Inicio / Notas Diarias / En Pueblo Bello hay un ‘remedo’ de hospital

En Pueblo Bello hay un ‘remedo’ de hospital

La enfermedad que se carcome el sistema de salud en el país, llegó a hacer metástasis en los municipios del departamento del Cesar. Fuertes son las denuncias que conoció de primera mano el equipo periodístico de Semanario La Calle, alrededor del servicio que presta el E.S.E. Hospital Camilo Villazón Pumarejo, en el municipio de Pueblo Bello al norte del Cesar, donde la comunidad expresó su inconformismo por mal servicio que presta la entidad de salud en dicha municipalidad.
Elizabeth Díaz, usuaria del hospital aseguró, “la atención es mala, grave pésima… en vez de mejorar esto va empeorando, más que todo por el gerente, debido a sus gestiones. Mire en la historia clínica de mi abuela, que la tengo hospitalizada, salía que le habían aplicado un medicamento que nunca le colocaron, lo que me generó discusión con la enfermera y así son muchas cosas las que no funcionan ni la atención a los pacientes ni la parte administrativa.
Asimismo, el líder y excandidato a la alcaldía, Danilo Duque, expresó que no solo se presentan falencias en la cabecera municipal, sino en todo el sector rural. “En materia de salud califico muy por debajo la gestión del gobierno municipal, puesto que hay ausencia de médicos en los puestos de salud en los corregimientos como: Nuevo Colón, Las Minas de Iracal, en Honda…. no existen médicos ni promotores de salud”.

Atención precaria en el Camilo Villazón

“El hospital Camilo Villazón es un centro de salud remisorio nada más, aquí todo es remisión, puesto que la infraestructura física y la capacidad de atención del centro de salud es insuficiente. Tengo entendido que la planta de personal es de alrededor de 20 personas, entre administrativo y operativo, siendo estos últimos personal médico que viene a realizar su rural; por tal motivo se presta una atención básica o de primer nivel”, acotó Duque.
Este medio de comunicación conoció además que la atención del centro asistencial se está dando a medias, porque al parecer no hay un orden dentro del personal médico puesto que estos entran y salen de la institución sin ningún control. “El servicio de citología, no es óptimo. Una vez viene a realizarme una citología y la encargada no estaba tuve que irla a buscar por allá abajo pese a que era la hora de la cita programada…acá no respetan el tiempo del paciente, yo vengo de la finca y dejo todo para venir y volver rápido, pero a veces no puedo porque muchas veces no están”, afirmó Damaris Restrepo Flórez.
Frente a esto, la presidente del Concejo Municipal, Keren Cujia Tafur, manifiesta que no solo es el servicio médico sino también la falta de mantenimiento de la planta de agua que tiene más de siete años sin ser intervenida lo que produce altas tasas de patologías. “En el mes de noviembre citamos al secretario de salud frente a este tema y al gerente de la Empresa de Servicios Públicos de Pueblo Bello S A S E S P, para conocer el tratamiento del agua que es también uno de los principales factores de las patologías dentro del municipio”, explicó.
Pero son más quejas que adornan el relicario al hospital Camilo Villazón, entre ellas al parecer la falta de ética del personal administrativo y operario que asisten a la comunidad, quienes afirman que cualquier estudio que se realizan los miembros de la institución son conocedores de la situación de los pacientes. “Aquí uno se hace un examen y todos los médicos, enfermeros y funcionarios saben que tiene uno porque ellos se pasan la información; es decir, no hay ética profesional”, afirmó Andrea Díaz, usuaria.

La gerencia le puso el pecho a la brisa

El personal administrativo no dudo en ponerle el pecho a la brisa frente a las irregularidades que manifiesta la comunidad. “A pesar de que yo no soy médico pero conozco perfectamente el área de urgencias, resulta que si hay retrasos en el servicios. Un ejemplo ahora nuestro doctor está atendiendo un parto; es decir, este procedimiento para él es primordial y cada paciente requiere su tiempo y atención digna entonces se presentan estas situaciones de demoras pero es para realizar un buen servicio a cada paciente”, señaló Liduvina Clavijo Sepúlveda, técnico operativo del Hospital.
Asimismo, Clavijo refutó frente al tema de la ética profesional que maneja el personal de planta. “Confío plenamente en que mi personal no habla del cuadro médico de ningún paciente, este punto es falso por todos los panoramas, si llegase a pasar llamo al responsable de la valoración médica y lo confronto para identificar porque la información pasó las barreras”, indicó.
Otra que no dudo en ponerle el pecho a la brisa fue la personera municipal, Ruth Maestre, quien afirma ser como la Superintendencia de Salud en el municipio. “Nosotros aquí actuamos como Supersalud, porque somos como la llave de la comunidad; porque estamos haciendo un procedimiento distinto, frente a las quejas antes yo se la enviaba a las EPS e IPS, y resulta que ellos demoran muchísimo lo que nos llevaba a proceder a la tutela; por lo cual ahora utilizo los canales electrónicos y mando de una con copia a la Supersalud y eso ha sido lo más efectivo porque en seguida entienden a la solicitud dando respuesta casi que inmediata”, explicó.
Frente a las quejas, señaló que “son muchos los casos que nos reportan de falencias en el sector salud y nosotros de una le damos el seguimiento esto establecido con la articulación con la secretaría de salud lo que nos permite ver y ayudar en seguida a los usuarios”, apuntó.
Finalmente, Clavijo manifestó que el personal que se tiene al funcionamiento de la institución es el adecuado y que la principal problemática es la contratación de Dusakawi Eps, los cuales cuentan con 27 mil afiliados o más. “Es esta entidad la que está acabando con nuestro hospital, lo que nos lleva a sobrevivir con las uñas”.

Recomendada

Mockus quemó 350 mil pesos para explicar cómo funciona la corrupción

El hecho sucedió en la Universidad de los Andes, donde se recolectaron 350 mil pesos …

Deja un comentario