Inicio / Opinión / Columnistas / JUEGO DE TRAICIONES

JUEGO DE TRAICIONES

La historia entre gobierno y guerrilla está definida por un juego de traiciones mutuas. Después de desmedidos privilegios para las FARC en el proceso de paz según la oposición, un crecimiento del narcotráfico en porcentajes alarmantes, pasando de 250 toneladas de coca a 780 toneladas en el 2017 según la DEA, más la visita del secretario de Estado de EE.UU, Rex Tillerson presionando para una posición firme y una posible incursión a Venezuela. Sumado a toda esta presión los embajadores de Noruega, Suiza y Suecia le solicitan al presidente Santos informes del manejo de los dineros aportados para el posconflicto.  En ese escenario se notaba un distanciamiento entre Gobierno y FARC, todos pensábamos que era por las elecciones parlamentarias; pero al parecer el presidente Santos se le venía agotando la paciencia, es cuando seda la captura y posible extradición de Jesús Santrich e inicia los interrogantes:

¿Sera que el proceso de paz se rompe con la extradición de Jesús Santrich a los EE.UU?

¿Sera que las FARC regresan a las zonas rurales?, ¿Sera esta la excusa para romper los acuerdos?, ¿Sera Santrich el conejillo de indias para inaugurar la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP)?.

El presidente Santos da palabras de tranquilidad frente al tema “Todos los excombatientes que se mantengan en la legalidad y cumplan con lo pactado, no tienen nada que temer. Les garantizaremos que las reglas acordadas se harán respetar”, “el que haya delinquido después del 1 de diciembre de 2016 será capturado y judicializado”. También aseguro que se creara un comité especial que impulse la implementación del acuerdo pactado.

Rodrigo Londoño, alias Timochenko dijo “el gobierno respetará los procedimientos y mecanismos pactados, y la Jurisdicción Especial de Paz tomará las riendas del caso Santrich”.

Los especialistas afirman que es una estrategia mediática para demostrar fortaleza después de tener el gobierno más impopular de los últimos tiempos y así el imaginario colectivo tenga certeza que el sucesor de Santos tendrá mano dura con las FARC y las masas se inclinen a él en elecciones. Pero todos tienen claro que Santos No alcanzaría a extraditar a Santrich, antes de la primera vuelta, así que en lo posible esa decisión se la dejaran a otro.

Otros analistas vaticinan que el gobierno busca una excusa para deshacer los acuerdos donde se concedió mucho. No sería la primera vez de traiciones mutuas entre gobierno y guerrilla, la historia está llena de intentos de procesos y unos de los dos bandos falla.

En la década del 50 las guerrillas liberales suscribieron un acuerdo de paz que se limitó al desarme y la desmovilización, los principales dirigentes fueron asesinados, los campesinos pusieron 300 mil muertos. En la década del 80 se abre un proceso de paz con las FARC que dio origen a la Unión Patriótica; también se dieron traiciones; En 1.990 se inicia una tercera iniciativa que culmina con la desmovilización y desarme de 6 grupos con cerca de 5 mil guerrilleros. En 1.991 se inicia un cuarto intento de paz. En esta ocasión desde la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar, las Farc-Ep, el ELN y el EPL desarrollan una actividad de exploración y diálogos con el gobierno de Cesar Gaviria proceso roto también. En 1.998 se abre el quinto intento de paz; las Farc-Ep inicia los contactos con el gobierno de Andrés Pastrana y abre los diálogos el 7 de enero de 1.999, también se rompe por no aceptar todas las peticiones de los subversivos.

Al parecer es un círculo vicioso de traiciones mutuas donde el gobierno culpa a la guerrilla, y esta, al gobierno; ambos buscan la ruptura con motivos aparentes y justificaciones valederas frente a la opinión pública. Esperemos que este no sea uno de tantos experimentos y que el presidente Santos si bien muestra mano dura en la reincidencia de narcotráfico, no se exceda dejando un panorama caótico para su sucesor.

Recomendada

ACABEMOS CON LOS ‘GOTA A GOTA’, PERO LEGALMENTE

Cobra diarios o ‘gota a gota’, si no los ha experimentado no se meta. Es …

Deja un comentario