jueves , noviembre 15 2018
Inicio / Judiciales / Exregistrador de Río de Oro era una joyita

Exregistrador de Río de Oro era una joyita

Tres años después de haberse dado las elecciones regionales del 2015 en las que el excandidato a la alcaldía de Pailitas, Carlos Javier Toro Velásquez perdió las elecciones por 33 votos, se conoció una perla de quién fue el registrador encargado de dicho proceso electoral. La pérdida de las elecciones fue un caso que retumbó durante varios meses en el departamento y pese a las demandas estipuladas, el alcalde Said Castro fue ratificado como la primera autoridad del municipio pailitense.

¿Quién era el registrador?

Para la época de las elecciones cuando se realiza la rotación de registradores con el fin de garantizar transparencia en los comicios, a Damián Lenguas Martínez, quien fuere el registrador de Río de Oro, Cesar, le correspondió el debate electoral de Pailitas, donde se denunció un fraude en dichas elecciones; hoy cuando se conoce una sentencia en contra de Lenguas, queda en el aire si al final Carlos Toro fue o no, víctima de una jugada maestra para que perdiera las elecciones por un aparente robo de votos.

Según se conoció, Lenguas Martínez para el tiempo de los hechos mencionados anteriormente, tenía un proceso abierto por el delito de alteración de resultados electorales, por la elección de  Cámara y Senado de la República en el 2010, denuncia hecha por Germán Ordosgoitia en ese mismo año, quien manifestaba que durante los comicios para el Congreso de la República, los escrutadores de los municipios de Magangué (Bolívar), Talaigua Nuevo y Altos del Rosario adulteraron los resultados obtenidos a favor del representante a la Cámara de Cambio Radical, Hernando Padauí.

En el año 2011 en primera instancia, los implicados fueron absueltos de los hechos, sin embargo, la Fiscalía General de la Nación en su momento interpuso el recurso de apelación y el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Cartagena terminó por hallarlos responsables penalmente, por lo que les condenó con 76 meses de prisión y la accesoria desinhabilitación para el ejercicio de derechos y funciones públicas, por el mismo término de la pena privativa de la libertad.

Posterior a ello, en el 2017 el abogado de los implicados presentó una demanda de casación, sin embargo, la Corte Suprema de Justicia inadmitió la demanda de casación y dentro de los argumentos esbozó que el Tribunal no erró en la valoración probatoria, es decir que Damián Lenguas era responsable de la acusación.

Con base a lo anterior, para el año 2015  se entiende que Damián Lenguas ya había sido acusado, imputado y se había desarrollado la audiencia preparatoria, por lo que se presume que el alegato por parte de Toro Velásquez por unas supuestas inconsistencias en el E-20 del proceso electoral en Pailitas, Cesar, no era algo descabellado.

Recomendada

Polfa instalará en Valledupar un Puesto de Mando Unificado

Luego de la reciente visita del canciller Carlos Holmes Trujillo y del Ministro de Defensa, …

Deja un comentario