció-.
Pero, las cobas de sus oyentes no hartaron al comunicador, ensañándose en acosar con nombre propio, el autoestima del estereotipado funcionario, que aunque no era el característico corrupto, tampoco era el más diligente, al punto de colocarlo bajo la óptica del matoneo. Con la aquiescencia del nutrido auditorio, trasladaron el escarnio al plan personal, y familiar del alicaído burócrata. En todo sitio social se le excluía, y hería por la conducta endilgada, pero ni comprobada ni juzgada.
Quizá lo propuesto por el comunicador no fuere trascendental, para el desarrollo normal de la gran mayoría, pero para esta persona, minada por el rechazo, era cuestión de vivir o sucumbir por la afectación moral, psíquica, física que estigmatizaban la angustia familiar, ante el deshonor publicado sin más consideración, que la de crear en la comunidad un muro de vergüenza, para exponer hasta las intimidades del oficinista, con tal de hacerle contundente su desgracia social, y a la vez mantener un excelente nivel del rating o descuello colectivo.
Conllevó en la práctica, que el avergonzado empleado tomase la determinación tajante de dar por terminado los agravios, y hacer valer su condición humana bajo la dignidad y el respeto. Así que insensiblemente fue al encuentro afuera de la Estación, y cuando de frente suyo estuvo, muy resuelto le anticipó: Vengo a matarte para que no sigas lastimando a otras personas y familias, nunca más lo harás conmigo y mañana no lo extenderás a otros, asumo mi responsabilidad y ante la ley repararé la vida que voy a quitarte.
No fueron suficientes las suplicas del agraviador, y sin posibilidad de escape, recibió lo impactos que su vida segaron.
A todo esto, solo queda reflexionar:
¿Hasta dónde se puede llegar con la libertad de expresión y su resonancia en los medios de comunicación?
¿Acaso el derecho a defender la dignidad humana, permite violentar irremediablemente el bien jurídico de la vida?
¿Si se denuncia la corrupción se expone la vida del delator?
¿Qué pasó con las enseñanzas sobre el ejercicio de la tolerancia desde la primera educación en casa?
¿Quizá ser tolerante es soportar con la cabeza agachada los improperios o desacuerdos de los demás?
¿Qué grado de responsabilidad le cabe a la sociedad por promocionar la afrenta para satisfacer sus pasiones?
¿Quién es el irresponsable, el agraviador, el ofendido, la sociedad o los medios masivos de comunicación?
¿Es que se podría haber intentado perdonar, y renunciar a exigir justicia y proscribir los derechos?
¿Se puede excusar el desahogo emocional y restar importancia al desarrollo individual y colectivo de otros ideales y valores?
No se trata de justificar la actitud de uno u otro participe, de este desafuero narrado desde lo real acaecido, ni de promocionar la creación de una nueva sociedad, bajo otros principios y valores, sino la de promover la importancia de reinsertar virtudes morales en cada una de las actuaciones en comunidad, el respeto entre ellos y establecer que siempre sea cual fuere el resultado buscado o encontrado es imperativo ponerse primero en los zapatos del otro.

Recomendada

Columnista luis-carlos-reyes

CANDIDATOS PRESIDENCIALES: PUBLIQUEN SUS DECLARACIONES DE RENTA

El presidente Santos ha decidido publicar su declaración de renta ante los cuestionamientos que siguieron ...

Deja un comentario