Inicio / Semanario / Local / La historia oculta de quien preserva la memoria del Concejo de Valledupar
Juan Carlos García Fuentes

La historia oculta de quien preserva la memoria del Concejo de Valledupar

El 8 de septiembre de 1994 quedó marcado para siempre en la memoria de Juan Carlos García Fuentes, ese fatídico día, una granada que aún tenía pólvora casi acaba con su vida, pero después de pasar enormes dificultades logró salir avante y demostrar que no hay obstáculos que te impidan seguir con tu vida, es todo un ejemplo. Esta es la historia de un hombre que se ha convertido en ejemplo para muchos otros que no les encuentran sentido a sus vidas porque tienen algún tipo de incapacidad física.

Juan Carlos tiene 41 años, vive en el barrio El Amparo de Valledupar con su madre, cuando sufrió el accidente que lo dejó incapacitado de por vida apenas tenía 17 años, prácticamente comenzaba a vivir, y pese a las dificultades que en su momento tuvo que afrontar, hoy es un hombre independiente en todos los sentidos, es tecnólogo profesional en administración documental egresado del Sena, tiene todas las capacidades para manejar la gestión documental tanto de entidades públicas como privadas.

García Fuentes, quien actualmente es contratista del Concejo de Valledupar y está encargado del archivo central e histórico de la corporación, actividad que viene realizando desde el año 2016, recordó el día que su vida dio un vuelco inesperado.

“Yo estaba en una escuela militar en Valledupar, ahora mismo ahí está funcionando la Universidad Nariño, íbamos a hacer polígonos ese día jueves y mientras estábamos esperando el armamento en la zona de polígonos había una granada de roca, esa granada aún tenía pólvora y no había sido activada, un compañero la cogió y comenzó a manipularla, pensando que no funcionaba. Al él manipularla estalló, el impacto lo recibió mi compañero y falleció enseguida, la mayor parte del impacto lo recibí yo, otros compañeros recibieron otras heridas de esquirlas, pero no fue tan grave”, recordó, y mientras narraba lo sucedido en su rostro no hubo una pizca de tristeza o frustración.

El estallido le dejó grandes secuelas en su cuerpo, y como él mismo lo dice estuvo a punto de morir, pero fue la gracia de Dios la que le permitió seguir en este mundo, del que hoy sirve como ejemplo.

“La parte mía me afectó el cerebro, tuve trauma cráneo encefálico, se me rompió el celebro, la masa encefálica derramándose, estuve en estado de coma más de 15 días, estuve mes y medio inconsciente, los médicos no daban la vida por mí, no me querían operar porque decían que yo no me salvaba, pero con la intervención de Dios sobretodo y un hermano por parte de padre habló con el médico le dijo que me operaran que ellos se responsabilizaban, y en ese trance y el apoyo de la familia, amigos y de muchas personas que aunque no me conocían y al ver el caso pude salir adelante”, dijo Juan Carlos.

Después de un mes de la operación pudo despertar y para él todo fue un nuevo comienzo, todos sus sentidos fueron llegando poco a poco, “volví a nacer otra vez, me tenían que bañar, todo me lo tenían que hacer”.

Tuvo que volver aprender a caminar, a hablar, a ser autosuficiente, mejor dicho, nació de nuevo, pero esta vez con algunas limitaciones en su cuerpo que le hicieron el proceso más tedioso. Sin embargo, no se amilanó aunque fue muy difícil para él y su familia, lo logró.

 

Salió adelante y aprendió a ser independiente

A diferencia de muchas personas que por cuestiones de la vida sufrieron algún accidente que los deja incapacitados, Juan Carlos no se echó a la pena, sino que siguió luchando en procura de conseguir sus sueños, ser independiente en todos los aspectos de su vida y ser bastión de madre tras la partida de su padre hace ya 6 años.

Poder continuar en el 2019 conservando y archivando los documentos del Concejo de Valledupar espera Juan Carlos García.

 

Ha trabajado en el sector del comercio, vivió en Santa Marta en donde también se la guerreó, y después de mucho batallar encontró la profesión que lo trasnocha, se profesionalizó y hoy habla con toda la propiedad del oficio que aprendió.

“Estoy profesionalmente en esta actividad desde el 2012, y como yo lo tomo vocacionalmente desde 1998, toda vez que ese año cuando inició la biblioteca Consuelo Araujo Noguera del Banco de la República yo comencé mis pinitos allá apoyando a los muchachos, me gustó ese ambiente, ya en el 2012 me gradué como tecnólogo profesional en administración documental y en eso es lo que estoy trabajando hasta el día de hoy”, relató.

Aprovechó esta entrevista para enviarles un mensaje a las personas que sufren alguna discapacidad, para que sigan adelante con sus vidas porque las incapacidades están en la mente.

“La discapacidad está solamente en la mente, no hay discapacidad física porque si yo no puedo hacer algo como todos lo hacen, puedo hacerla de otra manera, me gusta que la gente se dé cuenta que uno puede, uno es una persona normal que puede hacer labores”, dijo.

Hizo lo mismo con las personas que creen que los incapacitados no pueden, para ellos también hubo mensaje, “yo les comento a esas personas que adelante, si Dios ha permitido que ellos sigan con su vida es por algo, demostrarle a la sociedad que no hay barreras y las limitaciones se la coloca uno mismo, y el ejemplo lo tienen conmigo, una persona que tuvo un pie en el cementerio por decirlo así y acá estoy adelante, nunca he renegado de eso, siempre he tratado de sacar un chiste de mi discapacidad”.

 

Archivistas en Red

Juan Carlos García junto a los integrantes de la Fundación Archivistas en Red.

 

La pasión de Juan Carlos García por el manejo de la gestión documental lo llevó a otro nivel con la creación de la Fundación Archivistas en Red, de la cual es el representante legal y en la que junto a otros compañeros vienen trabajando desde el 2014.

“Nosotros desarrollamos lo que son capacitaciones, seminarios, talleres, cursos, diplomados, apoyamos en la organización y conservación de los archivos de las empresas que a bien lo soliciten como tal”, explicó.

A través de las redes sociales han podido establecer contactos con empresas y organizaciones de departamentos como Antioquia, La Guajira, Atlántico, Bolívar, Valle del Cauca, además de otros países como Bolivia, Argentina, México lo que les ha permitido darse a conocer y mejorar el trabajo que realizan en el departamento del Cesar.

Recomendada

Continúa el ‘novelón’ entre los concejales y el alcalde de Pueblo Bello

Un nuevo capítulo se abre alrededor del novelón que viene atravesando el concejo del municipio …

Deja un comentario