Inicio / Semanario / Local / La corrupción marca los pasos  del entierro de la UPC

La corrupción marca los pasos  del entierro de la UPC

Permeadas  hasta los tuétanos de corrupción y por donde se le mire, así estaría marcando  los pasos hacia su propio entierro la Universidad Popular del Cesar- Upc,  donde la corrupción se habría tomado desde la elección de los rectores y consejeros, hasta  la rifa al mejor postor de los grandes contratos que salen de las arcas del alma mater del Cesar.

Sin embargo este medio conoció que no solo los altos mandos de la universidad buscan llenarse los bolsillos con los recursos,  prueba de ello es que en el 2013 a través de una denuncia que llegó hasta la Contraloría General de la Nación Gerencia Cesar, salió a la luz pública la forma como un grupo de profesores y administrativos se estaban llenando los bolsillos con actividades netamente académicas, las cuales eran financiadas por la universidad y luego le cobraban a los estudiantes  por las  entradas, especialmente por los foros, lo grave de la situación era que los dineros nunca ingresaban a las cuentas de la universidad sino que se quedaba en los bolsillos de los organizadores.

 

Montaron su negocio particular

En la denuncia que llegó hasta la  Contraloría y que  hizo parte del  millar de  hallazgos encontrados por el órgano de control fiscal en  la Upc, hace referencia específicamente al cobro que realizaron los organizadores de los foros de  lenguaje que el año pasado cumplió su décima primera edición y  los cuales desde la cuarta edición  los volvieron obligatorios  para los estudiantes y tiene un costo de 10 y 20 mil pesos, de acuerdo a la carrera que pertenezca el estudiante, pero la Contraloría le puso la lupa al encontrar que dichos  recursos son manejados como plata de bolsillo, toda vez que  los recursos que recaudan a más de 800 estudiantes no van a parar a las arcas de la universidad.

Este medio obtuvo de manera exclusiva los documentos del foro número 10 realizado a finales del año pasado, allí se evidencia que los estudiantes cancelaron 10 y 20 mil pesos tal como reposa en los informes, así mismo se conoció el recibo de desembolso realizado por la Universidad Popular del Cesar  al decano de educación Jaime Maestre, por cuatro millones 718 mil pesos para que realizara el evento, lo que dejaría sin piso un documento  con el que Jaime Maestre le responde a Rosy Cotes, quien fue la que dejó al descubierto que la plata de los foros se la estaban robando, la mujer quien estuvo vinculada a la universidad habría salido por la puerta de atrás por una jugarreta orquestada por los dueños del negocio.

Su denuncia tuvo eco en su momento y la Contraloría evidenció que habría un detrimento patrimonial   por más de 89 millones de pesos de dineros que se recogían  en la realización de los foros y que nunca entraron en las arcas de la universidad, pese a que todos los eventos se realizan en las instalaciones de la universidad  y los costos de la realización también son costeados por  el alma mater.

 

 Legalizaban el billete como sea

Un listado  con un número inferior a los que asistieron al foro, así como unos gastos que no se acomodan a la realidad, hacen  parte de las anomalías que rodean las realización de actividades académicas que se convirtieron en el negocio de algunos docentes y administrativos de la universidad.

Aunque todo lo quieren manejar como si no hubiese ninguna irregularidad, los documentos lo delatan, pues mientras en las solicitudes con las que diligencian la realización del evento, los foros lo venden como algo pedagógico y de enseñanza para los estudiantes, en realidad  lo hacen un evento obligatorio,  pues los estudiantes que asisten los premian con el cinco en  el parcial, lo que hace que los estudiantes se ven  obligados a pagar los 10 y hasta 20 mil pesos por un foro, al que solo asisten para obtener una nota, ni siquiera para obtener el certificado, debido a  que una fuente de alta credibilidad asegura que hay un arrume de certificado que los estudiantes no reclaman

Otros de los documentos  que se conoció es uno expedido por Jaime Maestre Aponte, donde asegura que los dineros que se recaudan son para financiar el evento, sin embargo los desembolsos de la universidad dejan sin piso esa teoría; en el mismo escrito conocido por el Semanario,  Maestre asegura que dichos eventos no están sujetos a revisión fiscal, lo que la Contraloría refutó toda vez que  los foros de lenguaje se realizan al interior de la universidad en locaciones de una entidad pública y más aún cuando se hacen aportes públicos para su realización.

 

Cero y van tres los negocios que se caen

Este no es el primer negocio que se le cae a  los funcionarios que llegan a la universidad, Según una indagación que adelantó la Contraloría General de la Nación gerencia Cesar,  en cabeza de José Soto Murgas, hace dos años encontraron que bajo la dirección del rector Raúl Maya Pabón en el año 2010 la Universidad Popular del Cesar, firmó varios contratos de arrendamiento con particulares con vigencia hasta el 2013 de las cafeterías en las diferentes sedes del campus educativo.

Un total de 22 contratos firmó la Universidad Popular, los cuales suman la medio bobadita de  147 millones 940 mil pesos, pero solo 15 millones 458 mil entraron a las arcas de la universidad, el resto al parecer fueron manejadas como plata de bolsillo que se mecatearon entre los dos ex rectores.

Para el año 2013 la Contraloría encontró una serie de hallazgos donde hizo referencia a la desviación de recursos producto de la realización de los foros, al igual que  hizo referencia a la falsificación de unos libros que salieron  como producto de una investigación de unos de los grupos de la universidad y que después fueron falsificados por un grupo de docentes que se habría inventado un grupo de investigación que no está registrado, dichos libros de inglés con los que estarían formando a los estudiantes serían chimbos, pues carecen del aval de los pares académicos que evalúan la idoneidad de los textos, dichos libros serían impresos en unas de las litografías de cabecera de la universidad  y que hace parte del conglomerado de la calle 17, los textos los venden en algunas decanaturas y hasta en la cafetería por un valor de 20 mil pesos, estos dineros según las Contraloría, tampoco van a parar a las arcas de la universidad si no a personas particulares.

 

Recomendada

¿Por qué entran a paro los docentes de Valledupar este martes 23 de octubre?

El cese de actividades se debe a que ese día, 23 de octubre, los profesores …

Deja un comentario