Inicio / Opinión / Columnistas / ¡HASTA CUANDO ELECTRICARIBE!

¡HASTA CUANDO ELECTRICARIBE!

Definitivamente los costeños somos los mas pendejos, ya lo había dicho antes en una de mis columnas, cuando nos referimos a la amenaza de incrementarnos las tarifas en el precio del gas domiciliario; por fortuna allí la diligencia empresarial de la costa, acompañado de la bancada parlamentaria de los distintos partidos de la costa a través de una misión conjunta ante el alto gobierno y con el apoyo de los medios de comunicación, lograron evitar semejante despropósito de ponernos a pagar unas tarifas por encima del costo de vida.

Pero no han transcurrido 90 días de este milagro de la dirigencia Caribe, al no permitir que pagáramos el gas más caro de Colombia, siendo zona de explotación y productora del vital servicio, con que se desarrolla nuestra industria y se puede amainar un poco los costos de nuestras familias en los quehaceres nutricionales. Conquista de la dirigencia Caribe, que duró poco, cuando sin mas ni mas, el Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Minas y Energía, en cabeza de Tomás González, confirmó en los distintos medios de comunicación de la semana, que la Comisión de Regulación de Energía y Gas, Creg, autorizó un aumento en las tarifas de energía de la Costa Caribe, y a partir de junio de este año, se aplicará un incremento tarifario de entre 1% y 7,5% para el mercado de la costa Atlántica que atiende la empresa Electricaribe.

Es decir, quedamos con esta noticia los costeños desconcertados frente a una vieja lucha que se viene dando en toda la región de la costa por el mal servicio que presta la empresa Electricaribe; como también de su trato con los usuarios, quienes diariamente ocupan las sedes de la empresa Electricaribe, elevando sus quejas que en la mayoría de sus casos, son resueltas negativamente, pues ellos actúan como Juez y parte dentro del tramite del proceso. De ésta realidad da cuenta el mismo Estado a través de la Superintendencia de Servicios Públicos, que atiende miles de recursos y de quejas por los abusos que ésta comete de manera sistemática en contra de toda la población costera, sin tener en cuenta estrato alguno.

Definitivamente el anuncio al parecer, sin recurso del alza de las tarifas, resulta de una gravedad a niveles preocupantes, dado que cuando se creía que el gobierno nacional iba a proteger los intereses de nosotros los usuarios, con base en los distintos debates celebrados en el Congreso de la Republica; y protestas que han dado al traste con alterar hasta el orden publico, sin resultado a la vista, se nos viene como respuesta por quienes deben de ser solidarios con su pueblo, la decisión de autorizar el alza con los argumentos de que dicho dinero, se invertirá en mejorar el servicio que se cuestiona día a día por parte de la comunidad.

“Se había visto” o “Habíase visto”, decían los abuelos como exclamación a un hecho que no compartían, que es justamente lo que a todos nos convoca a través de distintas formas de protesta civilizada, como recurso critico de la sociedad, para llamar nuevamente la atención a la dirigencia costeña de todas sus matices, para que nuevamente demos la batalla de evitar, tan altos incrementos que no se compadecen con un servicio tan cuestionado como el que recibimos.

Todos sabemos que el Estado Colombiano privatizó este servicio de la energía, entregándole al capital privado, la prestación de este servicio, lo que recuerdo para aquella época de su transito de lo público a lo privado, es que mereció serios reparos que hoy pagamos con creces. Es inexplicable para cualquier persona del común, no entender cómo una empresa, no asuma los costos de su modernización, es decir de su negocio para ofrecer un servicio que consagre su optimización, asumiendo sus dueños lo que ello valga en pesos y no entender que el capital que financie tales obras tenga que ser asumido por los usuarios, ¡Sabroso Así!, diría un dirigente de nuestra comarca, cuando se refiere a este tipo de vivezas, que no tenemos por qué soportar.

Lo grave de todo es que nuestra población se quede sin el auxilio de quienes deben enfrentar su defensa, como decisión política que implica este comportamiento inexplicable del gobierno; que además de saber de todo el reproche que se le hace a la empresa, su respuesta se convierta en una solidaridad para con quienes no satisfacen en la prestación de sus servicios.

Ojalá el gobierno no le de el mismo trato de displicencia al alza que le dieron, al arroz, al huevo y a muchos otros productos de la canasta familiar, cuyos precios se mantienen altos en perjuicio del precario salario mínimo; por lo que seria triste no revisar en mensaje de urgencia al gobierno esta decisión dominante para que así se pueda evitar incalculables consecuencias económicas, sociales y políticas con connotaciones de proporciones desconocidas.

Recomendada

¿POR QUÉ BOGOTÁ NO TIENE METRO?

“Por lo mismo que muchos pueblos no tiene agua potable” Colombia se encuentra rezagada en …

Deja un comentario