Miércoles , septiembre 20 2017
Inicio / Opinión / Columnistas / Francisco, un Papa para la época
ColumnistaVictorMartinez

Francisco, un Papa para la época

La llegada del Papa a nuestro país, a cubierto todas las expectativas, desde el anuncio de su visita, a una nación de tradición católica, apostólica y romana; a un con una población diversa en sus credos garantizada por la constitución del 1991.
La expresión “DEMOS EL PRIMER PASO”, está llena de una inmensidad de lecturas, que cabe a cualquier comportamiento humano que nuestro país se encuentre por fuera de la legalidad, de la irracionalidad y de cualquier acción personal o colectiva que este agrediendo los sanos intereses de todos los colombianos, especialmente por la ansiedad, la codicia; y tantas enfermedades que destruyen nuestra sociedad, sin culto distinto que el de sus intereses personales sin importar a que precio, agudice el bienestar de las mayorías.
El pueblo colombiano en su gran mayoría, estuvimos de fiesta durante esta semana con esta especial visita, hubo alegría desbordante y mucho gozo entre los fieles cristianos, todos contagiados por la sonrisa de un ser humano, líder, profético y orientador de lo que debe ser el papel de quien tiene esa responsabilidad, única entre todos los que dirigen iglesias en el mundo.
Su mensaje a los jóvenes para que no se “DEJEN ROBAR LA ALEGRIA NI LA ESPERANZA”. Está como todas sus epístolas están llenas de sabiduría e inmensa reflexión para quienes más lo necesitan: los jóvenes; pero también es un mensaje directo para los líderes políticos, económicos y sociales que han hecho mal uso de su discurso que les ha permitido llegar al poder que ostentan para alimentar su ego y su oscuro patrimonio económico y moral en perjuicio justamente de esa masa desprevenida, que cada día busca más espacios y oportunidades reducidas por quien han cambiado su liderazgo mezquino por pequeñas coimas que los enlodan su nombre dentro de la sociedad misma.
Gracias Papa Francisco, usted por su condición de Latinoamericano tiene con nosotros una mejor comunicación, por eso a todos nos llega, a todos nos orgullece, ante todo por su nobleza, su amor por los desvalidos y ante todo por haber roto la tradición de una iglesia católica que se cerraba entre sus paredes llenas de lujos y de privilegios que usted mando al carajo.
Como algún día dijo, en nuestra tertulia mi pariente José Manuel Aponte “FRANCISCO ES EL PAPÁ DE LOS PAPAS”, y así es.

Recomendada

Columnista Alfonso Suarez

EL PERRO QUE VAGABA POR VALLEDUPAR

“El perro sabe, pero no sabe que sabe”. Con una habilidad turbadora y el sigilo ...

Deja un comentario