Inicio / Semanario / Local / La transformación de Arturo Calderón en política: Rico- pobre – cucarachero

La transformación de Arturo Calderón en política: Rico- pobre – cucarachero

La opinión pública tiene los ojos puestos sobre el candidato a la Gobernación del Cesar, Arturo Calderón Rivadeneira. Aún es demasiado pronto para decir que el ‘vigor’ de su campaña empieza a hacer mella a escasos días del inicio oficial de las campañas políticas, así que este no es el caso. La atención sobre este particular personaje se centra en la historia que ha venido escribiendo en las páginas de la política local, y que con esta tercera ‘lanzada’, la expectante audiencia se pregunta: y ahora ¿con qué irá a salir Arturo?, vale la pena recapitular.

Por allá en el 2007, en su primera aspiración a la silla como máximo dirigente departamental, descendía sobre Arturo una fantástica luz que le envolvía. Se trataba de la ‘gratia plena’ que le otorgaba el favor político y económico de la concesión del chance y la Administración Municipal de aquel entonces.

Los vientos soplaban a favor de Calderón Rivadeneira, no obstante el panorama tuvo un vuelco inesperado: aquellos que encauzaban la política cesarense cayeron en investigaciones por presuntos nexos con el paramilitarismo., esto sumado al surgimiento del ‘paladín de las masas’, Cristian Moreno, quien con discurso sobre su origen humilde y su condición de víctima del paramilitarismo, logró ganarle el trono al ‘ungido’ Arturo.

En las primeras elecciones, Arturo logró cerca de 94 mil votos frente a los más de 140 mil votos de Cristian Moreno.

Luego, en el 2011, en su segunda aspiración a la Gobernación, Calderón Rivadeneira pasó del pedestal al capitel: con un discurso ‘San Franciscano’, sin apoyo político y menos aún económico, Arturo se lanzó con una campaña menguada, exigua, financiada con recursos propios y la colaboración de uno que otro samaritano.

Las elecciones del 2011 dieron como ganador a Luis Alberto Monsalvo, lo que no fue sorpresa. Sin embargo, lo verdaderamente sorpresivo fue que al parecer su rol del ‘político humilde’ le significó 40.000 votos más aproximadamente, con lo que pudo ampliar su poder de convocatoria.

Las maravillosas desventuras de Arturo Calderón (vistas así por ser una seguidilla de situaciones que aparentemente se proyectaban como favorables, pero que a la final no terminaron como se esperaban), han ido perfilando su actuación política. Si no ganó siendo rico ni pobre, ¿cuál será su próxima estrategia para alcanzar la Gobernación del Cesar?

Muchas fueron las reacciones suscitadas alrededor de la inscripción de su candidatura. Por una parte, se dice que fue una pequeña muestra de una carrera política que irrefrenablemente va camino hacia el despeñadero; para otros, una estrategia que busca el reconocimiento de la ciudadanía como un candidato libre de ‘ataduras’ políticas y/o conglomerados económicos, quedando al servicio netamente del pueblo.

Otra de las opiniones que empieza a cobrar fuerza es la ligada al calificativo de ‘cucarachero’, puesto que su campaña se presenta como multipartidista y muchas han sido las puertas que ha tocado para conseguir apoyo, admitiendo así espaldarazos del Centro Democrático, el Partido Conservador, AICOS, ASI y de un dividido Partido Liberal. Esto se aleja de su premisa inicial de ‘no necesitar de la burocracia’.

Bajo la idea de que la tercera es la vencida, el candidato Calderón Rivadeneira aspira darle un empujón a su actual campaña, apoyado en la ampliación de votos obtenida en su segunda cruzada. Sin embargo, el otro lado de la moneda advierte lo que podría catalogarse como la ‘crónica de una muerte anunciada’, pues una tercera derrota significaría la muerte y sepultura de su carrera política (por lo menos, en cuanto a la búsqueda de la Gobernación respecta).

El Semanario La Calle quiso conocer de primera mano las opiniones de diversos líderes políticos frente a la pregunta ¿Cree que la candidatura de Arturo Calderón está ‘apagada y sin bríos’ frente a la de los demás aspirantes a la Gobernación del Cesar?

