Martes , octubre 17 2017
Inicio / Editorial / La unión que avanza por el desarrollo de Valledupar

La unión que avanza por el desarrollo de Valledupar

El matrimonio intergubernamental está dando resultados. Hace más de 20 años que no se veía en Valledupar una unión tan sólida entre el alcalde de Valledupar y el gobernador del departamento del Cesar, capitalizados obviamente por el alcalde actual Augusto Daniel Ramírez Uhía y el gobernador Francisco Ovalle. Difícilmente se había visto esto en Valledupar y obviamente esto nos había traído malas experiencias porque lejos de unir sus capitales o sus recursos financieros para favorecer a esta ciudad, esta se veía involucrada en el atraso.
El gobernador por su lado hacía sus cosas y beneficiaba a otros municipios y regaba la plata en todo el departamento y el alcalde con lo poquito que tuviese hacía sus obras, pero no se unían para hacer obras de alto impacto, poniendo el capital del municipio y el capital del departamento.
Esto intentaron hacerlo con el SIVA y por eso pienso que es una de las consecuencias por las que este no avanzó más rápido, pero en esa disputa entre Fredys Socarrás y Luis Alberto Monsalvo, el SIVA se atrasó mucho, lo que no ha sucedido con Augusto Ramírez Uhía y el gobernador que ya llevan una contratación de más de 100 mil millones de pesos.
Ahora, si evaluamos tranquilamente cuánto le va a representar este matrimonio al municipio de Valledupar estaríamos hablando de 250 mil millones de pesos, lo mejor de todo es que no es palabra de político y no son falsas promesas, si no que vimos con buenos ojos que en esta semana los proyectos de préstamo para poder lograr estas obras corrieron al mismo tiempo en el Concejo de Valledupar y en la Asamblea, mostrando claridad de esta unión, eso nos deja a nosotros buenas impresiones.
Lo anterior porque estamos hablando de que los dos gobiernos están trabajando de la mano, se están poniendo de acuerdo para cumplir los tiempos y están capitalizando lo que va a ser parte del desarrollo del municipio, porque estamos trayendo obras que podrían hacerse, si no se manejara de esta manera, en 25 años en el municipio de Valledupar y que gracias a la buena fe, no solo del gobernador y del alcalde sino, del presidente del Concejo y el de la Asamblea que han prestado toda su colaboración para que esto camine de la mejor manera tanto en la Duma departamental como en el concejo municipal para que pudiese llegar a un buen fin.
Ustedes me dirán ¿por qué es tan importante el Concejo? y ¿por qué es tan importante la Asamblea? Porque obviamente quien le da las facultades al alcalde para poder hacer este tipo de inversiones y movimientos financieros en el municipio es el Concejo de Valledupar, de la misma forma funciona en la Asamblea, por eso quiero resaltar tanto a Luis Miguel Santrich, presidente del Concejo, como a José Mario Barrigas, presidente de la Asamblea, prestos a que en Valledupar se den las inversiones.
Llama la atención de que uno de los diputados del sur se opusiera al proyecto en la Asamblea y es porque él al final no reconoce que a Valledupar no se le han hecho esas inversiones que tanto merece y este, para nosotros debería convertirse en un año histórico porque el departamento cumple 50 años, pero también porque Valledupar por fin va a recibir las inversiones que tanto merece y que vamos a ver una ciudad moderna, una ciudad como la vio Rodolfo Campo, Aníbal Martínez, que quedaron para la historia como buenos alcaldes de la ciudad.
Pero, con estas inversiones, sin lugar a dudas, tanto el gobernador Francisco Ovalle como el alcalde Augusto Ramírez Uhía, van a ser recordador con buenos ojos en el municipio de Valledupar por hacer estas inversiones en el municipio.
Ya está el dinero, ya están los proyectos, ahora nos toca perseguir a esos contratistas que van a hacer estas obras para que sean construidas en tiempo record y que estos gobernantes antes de que termine su periodo deben entregarles estas obras a Valledupar y le sean reconocidas a ellos y no se vayan a convertir en ‘elefante blanco’, ni en falsa promesa que es prácticamente el trabajo que les toca ahora como gerentes de ambas corporaciones.
Es la hora de que el alcalde y el gobernador se pongan el casco de ingeniero para hacerle seguimiento a estas obras para que de una vez por todas queden en el municipio de Valledupar y sean inmortalizados en la historia del matrimonio que funcionó en Valledupar y sean ejemplo para las siguientes administraciones, tanto el gobernador que llegue después de Ovalle como el alcalde que llegue después de Uhía, quieran trabajar en conjunto para poder llegar a darle a este municipio lo que tanto pide y merece.

Recomendada

Es hora de enderezar el camino del SIVA

El Siva, al parecer, lejos de darle alegría al municipio de Valledupar, nos está llenando ...

Deja un comentario