Inicio / Semanario / Local / La crisis de la educación superior

La crisis de la educación superior

El índice de competitividad de ciudades de este primer trimestre del 2018, dejó mal parado al municipio de Valledupar, en el Cesar en el tema de calidad educativa superior. El municipio recibió, con vergüenza, los resultados de los estudios realizados por el Consejo Privado de Competitividad, el Centro de Pensamiento en Estrategias Competitivas y la Universidad del Rosario, quienes analizaron el desempeño de las ciudades en materia de competitividad en los cuales se demuestra que el Cesar está ‘quedao’ en calidad educativa.
La investigación abarcó 23 ciudades de los 32 departamentos que conforman el país, estudio que posicionó a la capital del Cesar, en el escalafón número 21 de los 23, pero la sorpresa está en que el sistema educativo del municipio está por debajo de Sincelejo y Montería; y solamente se encuentra por encima de Riohacha y Quibdó. Este resultado es dado a través del análisis de las condiciones básicas de las instituciones, la infraestructura y equipamiento, educación básica y media; además de la eficiencia, donde se detalló con lupa la educación superior y capacitación.
El representante, Cristian José Moreno, expresó que todo esto se debe a las falencias que tiene la política pública de educación departamental y la politización de la Universidad Popular del Cesar. “Cuando vi el informe hace dos semanas me sorprendí cuando entendí que la Universidad Popular del Cesar está descendiendo en materia académica en las mediciones correspondientes y donde el índice en materia de educación superior ha bajado y el de competitividad del departamento en seguida se escalafona en los últimos lugares del país, lo que nos concluye que la política de educación superior no está funcionando en el departamento del Cesar y también es un llamado a la despolitización de la universidad para que así se convierta en un verdadero claustro académico”, indicó el Representante .

¿En qué se rajó Valledupar?

Valledupar se rajó en el séptimo pilar evaluado, que analizó los índices de educación superior y capacitación con las variantes: Cobertura en educación superior, donde figura en el puesto 19; graduados en posgrado en el puesto 23; cobertura de formación técnica y tecnología donde el municipio figura en el puesto 15 y en la cobertura bruta en formación universitaria se ubicó en el puesto 18. (Gráfica 1)
Añadiéndole además la variante de calidad en educación superior, que analizó los puntajes de Pruebas Saber Pro donde la ciudad se situó en el puesto 19, en calidad de docentes de educación superior ubicándose en el puesto 21 y en la cobertura en instituciones de educación superior con acreditación de alta calidad posicionándose en el lugar 22, todo esto en una escala de 1 al 23. (Gráfica 2)
El rector de colegio Nacional Loperena, Gonzalo Quiroz, señaló, “conociendo los resultados de esta investigación, pienso que esto no es nada bueno en Valledupar, el departamento siempre se ha mantenido en los márgenes bajos, es que esto es una línea, las instituciones educativas públicas que alimentan a nuestras universidades, entidades que no tienen un sistema académico riguroso y esto se demuestra en estos resultados”.

La crisis en educación superior

El panorama es aterrador cuando en Valledupar y en el Cesar se habla de educación superior, toda vez que el primer nudo en desatar es el da la Universidad Popular del Cesar, la cual se ha convertido en un claustro de corrupción, donde prevalece el tráfico de influencias, los líos de contratación, los malos manejos administrativos. Las denuncias de corrupción y demás hechas por La Calle demuestran que son el principal factor para que la educación superior en el municipio se encuentre en los escalafones más bajos de los índices de competitividad.
Antes esto, Quiroz explicó que se han mezclado elementos como la academia y la politiquería que han enlodado más el sector educativo. “Estos resultados se están dando porque la academia y la politiquería que son agua y aceite, se han mezclado. Si usted a la academia le pone politiquería se acaba todo porque para elegir a un rector se compran y se venden las calificaciones, se vende el maestro, se vende el administrativo porque quiere seguir en el puesto, en vez de pensarse en grandes foros educativos donde se busquen soluciones para el sector”, explicó.
El diputado, Eduardo Santos, se pronunció al respecto y argumentó, que los malos manejos administrativos y financieros, el bajo rendimiento académico y las infinitas denuncias de cobros excesivos en la matrícula para ser una universidad pública, hacen parte la mala imagen que hoy golpea con fuerza el perfil de la educación superior. “Es que nuestras universidades se le ven más los objetivos políticos que los objetivos académicos, hoy se resaltan más las malas administraciones y los procesos de corrupción que desvían los recursos y disminuyen los rubros para la academia, viéndose esta como un fortín político y es eso que lo ha hecho es deteriorar la calidad educativa en el Cesar”.

Hay más fallas

En este sentido, La Calle investigó sobre la calidad de docentes en las universidades, ENCONTRANDO que los profesores en Colombia en su carrera de docente oficial, para colegios y universidades, se rige por dos normas distintas: un decreto de 1979, que ya tiene 39 años, conocido como “el estatuto antiguo”, y la Ley 715 del 2001, “el nuevo estatuto”. Esa ley creó un sistema por el cual al maestro se le paga según su calidad y su desempeño en el trabajo, medidos por evaluaciones periódicas.
Pero la verdadera bomba es que la gran mayoría de profesores pertenece al estatuto antiguo, anterior al 2001, lo cual impide la evaluación y obliga a que el salario de un maestro no se determine por su capacidad educativa o académica sino por su antigüedad. Es que los viejos profesores no aceptaron que la reforma fuera retroactiva y, en consecuencia, a ellos no se los puede evaluar. Lo más grave es que, según el Consejo Privado de Competitividad, tendremos que esperar 21 años más para que se retire el último de los profesores del estatuto antiguo.
El secretario de educación municipal, Luis Carlos Matute, destacó que se están adelantando algunas estrategias para lograr establecer la educación en unos niveles más altos, además de que afirma sorprenderse con los índices de la docencia porque las universidades de Valledupar cuentan con excelentes docentes.
“Establecer nuevas estrategias es la apuesta que se está haciendo desde la secretaría municipal de educación para lograr establecernos en mejores lugares a nivel nacional. Nosotros con respecto a esta cifra revelada por el Consejo Privado de Competitividad nos toma por sorpresa porque el año pasado realizamos una capacitaciones a 100 docentes, en las cuales encontramos en un nivel académico a los formadores importantes en las categorías y este año estaremos brindando estudios en áreas de lógica matemática y lenguaje debido a la excelente capacitación brindada”, acotó.

¿Habrían soluciones?

“El reto que solucionaría o plantearía soluciones son foros educativos con los verdaderos actores e involucrados en la academia para acordar y proponer soluciones bases”, expresó Quiroz.
Los diputados y parlamentarios, explican que la raíz del problema es la política de educación superior y que la nueva cara del sector educativo se logrará a través de una política pública departamental y más inversión a nivel nacional. “Nosotros desde la Asamblea del Cesar podemos realizar una Política Pública que fortalezca el sector educativo y además de que se establezcan más inversiones a nuestras instituciones educativas”, acotó Santos.

Recomendada

Más de 80 mil personas y 10 mil vehículos circularon por la Terminal de Transportes de Valledupar

La gestión y la operación eficiente que se viene implementando en el servicio prestado por …

Deja un comentario