jueves , septiembre 20 2018
Inicio / Ediciones Semanario / ‘La Tramacua’, el gol que le metieron a Valledupar

‘La Tramacua’, el gol que le metieron a Valledupar

En una ciudad bastante paradójica se está convirtiendo  la capital del departamento del Cesar, puesto que mientras en sus calles los valduparenses hablan de cómo la inseguridad va en aumento, los jueces del país determinan que los delincuentes que representan alta peligrosidad para la sociedad, deben ser recluidos en el Establecimiento Penitenciario de Alta y Mediana Seguridad de Valledupar –EPAMSCASVAL, conocido como ‘La tramacua’, todo porque esta cárcel que ya casi cumple 20 años, además de ser de las más seguras de Colombia, no presenta a diferencia de otras, el popular ‘hacinamiento’… es decir hay cupo.

Sin embargo, para entrar en detalles de cómo Valledupar se está convirtiendo en la ciudad donde envían a los condenados de renombre y cómo poco a poco se está dejando de llamar ‘La capital mundial del vallenato’ para recibir el seudónimo de ‘La capital mundial de los delincuentes’ se  debe iniciar a contar el inicio del Establecimiento Penitenciario de Alta y Mediana Seguridad de Valledupar –EPAMSCASVAL, es decir por qué en estas tierras se construyó este lugar de reclusión.

Lo primero que hay que decir es que EPAMSCASVAL, o ‘La tramacua’ como se conoce popularmente, se hizo con el fin de trasladar el Establecimiento Penitenciario y Carcelario de Mediana Seguridad de Valledupar (antes cárcel judicial), el cual se construyó en el año 1973 y se encuentra ubicado en la carrera 19A No. 18-60, Barrio El Dangond. La historia se remonta al 21 de octubre de 1997 cuando el municipio de Valledupar a través de su alcalde Elías Ochoa Daza, compró un inmueble ubicado en el kilómetro 3.5 de la vía al Corregimiento de La Mesa, a través de escritura pública No. 3607, con el fin de que se construyera en el mismo, la nueva cárcel judicial de Valledupar y trasladar y resolver el hacinamiento que desde esa años y hasta la fecha se presenta en el establecimiento en referencia, aun después de múltiples compromisos verbales de parte de funcionarios del Nivel Central, como son directores del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario –INPEC- , Ministros, entre otros.

Sin embargo, el lote que fue donado por dicha entidad territorial al Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario –INPEC – mediante la escritura pública No. 310 de 1998, bajo las condiciones descritas y relacionadas con que una vez construido el penal se trasladaría la cárcel ya existente (Cárcel Judicial), aún no cumple su objetivo, toda vez que a la fecha no ha habido un mandatorio que ponga puntos sobre las íes y vele por el cumplimiento de dicha condición, contrario a eso la cárcel judicial está en la actualidad con la problemática de hacinamiento más latente que nunca.

 

Salió peor la cura que la enfermedad

Como se dijo líneas arriba ‘La Tramacua’ como es conocido el centro carcelario de mediana y máxima seguridad se construyó con el fin de acabar con el hacinamiento de la judicial, propósito que no se cumplió, puesto que al centro de máxima seguridad aún le caben presos,  porque de alrededor de los mil 600 que tiene como capacidad, solo hay cerca de mil 250, mientras que en la Cárcel judicial, los reclusos están como ‘sardina en lata’  y no son traslados allí, aun cuando la torre siete de ‘La Tramacua’ está totalmente desocupada.

“En la penitenciaría están trayendo personas de otros lados y la torre siete está desocupada, porque supuestamente la van a arreglar. En esta torre hay capacidad para 140 presos (dos por celda)”, dijo una fuente que conoce pormenores de lo que en el penal sucede.

Frente a esto se intentó contactar al Director de EPAMSCASVAL, Mayor Luis Francisco Perdomo, a través de su número de teléfono 31023314** pero no hubo respuesta telefónica.

 

Delincuentes de delincuentes

Pero si de hablar de los casi nadie que han llegado a esta cárcel, se debe hacer alusión a ladrones, guerrilleros, paramilitares, narcotraficantes, violadores y asesinos en serie de menores y mujeres quienes representan alto grado de peligrosidad, como es el caso del segundo asesino en serie más peligroso del mundo, Luis Alfredo Garavito Cubillos, más conocido con el alias de “La Bestia” quien está en dicho centro desde hace más de 15 años, por haber violado y matado a más de 200 niños.

De este mismo nivel está el confeso violador y asesino de la pequeña Yuliana Samboní, en Bogotá, Rafael Uribe Noguera, quien fue trasladado semanas atrás al Establecimiento Penitenciario de Alta y Mediana Seguridad y Carcelario de Alta Seguridad de Valledupar, luego de haber estado más de un año en ‘La Picota’ en la capital del país, esto tras haber sido condenado a 58 años de cárcel.

