Inicio / Ediciones Semanario / Las cuatro ‘bofetadas’ de Carlos Vives a los organizadores del Festival Vallenato

Las cuatro ‘bofetadas’ de Carlos Vives a los organizadores del Festival Vallenato

Carlos Vives desde un comienzo demostró que vendría al Festival Vallenato a romper esquemas, y lo hizo, puesto que más allá de haberse entregado en cuerpo y alma a la realización de este, tuvo varios actos que, para muchos, significó una verdadera cachetada a los lineamientos que estipula la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata para sus homenajeados.

 

Para los grandes conocedores de la historia que hay detrás de los 51 años que lleva el Festival de la Leyenda Vallenata, el homenajeado de este año, el samario Carlos Vives, se atrevió a romper las estrictas reglas que la Fundación ha estipulado para quienes han tenido la fortuna de ser aceptados por estos, y en consecuencia, ser reconocidos en el marco de la fiesta de acordeones más grande del mundo.

Fueron cuatro acciones de Carlos Vives las que no pasaron de agache, y que sin duda alguna para muchos fueron catalogadas como un grito de desobediencia que tenía un mensaje directo a la Fundación del Festival Vallenato, quizás diciéndoles que ya basta de tantos estereotipos y que se le debe reconocer su aporte al folclore vallenato a quien bien se lo merezca, independientemente de cualquier otra situación externa.

¿Pero cuáles fueron esos momentos?, deben estar preguntándose muchos que no notaron nada extraordinario en las diversas actividades que el samario realizó, no sólo en el Parque de la Leyenda sino además en los actos que se cumplieron durante todo el Festival.

 

Se bailó las piloneras 

En ese sentido, el primero fue durante el popular desfile de piloneras, para la Fundación del Festival estaba estrictamente prohibido que el homenajeado estuviera presentante durante el desfile de piloneras, una regla que hasta este año todos los homenajeados había cumplido al pie de la letra, sin embargo, para Vives esto no era posible, por ello se puso su traje típico para bailar el pilón, y encabezó el desfile.

Pero no sólo estuvo en el desfile, sino que además se robó todo el protagonismo, bailó con el público, se tomó fotos y hasta recibió uno que otro traguito de Old Parr. En redes sociales decenas de personas comenzaron a opinar sobre la actitud del samario, y como es apenas lógico comenzaron los cuestionamientos en contra de los homenajeados de años anteriores que poco a nada se dejaban ver en actividades como estas, desconociendo que la Fundación no les permitía hacer parte del desfile de Piloneras.

 

Le dio su puesto al ‘Abrazo guajiro’

Pero el hecho de que Carlos Vives saliera encabezando el desfile de las piloneras era apenas el abrebocas de una serie de acciones que, como ya se dijo, se convertirían en un mensaje directo para la Fundación, o por menos eso se entendió.

En el Parque de la Leyenda, durante el último día del Festival, se vivió otro momento importante, puesto que el samario cantó el tema que para la gran mayoría de amantes de la música vallenata es y será el himno del Festival, por supuesto que se trata del tema ‘Abrazo guajiro’.

Recordemos que por allá en el año de 1973, Carlos Huertas Gómez o más conocido como ‘El cantor de Fonseca’ se presentó con ese tema a participar en el concurso de canción inédita, y según se cuenta este no ganó porque el tema se llamaba el abrazo guajiro y no vallenato, quedando relegada y sin ningún tipo de reconocimiento por el Festival, pero que hoy cuenta con el cariño de la gente que todos los años en vísperas del Festival la canta y la pide.

 

Coronó al maestro Lisandro Meza

Es inaudito creer que el maestro Lisandro Meza no sea reconocido por el Festival de la Leyenda Vallenata como un ícono de la música vallenata, sus composiciones, la forma de tocar el acordeón, y lo más importante, el inmenso cariño que le tiene el público lo hacen más que merecedor de un reconocimiento por parte del Festival, reconocimiento que es sepultado año tras año sin explicación alguna.

Ante la negativa de la Fundación en reconocer a este verdadero ícono de la música vallenata, el samario Carlos Vives lo trajo a su Festival, lo subió al escenario y lo coronó, dándole el reconocimiento que merece. “Es unánime, Lisandro. Tengo que darte gracias por lo que has hecho por el vallenato”, dijo Vives sobre el acordeonero y cantante que tiene 126 trabajos discográficos en 60 años de trayectoria.

Otro que tampoco dejó pasar por alto este momento fue el reconocido periodista Jaime Pérez Parodi, “¿Y qué tal si coronamos a Lisandro?, Desde 1969 es un Rey sin corona, esta noche tendrá su corona, Carlos Vives sentó al veterano maestro (80 años), en un trono y le colocó su escurridiza diadema folclórica, buen gesto charles”, publicó en su cuenta de Instagram Pérez Parodi, junto a la imagen de Meza coronado.

El maestro Lisandro Meza llegó cantando el popular tema ‘El viejo migue’, posteriormente se sentó un trono dispuesto para él, y allí Vives lo coronó, haciéndole honor a este sucreño que le ha dado todo al folclor vallenato, esto en medio de la ovación del público asistente al Parque de la Leyenda Vallenata, quienes no salían de su asombro ante la osadía del samario que había llegado a romper todos los esquemas.

 

Le hizo justicia al Trirrey

Para nadie es un secreto la discordia que existe entre la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata y el trirrey vallenato Alfredo Gutiérrez, a tal punto que el maestro había asegurado que jamás volvería a la tarima del Festival, sin embargo, este no pudo decirle no a la invitación del samario a participar del Festival, fue por ello que lo hizo partícipe del show de cierre para reconocerle su trabajo en pro del vallenato.

Cuando el trirrey vallenato apareció en el escenario y abrió su acordeón para tocar y cantar ‘La cañaguatera’ llenó al público de una energía que sólo él sabe trasmitir, a tal punto que fue uno de los momento más emocionantes de todo el concierto.

Recomendada

En Cesar se desarrolla el programa ‘Hacemos pan, hacemos paz’

Con el programa “Hacemos pan, hacemos paz”, la Agencia para la Reincorporación y la Normalización …

Deja un comentario