Inicio / Ediciones Semanario / La gran estafa detrás del polideportivo de San Alberto

La gran estafa detrás del polideportivo de San Alberto

En el año que se realizó el ‘Mundial Brasil 2014’ inició la construcción del Polideportivo El Progreso en el municipio de San Alberto y hoy a vísperas de lo que será el Mundial Rusia 2018, la comunidad aun no puede disfrutar de este escenario deportivo, situación que tiene inconforme a los habitantes, toda vez que pese a que la obra ya fue terminada no comprenden por qué no pueden hacer uso de esta, además de la cantidad de arandelas que quedó de la contratación.
Casi $3.500 millones de pesos fueron invertidos por la administración de Luis Alberto Monsalvo, para esta obra que en la actualidad está suelta de madrina, toda vez que esta fue inaugurada a finales del año 2017 y desde entonces ha iniciado su operación, según afirmó un concejal de este municipio, ni se la dan al municipio, ni a la Caja de Compensación del Cesar, realmente no saben qué va a pasar con esta obra

Un mal de nunca acabar

En diciembre de 2017 en su edición número 293 Semanario La Calle mostró el clamor de habitantes de este municipio que reclamaban el pago por los servicios que prestaron en este proyecto, hoy casi seis meses después el panorama es el mismo, según afirman, la ‘UT Progreso’ como se llama la firma contratista aun no les responde con su plata.
Una de ellas es Omaira Rincón, a quien le deben hace más de tres años “esta obra fue hecha por la gobernación y aun nos deben dineros, a mí me deben por los alquileres de la maquinaria y elementos para la construcción, nos hicieron un documento que eso no los iban a pagar pero ya es mayo y nada”, expresó.
Quien además explicó por qué la Unión Temporal Progreso, cuya representante legal es Ivón Restrepo, no les pagó tan pronto fueron terminados los trabajos, “eso fue un tema de que aquí venía un administrador, luego llegaba otro y otro… con la gobernación hemos hablado con el señor encargado, Rubén Darío Jácome, él vino con la arquitecta Ivón, firmamos un documento donde decían que se comprometían a pagar eso pero nada”, manifestó Omaira Rincón.
Al parecer las arandelas que le quedaron a la obra han sido las excusas para no responderle a la gente por su plata, toda vez que se conoció que en algunas oportunidades sacaron a relucir daños en dicho proyecto como motivo para no pagarles, “primero era el tema de la piscina que no llenaba, luego que un contador de la luz y así nos han tenido, esa obra prácticamente se está es dañando porque uno va allá , la pintura se está deteriorando y aún al pueblo no le ha sido entregada”, narró la mujer afectada.
Asimismo el señor Josué Quintero manifestó ser otro de los afectados por obrar de buena fe, desconociendo que atravesaría un tortuoso camino para lograr el pago de unos materiales que él les fió, “yo pequé en suministrarle al consorcio unos materiales de construcción como: cemento, hierro, tuberías, hasta el momento me tienen un saldo bastante grande, hace año y medio me hicieron un abono pero hasta el momento no he recibido respuesta por el saldo restante”, dijo.
“En diciembre del año pasado firmamos un acuerdo de pago con la ingeniera, la última que quedó a cargo, porque es que esa obra ha tenido tres contratistas, vino el señor Rubén Darío Jácome que es el interventor de la gobernación para este proyecto y a la hora de la verdad no nos han solucionado nada” agregó Quintero.
Según manifestó el señor Josué Quintero la obra no ha sido entregada al gobierno municipal, al tiempo que concuerda con la señora Omaira al decir que han utilizado excusas como la de los contadores para no pagarles, por lo que él ha elevado las quejas al Ministerio Público, donde tampoco ha encontrado solución, “ya he enviado cartas a la Personería y la respuesta que he recibido es que no le han pagado al contratista, por lo tanto no nos han cancelado la deuda a nosotros.”
Pero al parecer el descaro de la Unión Temporal El Progreso en este municipio, no solo fue con alquiler de maquinaria y materiales para la construcción, toda vez que hasta la señora que les suministró la alimentación llevó del bulto, “a mi mamá la buscaron para que alimentara la gente que venía a trabajar en el Polideportivo, ella aceptó porque es su trabajo, sin embargo, desde hace cuatro años que inició la construcción de esta obra le deben. El ingeniero le dijo que no se preocupara que le iban a consignar, pero ellos se fueron y les quedaron debiendo a mucha gente acá”, relató Bleida Caro, hija de una de las afectadas.

Esto dice la gobernación

Frente a esto La Calle indagó al señor Rubén Darío Jácome, quien de manera extraoficial manifestó primero no ser el interventor de dicha obra, segundo que el contratista no ha entregado la obra, tercero que al final las explicaciones deberían darse desde la Secretaría de Infraestructura, es decir el jefe de esta cartera Federico Martínez.
Al respecto el secretario de Infraestructura, manifestó que si bien es cierto la obra fue entregada al municipio aún no ha entrado a operar, además que está en proceso para ser entregada a Comfacesar. “Esa obra está recibida y entregada al municipio, estamos ya en trámites de liquidación, mientras que el municipio se lo va a dar a Comfacesar, ellos ya están en los tramites de entrega”, dijo Federico Martínez.
Quien además se refirió a la queja de los moradores a los que los contratistas les adeudan plata, “el contratista tiene un acta firmada con los deudores de diciembre del año pasado, al momento que nosotros vayamos a liquidar debemos tener los paz y salvos de los que les deben, yo no les pienso pagar a los contratistas hasta que no presenten los paz y salvos”, aseveró Martínez.
Según se conoció la casa departamental aun le debe a la Unión Temporal Progreso cerca de 800 millones de pesos como saldo restante, dinero que se entregará al ser liquidado el contrato.
Cabe resaltar que esta obra hace parte del relicario de proyectos en el Cesar que han atravesado un camino lleno de impases para su ejecución, en este caso la inversión fue de $3,341,267,141, de los cuales $180,330,670.00 fueron para interventoría externa, esta entregada al parecer a Rubén Darío Jácome, quien además tiene la misma contratación para obras como el Estadio Armando Maestre Pavajeau en Valledupar y quien estuvo en la palestra pública por sus estudios, toda vez que dicho cargo requiere mínimo nivel de educación una especialización y este es solo arquitecto.
Por otro lado, la UT Progreso inició con un representante legal para el 2013, el génesis del proyecto estuvo a cargo de Álvaro Fuad Raad y terminó en manos de Ivón Restrepo.
La Calle intentó comunicarse con el alcalde del municipio, Pedro Guevara Chogó, sin embargo, este no respondió las llamadas hechas a su número celular 31765900**

Recomendada

SIVA pide más compromiso ciudadano en las obras viales

La gerente del Sistema Integrado de Transportes de Valledupar (Siva), Katrizza Morelli Aroca, se mostró …

Deja un comentario