En este mismo lugar se encuentra Orlando Pelayo Rincón, el también asesino y padre del pequeño Luis Santiago, el niño que fue reportado como desaparecido y luego encontrado muerto en el municipio de Chía, Cundinamarca, en el año 2008.

Pasando a los casos donde la situación es aún peor por los actos terroristas de los que han hecho parte, a esta cárcel fueron enviados recientemente los delincuentes que hace poco cometieron delitos que generaron impacto en la región, se trata de Cristian Camilo Bellón , quien llegó a la cárcel de máxima seguridad de Valledupar el pasado 30 de enero, luego de que un Juez de Control de Garantías le dictara medida de aseguramiento intramuros por ser el presunto responsable del atentado a la estación de policía en el barrio San José de Barranquilla, donde perdieron la vida cinco uniformados.

Asimismo fue trasladado recientemente Eduardo Luis Vargas Gutiérrez, alias ‘Pipón’ quien es conocido por ser uno de los principales cabecillas del ‘Clan del Golfo’, hermano de alias ‘Gavilán y jefe de dicha estructura criminal, quien fue abatido hace cinco meses por la Fuerza Pública. Alias ‘Pipón’ quien se entregó de manera voluntaria ante las autoridades competentes a comienzos del mes pasado en Montería, es solicitado por el gobierno de Estados Unidos por nexos con el narcotráfico.

En este mismo penal se encuentra el brasileño Eduardo Rays luego de ser capturado en medio del operativo por recuperar una avioneta que trasportaba 2.000 millones de pesos, hecho que se dio en Aguachica Cesar, Rays será judicializado por cinco delitos, se trata de retención de aeronaves, hurto agravado, tentativa de hurto de una motocicleta en la zona, porte de prendas privativas de las Fuerzas Militares y porte de armas de fuego.

Así como los delincuentes mencionados anteriormente se encuentran en esta cárcel, en alguna oportunidad, por este penal pasaron otros cuantos con antecedentes bastantes tenebrosos como: John Jairo Velásquez Vásquez, (alias ‘Popeye’), exlugarteniente de Pablo Escobar, Camilo Torres Martínez, (alias ‘Fritanga’), narcotraficante que fue extraditado a los Estados Unidos, Miguel Rodríguez Orejuela, el número dos del cartel de Cali, asimismo uno de los exjefes del Cartel de Cali, Henry Loaiza (alias ‘El Alacrán’) los comandantes guerrilleros ‘Sonia’, ‘Rojas’ y ‘Hugo’,  Yezid Arteta, Javier Urango (alias ‘Chely’) quien murió tras intento de fuga, Édison Washington Prado Álava (alias ‘Geral’,) conocido como el Pablo Escobar de Ecuador, entre otros.

 

¿Afecta esto en la seguridad de Valledupar?

Una de las hipótesis en las que radica la baja seguridad que hay en Valledupar está representada en que se cree, que el traslado de x o y preso que traen de cualquier ciudad no llega solo, es decir detrás de él llega su combo, el cual inicia a delinquir con el fin de sobrevivir a la nueva atmosfera que le representa un cambio de ciudad.

 

Frente a esto, La Calle indagó en los vallenatos y esto fue lo que respondieron:

“Si afecta a la seguridad porque con la venida de todos esos delincuentes y de todas esas personas que se dedican a negocios ilícitos, contrae en  que a la ciudad se vengan toda esas mañas de personas que lo rodean y eso promueve mucha delincuencia”, manifestó Andrés Almarales.

“Valledupar era una ciudad sana, pero cuando traen más delincuentes se vuelve más insegura, eso es un mal que no va acabar”, dijo Franklin Nieves.

“Esto nos afecta porque ellos son grandes delincuentes que han hecho cosas muy malas y todas esas personas que los siguen se pueden venir acá  y se va a incrementar más la delincuencia, los robos, las muertes, las violaciones… ese hombre que violó esa niña ahora ahí con Garavito en la misma cárcel, es algo inaudito”, manifestó Osmary Maestre.

“SI afecta en la seguridad de la ciudad porque detrásdel delincuente viene una cadena que es impresionante, aquí ya estamos muy afectados con la inseguridad y trayendo más… peor”, afirmó Yeiner Salcedo.

“No afecta para la seguridad, si los delincuentes están aquí, porque no se puede mirar a los familiares con el mismo ojo que se mira el delincuente, yo me imagino que cuando los visiten los del INPEC con el número de cédula revisarán los antecedentes de esas personas y si tienen cuentas con las justicia responderán”, aseveró Armando Rivera.

Recomendada

Aprobado en primer debate escala salarial para empleados del nivel central de la administración

En sesión de comisión de presupuesto, el Concejo de Valledupar estudió y aprobó en primer …

Deja un comentario