Inicio / Semanario / Local / La cruda realidad que viven los usuarios del Rosario Pumarejo

La cruda realidad que viven los usuarios del Rosario Pumarejo

A una sanción de más de $2.300 millones se enfrentará el hospital Rosario Pumarejo de López por parte del MinTrabajo, liderada por el viceministro de Empleo y Pensiones, Fredys Socarrás Reales, por la falta de pago de seguridad social de la cooperativa Astu vinculada a la institución.

El Cáncer que se consume el sector salud en Colombia, llegó e hizo metástasis en el Hospital Rosario Pumarejo de López. La entidad prestadora de servicio de salud que no da chicle en sus servicios a los usuarios que llegan de los municipios del Cesar y de los departamentos circunvecinos.

Este panorama genera una pésima imagen entre los cesarenses. Entre quejas de los usuarios por la red de call center para el servicio de citas médicas, el pago irregular a los empleados, el desangre de las empresas con las que han tercerizado el servicio, la demora de las visitas de los especialistas, la crisis financiera y las múltiples falencias en el servicio, conviven los usuarios y el personal administrativo de la institución.

Hugo Rodolfo Mejía, usuario de este hospital aseguró que si no se está encima de los funcionarios los pacientes no saldrían del Hospital. “La atención ha sido muy regular tiene que estar uno encima de los funcionarios para saber qué falta, qué pasa y todo lo relacionado al paciente porque las enfermeras son muy quedadas y los médicos diagnostican una cosa, y a veces si uno no está pendiente le aplican otra cosa; es decir, nos toca saberse a uno la historia clínica de los pacientes”, manifestó.

Pese a que el panorama que se dibuja entorno a la unidad de salud es desfavorable, el Ministerio de Educación dio el aval para que la entidad sirviera como eje centralizado para las prácticas de la primera plataforma estudiantil de medicina en el Cesar, pero allí no acaba todo, en las últimas semana al parecer la entidad ha estado envuelta en un rifirrafe con el Ministerio de Trabajo, en cabeza del exalcalde Fredys Socarrás Reales, el motivo es la sanción que se le interpuso  tanto a la entidad como a las asociaciones sindicales, por un valor de dos mil 300 millones de pesos; debido a la muerte de una enfermera el año pasado en el mes de agosto que estaba vinculada a la Asociación Sindical de Trabajadores Unidos, Astu, cooperativa que tiene vinculado al parecer más de un 60% de personal que labora en el Rosario Pumarejo de López y los cuales nunca están al día con la seguridad social de sus trabajadores.

 

La entidad no logra alzar la cabeza

La unidad prestadora de servicios de salud no logra ponerle el dedo a la llaga, y es precisamente la terrible crisis económica que vive el hospital el causante de todos sus males, sin plata no se le puede pagar a los médicos, no se puede comprar medicamentos, pagar a los call center, tener convenios activos, mantener activas las camas, sin dinero no se le puede dar un trato digno a los pacientes, todos estos males hoy están presentes en el ‘Rosario’.

La odisea a la que se enfrentó Armando Almeira, gerente del hospital Rosario Pumarejo de López, le quedó en pañales y al parecer todo lo habría querido arreglar de boca y los hechos aún no se ven, las deudas de las Eps y las cooperativas exprimiendo a los trabajadores sin salarios siguen sin control y todavía no se vislumbra una solución, y el problema con los proveedores de medicamentos cada vez se agudiza más.

Pese al tema de la crisis económica por la que atraviesa el Rosario, el secretario departamental de Salud, Nicolás Muhrez Muvdi, manifestó “con ellos lo que hemos hecho es apoyarlos financieramente, las facturas que ellos nos ha estado radicando nosotros como ente departamental las hemos pagado, además del flujo de caja con el Rosario ha aumentado sustancialmente y es que estamos pagando nuestras obligaciones”.

Pero en la retina de los usuarios está latente el tema de las cooperativas, el Semanario La Calle indagó sobre el personal del hospital  el cual solo cuenta con 992 empleados, entre ellos 52 trabajadores de planta, 14 por  Orden de Prestación de Servicios (OPS) y el resto son  tercerizado que al parecer son más del 80%, los cuales son contratados a través de nueve cooperativas que son las que proveen la mayoría del personal que allí laboran quedándose con más de la mitad de los honorarios de los contratistas.

“Nosotros también estamos apoyando el tema de la contratación que ellos van a tener con las diferentes EPS, y frente a ese tema trajimos a la Superintendencia como garante donde el Rosario hizo acuerdos de pago y precisó ser más vigilante de los procesos de contrataciones y mejorar el flujo de caja. Nosotros como departamento somos rectores para que las cosas se cumplan para lograr mejorar estas falencias tan visibles”, indicó Muhrez.

 

¿Qué dice la administración del Rosario?

Frente a esta marea a la que se enfrentó Armando Almeira y de la cual no ha logrado salir, Semanario La Calle trató de contactarse con el gerente para que explicara las acciones o planes estratégicos que se están desarrollando de manera articulada para lograr posicionar nuevamente al hospital Rosario Pumarejo de López, pero pese a todas las llamadas y visitas al hospital, el gerente no puedo atender al grupo periodístico de La Calle.

Aracelis Gutiérrez Usuaria

“Lo que realmente pasa aquí es que los especialistas nunca llegan, a mi papá se le salió y se le cerró el gastro estamos esperando desde anoche al gastroenterólogo y nada que aparece. Entonces no dan la atención adecuada y estoy acá esperando que por favor me indique cómo va el proceso porque según el cirujano mi papá debe pasar rápido a cirugía y aún no lo han valorado, es impresionante la mala atención de todo el personal.”

 

Carmen López Usuaria

“Acá hay demasiada gente mucho hacinamiento, imagínate la gente desesperada para que los atiendan y eso es una demora, llega uno temprano y nada no lo atienden, le toca a uno pelear para que el médico lo atienda, es esa la realidad. Al parecer aquí se tiene que estar muriendo y boqueando el paciente para que lo atiendan y por esas razones se les mueren los pacientes en las manos por la negligencia médica”.

 

María Barrios Paciente

“Me dieron una cita para el 28 de marzo y cuando fui ya la autorización se me había vencido, es decir dure tres meses esperando que me dieran la cita con el especialista y se me venció. Esas falencias son constantes siempre es lo mismo en este hospital”.

 

Ataliba de Armas Usuaria

“A mí me citaron desde las siete de la mañana y vengo de Chiriguaná, y ya el transporte me dejó porque ya van hacer las 12 y ni rastro de que me atiendan, ni salen para decirnos cómo va la atención. A todos los ponen a las siete y dan fichos y no siguen las pautas, entonces el servicio es malo”.

Recomendada

Alcalde Augusto Daniel Ramírez fue ganador del premio internacional Maya 2018

El Instituto Mejores Gobernantes seleccionó al alcalde de Valledupar Augusto Daniel Ramírez para otorgarle el …

Deja un comentario