Evelio Daza: “Para nadie es un secreto que la comunidad va a tener que escoger entre candidatos, que antes que candidatos son testaferros de grupos económicos de monopolio, o por personas que representen los intereses de la comunidad. En la medida en que él (Arturo) o cualquier candidato se vaya liberando de las ataduras con maquinarias políticas, para mi es algo muy positivo. Mientras eso acontezca, el ciudadano lo mira como su candidato y no el candidato de los monopolios. Si él está en ese perfil, considero que va a acertar, la comunidad está harta y fastidiada de candidatos de maquinaria. Entre otras cosas, tenemos entendido que la candidatura del compañero Arturo tiene su planteamientos, y están en todo su derecho de hacerlo, el de provocar otras alianzas. No conocemos las estrategias políticas de los otros movimientos.”

Luis Fabián Fernández –“ El tema del descenso político de Arturo se ha presentado así por el estilo de hacer política. Es un estilo que no comparte el protagonismo político con los demás sectores, solo hay un candidato y es el único que se quiere hacer notar y este trabajo es una cuestión de equipo. Solo las personas no llegan a consolidar un proceso político, tiene que contar con un equipo que realmente los apoye y unas alianzas que no solamente busquen maquinarias políticas sino consolidar un proceso electoral, y esas alianzas se hacen también con ideas, con que tengan en cuenta a muchos sectores políticos de Valledupar y el Cesar. Entonces cuando se excluye a la gente y a los demás sectores no se le da la oportunidad de participar sino que se les atropella y no se les tiene en cuenta, lógicamente estos sectores van tomando rumbos diferentes.”

Basilio Padilla – “Pienso que lo de la campaña de Arturo es todo lo contrario. Hoy en día, yo como presidente del partido Liberal y que recorro el departamento todo el tiempo, se ve un ‘Arturismo’ increíble tanto en Valledupar como en todo el Cesar. Inclusive nosotros tenemos unas muestras que indican que si las elecciones fuesen hoy, Arturo Calderón sería el gobernador, siendo los estratos 1, 2 y 3 los estratos que más quieren brindarle su apoyo. La campaña tiene sus recursos, lo que pasa es que la gente le gusta o quieren detraer de ciertas campañas diciendo que no tienen plata, pero la campaña definitivamente tiene su financiación. Frente a la división del Partido Liberal no es cierta, obvio, de vez en cuando se presentan una que otra discordia porque hay tres candidatos en la mesa y solo hay que escoger a uno y esa escogencia no se hace basada en cuestiones de padrinaje sino en que los candidatos que tengan mayor inserción con las comunidades y los problemas que tiene el departamento del Cesar. “

Eucladis Durán – “Arturo es un hombre preparado, está en todo su derecho de aspirar a la Gobernación del departamento del Cesar por tercera vez. Lo que si tengo claro es que la U tiene un candidato muy fuerte, Franco Ovalle, que es con quien estamos trabajando. No podría confirmarte ni negarte de que la carrera de Arturo va en decadencia, yo no lo creo. Pienso que es muy temprano para tener el arrojo de asegurar esto, esperemos un tiempo prudente a que todas las campañas arranquen y ahí si podríamos opinar a consciencia y con responsabilidad.”

Manuela Sanin (politóloga) – Arturo viene haciendo un ejercicio desde hace dos periodos, su actual accionar ya no es un ejercicio de reconocimiento porque a él ya lo conocen. Si uno recorre los municipios se puede notar esa popularidad de la que goza. No estoy muy cercana a su campaña, pero pienso que el movimiento no se le ve en Valledupar, pero si en el resto del departamento. Ahora bien, Arturo es una persona reconocida, eso sin precisar si es un candidato bueno o malo. Creo que las campañas no han arrancado, hay que ver que en medios aún no se puede hacer publicidad política, sin embargo me parece apresurado entrar en eso ahora. Es un proceso que apenas inicia, imagino que Arturo vendrá haciendo otro ejercicio de afianzamiento, sellar alianzas. Para nadie es un secreto que Arturo no es una persona fuerte en Valledupar, es más fuerte Franco Ovalle, tiene mejor imagen en la ciudad, entonces quizá es por eso que no suena tanto.

Recomendada

‘Lectura al Parque’ le apuesta a una Valledupar lectora

Con el fin de hacer de la capital del Cesar una ciudad lectora por excelencia, …

Deja un comentario