Inicio / Ediciones Semanario / La presión de ‘Luchito’ en contra de concejales que le atesaron la ‘jáquima’

La presión de ‘Luchito’ en contra de concejales que le atesaron la ‘jáquima’

Una nueva pelea enfrenta el alcalde de Codazzi, Luis Vladimir Peñaloza Fuentes, con los concejales de este municipio, todo porque al parecer los corporados no están dispuestos a cumplirles sus caprichos. Tal y como quedó pactado desde el mes de noviembre, cuando ocho de los 15 concejales armaron rancho aparte y se declararon contradictores del alcalde, hoy se ven las primeras consecuencias de lo que es denominado el G8.

El no pago de las sesiones ordinarias del mes de noviembre, las extraordinarias del mes de enero y los gastos de funcionamiento de los dos primeros meses de este año al concejo, son al parecer las represalias que estaría tomando hoy el burgomaestre Peñaloza, que una vez más ha dicho que hará su voluntad. “Él lo que dice es que no nos va a pagar porque no y ya”, expresó el concejal y vicepresidente de la corporación, Javin Álvarez.

Asimismo el concejal Rolando Molina dijo que los más de ocho millones de pesos que debe girar por mes, para el funcionamiento del concejo tampoco se han hecho, es decir que toda la corporación en general está penando.

 

 El trasfondo de la cortada del chorro

Pero que el alcalde hoy se niegue a cumplir con los pagos que establece la ley tiene un trasfondo que va más allá de tener la mayor parte del concejo en su contra, por no decir que todo, toda vez que se conoció que solo un Corporado es el que le sigue las parrandas. Hasta La Calle, llegaron cuatro de los ocho que conforman el denominado bloque G8, a contar detalladamente por qué hoy Peñaloza los tiene pasando aceite.

“Es una represaría en contra de nosotros los concejales que conformamos el G8, quienes estamos en contra de cómo él está manejando el municipio, pero ahora los que estaban con él ya tampoco están porque se dieron cuenta que estaban equivocados, solo uno lo acompaña”, dijo el vicepresidente.

En este caso no hay novedad frente a lo que Luchito hace con la ley, toda vez que según afirman los concejales, están cansados de enviarle misivas a la Personería, asimismo a la Procuraduría para que se actúe en derecho y les cumplan con el pago de sus sesiones, sin embargo, como siempre, para el alcalde no hay artículo que valga. “Ya oficiamos a la Procuraduría, se le ofició a la Personería y tampoco pero nosotros tenemos un personero que es hábil y estricto para unas cosas pero para lo que tiene que ver con el alcalde sino le presta atención”, manifestó Álvarez.

Quien además aseguró que la preocupación que les acecha radica en que nadie desconoce que para el alcalde no hay ley. “Aquí se ha hecho una cantidad de denuncias y nunca se ha visto resultados de ninguna clase, ahí pasa todo el mundo por encima de las normas y nadie dice nada, entonces uno se pregunta ¿qué es lo que está pasando?”, dijo el vicepresidente del Concejo.

 

La manzana de la discordia

Según explicó el concejal Eder Solano la pelea inició el pasado mes de noviembre cuando el alcalde Luchito Peñaloza bajó al concejo el proyecto de acuerdo para aprobar el presupuesto del año en curso, en el cual sobrepasa los 53 mil millones de pesos, en el que incluyó el articulo 37 a través del cual se piden las facultades para contratar, las cuales solicitó por un año y no le fueron concedidas en esta oportunidad.

“En el año anterior el concejo le había aprobado por un año, ya él venía con el camino libre para hacer todo, porque a él no lo atajaba nadie, se le conformó el G8 y se le paró porque habían muchas cosas que son funciones del concejo, entonces el artículo 37 de las facultades se lo sacamos, él tuvo facultades hasta el 31 de diciembre”, dijo Solano.

Sin embargo, el presupuesto fue el origen de lo que hoy se podría decír es una batalla a muerte por dejar claro quién manda en Codazzi, puesto que la arbitrariedad del mandatario no cesa y a raíz que dicha artículo con el que pretendía gobernar por un año más sin pena ni gloria, fue excluido del documento del presupuesto, sacó su as bajo la manga y presentó uno nuevo donde al parecer la improvisación quedó expuesta.

“Él presenta un proyecto de acuerdo para reglamentar las facultades, este fue un proyecto que hicieron un corte y pega del municipio de Córdoba, el proyecto dice ‘Córdoba’  y no lo presentan en enero pero con una fecha del año pasado… el proyecto dice septiembre de 2016, este es un proyecto loco, ahí fue donde lo modificamos, cuando él se da cuenta que nosotros le modificamos todo esto porque nos estaba cuartando nuestras funciones y se lo aprobamos así, cogió y lo objetó” explicó el concejal Ever Solano.

Por su parte el vicepresidente de la corporación afirma que el alcalde no les paga por el simple hecho de no haberle aprobado dicho proyecto. “Como nosotros le modificamos el proyecto para poder ejercer un efectivo control político, no le gustó desde ningún punto de vista, eso es una represalia que él está tomando con nosotros de no pagar las sesiones del concejo.”

Hecho que al parecer desató la ira del alcalde quien vio como única salida objetar el proyecto, es decir devolverlo, lo que significa que fue devuelto al concejo. Frente a esto la corporación creó la comisión Accidental en la que harán de las objeciones el estudio de lo que está bien y se envía nuevamente al alcalde.

Cabe resaltar que si el mandatario no recibe el proyecto, este llega al Tribunal Contencioso Administrativo, el cual decidirá quién tiene la razón, los corporados al modificar las marramuncias del alcalde o el mandatario al pretender gobernar sin la sombra del concejo. “Él dice que no necesita de los concejales que él va a terminar estos dos años sin el concejo”, afirmó el corporado Ronald Villareal.

Quien además manifiesta que en este caso, ellos no han atravesado la misma suerte de la gerente del hospital Amalia Mejía, porque el personero Jorge Ovalle no tiene facultades para suspenderlos, sino estarían con más de un proceso encima y ad portas de salir de la corporación.

 

El concejo no tiene validez para la alcaldía

Pero que el alcalde pretenda gobernar sin un control político encima no es nuevo, toda vez que se hace necesario ir a los antecedentes de la corporación que estuvo arrodillada a sus pretensiones durante casi dos años, reverencia que levantaron solo hasta el mes de noviembre cuando le armaron bloque de oposición y le montaron mesa directiva. Sin embargo dicha venia hoy tiene sus consecuencias y es que así como el alcalde Luchito Peñaloza pretende pasárselos por la faja, para sus secretarios los corporados al parecer son un cero a la izquierda.

“Los secretarios no van a rendir cuentas al concejo, no atienten las citaciones, estamos viendo que se está empezando una campaña de desprestigio orquestada por el alcalde y los secretarios del despacho contra el concejo municipal y la mesa directiva, basada en que estamos tratando mal a los funcionarios por el simple hecho que estamos diciéndole las cosas, pero como allá todos hacen lo que les dice el alcalde así vaya en contra de las normas y las leyes”, afirmó el concejal Javin Álvarez.

Recomendada

El desolador panorama del barrio Sicarare

Más de 48 años de olvido han afrontado los habitantes del barrio Sicarare, uno de …

Deja un comentario