Inicio / Opinión / Columnistas / GOBERNADOR: PERDIMOS EL AÑO… LAS CUENTAS NO CUADRAN

GOBERNADOR: PERDIMOS EL AÑO… LAS CUENTAS NO CUADRAN

Anticipándonos al proceso de rendición de cuentas exigido por el marco legal colombiano, hicimos aporte de los gastos de inversión realizados por la Gobernación del Departamento del Cesar con el propósito contribuir a corregir el rumbo de esta actividad, donde tradicionalmente el mandatario, se despacha manifestando a la opinión pública, (básicamente a medios de comunicación para que estos repliquen la información) sobre la cantidad de millones de pesos invertidos y solicitábamos que se hiciera aproximación del CUMPLIMIENTO DE METAS plurianuales del Plan de Desarrollo Departamental, en el entendido que estamos observando LA INEFECTIVIDAD DE LA INVERSIÓN PÚBLICA, en tanto, las Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) no disminuyen.
Lo preocupante es que los planes de desarrollo se estructuran con el propósito principal de elevar el nivel de vida de residentes o dicho de otra forma, realzar el desarrollo económico del territorio o enaltecer el bienestar de la comunidad, cualquiera de estas acepciones es válida para indicar que las falencias y necesidades de residentes del territorio, mediante la inversión pública autorizada, se han disminuido.
Lamentablemente no ha sido así en nuestro territorios, por el contrario se observa en cifras del DANE como la NBI departamental se han aumentado. Si esto es así, la pregunta para los Gobernante es, ¿qué pasó con el Plan de Desarrollo? ¿Porque ante la inversión pública realizada año tras año no se refleja en reducción de las NBI?
Cómo nuestros gobernantes no dan explicación exigida en el marco de la actividad de rendición de cuenta, el Ministerio Público y el Órgano de control fiscal, deberían asumir su rol, iniciar investigaciones administrativas y fiscales para entrega de informe a la sociedad civil que justifique lo costoso de estas entidades. Pero no, ni los unos ni los otros hacen su trabajo y nuestro impuestos se malversan, se dilapidan en el pago de funcionarios gana sueldos.
Veamos si con este artículo se motivan a actuar o si la comunidad exige respuestas. Recordamos a la Procuraduría que es FALTA GRAVISIMA de un funcionario público Suministrar datos inexactos o documentación con contenidos que no correspondan a la realidad (artículo 48 ley 734/2002)
En documento publicado tardíamente el 20 de febrero de 2018, cuando según el manual de rendición de cuentas debió estar en página web en diciembre de 2017, tiene varias inexactitudes.
Anuncia el Gobernador en la diapositiva N° 10 que los gastos de funcionamiento fueron de 64.574 millones de pesos durante la vigencia 2017, pero lo reportado al Ministerio de Hacienda y Crédito Público es diferente. (Veamos la imagen 1)
Mientras en la Duma Departamental le aprobó presupuesto de gastos de funcionamiento 61.167 millones de pesos el Gobernador certifica en la Rendición que gasto 64.574 millones, es decir, 3.407 millones de pesos más de lo presupuestado, vulnerando el principio de UNIVERSALIDAD del gasto, Decreto 111/96 ARTICULO 15. UNIVERSALIDAD. El presupuesto contendrá la totalidad de los gastos públicos que se espere realizar durante la vigencia fiscal respectiva. En consecuencia, ninguna autoridad podrá efectuar gastos públicos, erogaciones con cargo al Tesoro o transferir crédito alguno, que no figuren en el presupuesto
Si se reportó al Ministerio de Hacienda presupuesto de 61.167 millones y de esto se comprometieron 51.566 millones, el Gobernador debe explicar porque razón se gastó 64.574 millones, es decir 13.008 millones de pesos de más al comprometido en el presupuesto

Con los gastos de inversión sucedió algo similar.
No cuadran los datos

Señala el Gobernador que invirtió 903.579 millones; sin embargo, en la consulta al consolidador de hacienda se aprecia que se presupuestó 682.296 millones y se ejecutó la suma de 797.143 millones.
Vuelve y juega, el Gobernador debe explicar por qué se gastó $903.579 millones si la Duma le había autorizado solamente $682.296. Es decir, incurrió en gastos no autorizados demás en $221.283 millones
Ante estas pruebas contundentes e irrefutables, la omisión de publicar el informe de rendición de cuentas en diciembre de 2017 es pueril ante la barbarie de la “contabilidad de finca” que se lleva en el Departamento del Cesar. Se pasean por el código disciplinario y la desesperanza del pueblo cesarense no tiene fin. Cuando saldremos de este atolladero, ¿que hicimos mal para merecernos esta suerte de gobernantes inescrupulosos?

Recomendada

ACABEMOS CON LOS ‘GOTA A GOTA’, PERO LEGALMENTE

Cobra diarios o ‘gota a gota’, si no los ha experimentado no se meta. Es …

Deja un comentario