Inicio / Ediciones Semanario / Los ‘pañitos de agua tibia’ de Libardo Cruz en Gamarra

Los ‘pañitos de agua tibia’ de Libardo Cruz en Gamarra

‘El tiempo perdido hasta los perros lo lloran’, esa es la premisa que ‘cae como anillo al dedo’ en el municipio de Gamarra, al sur del departamento del Cesar, debido al asecho que hoy provoca el río Magdalena sobre los comerciantes que tienen sus negocios al borde del importante afluente.
Con la llegada de las lluvias, el nivel del río Magdalena aumenta y con ello crece el nerviosismo de los habitantes de Gamarra, en especial de los comerciantes puesto que las aguas amenazan con traspasar con mucha facilidad el insipiente muro que trata infructuosamente de salvaguardar el pueblo.
El meollo de la situación radica en que muchos no entienden por qué cuando el río ha estado con el caudal bajo no se hacen los trabajos pertinentes para evitar lo que hoy está ocurriendo. Sin embargo, cuando el caudal del río aumentó, se ven algunos trabajadores contratados por la administración llenando costales de arena para detener el agua, situación que muchos califican como ‘pañitos de agua tibia’.
Según algunos de los moradores de las orillas del río, son cerca de 700 metros los que están en riesgo de que el agua los sobrepase y con ello nuevamente los habitantes de dicho municipio tengan que ver como sus casas y negocios se llenen de agua.
Pero este no es un problema nuevo, según comentó el concejal Julio Rojas Marín, desde que el municipio se instituyó existe esta problemática, pero ninguna de las administraciones que han pasado ni la actual, han podido darle una solución definitiva. “No es la primera vez que esto ocurre en Gamarra, este municipio viene sufriendo desde que se creó de las inundaciones, y es injusto que sabiendo que esto ocurre cada vez que hay época de invierno sólo se hacen obras cuando ya el río está metiéndose dentro del municipio, cuando ya no hay nada que hacer, lo único que hacen es tratar de aguantar las aguas pero la problemática sigue”, relató el Corporado.
De otro lado, el concejal Rojas planteó una solución definitiva para este problema, teniendo en cuenta que es conocedor que la administración del alcalde Libardo Cruz no cuenta con los recursos necesarios para darle solución definitiva a la problemática, sin embargo, conminó a la Gobernación del Cesar a tomar cartas en el asunto. “Aquí lo hay qué hacer, y sé de conocimiento que el municipio no cuenta con los recursos suficientes para contrarrestar esta problemática, pero tenemos a la Gobernación que es el papá de todos los municipios del departamento y es quien debe asumir la responsabilidad sobre estos municipio ribereños”.
Finalmente, el Corporado Rojas advirtió que sus declaraciones más allá de criticar al gobierno municipal lo que buscan es hacer un llamado para que se trabaje en pro de la comunidad, “muchas veces da un poco de cosa dar declaraciones en los medios de comunicación porque creen que uno está atacando la administración y no es así, lo único que estamos pidiendo es que se busque una solución, que se termine el amurallado del municipio de Gamarra en la parte frontal, en donde hace menos de seis meses hicieron un reparcheo por decirlo de alguna manera, quitando una de las atracciones que tenía el pueblo como lo era el muelle”.

Líderes comunales piden solución definitiva

Ante esta problemática, algunos de los líderes comunales del sector del comercio, que es el primero que se inunda en Gamarra, hablaron con La Calle y expusieron las necesidades que afrontan durante cada temporada de lluvias. Además, exigieron una solución de una vez por todas con la construcción de un muro lo suficientemente fuerte.
Rafael Miranda, presidente de la Asociación de Pescadores de Gamarra: “Están haciendo taponamiento con tierra y costales para que no se suba el agua, pero eso no es suficiente para detener la cantidad de agua que está bajando. Aquí se tiene que hacer un proyecto con Cormagdalena que es la que manda la parada, se debe hacer un proyecto bueno para esas aguas puedan ser canalizar hacia abajo. Esto se repite cada seis meses, siempre hacen el mismo trabajo, los trabajos cuando no quedan a media quedan mal hechos”.
Luis Alfonso Toledo Contreras, vicepresidente de la Junta de Acción Comunal del barrio El Comercio: “Siempre es la misma problemática, ¿qué es lo que ahora mismo estamos deseando para el municipio?, es decir en la parte de la orilla del río Magdalena, lo que se viene haciendo son pañitos de agua tibia, nada concreto en lo que se requiere, pedimos que se haga un proyecto que en realidad sirva de contención para que cuando las crecientes vengan tengamos la forma de no salir de aquí porque cuando el río se mete nos toca dejar todo tirado e irnos dejando todo. Esta es una situación que se puede solventar con tiempo, no en el momento que se presenta la creciente comienzan a meterle costales y emplear 15 o 30 personas, lo viable es tomar cartas en el asusto y hacer un trabajo serio”.
Elvia Milena Carrasquilla, presidenta de la Junta de Acción Comunal: “Me quiero dirigir como presidenta de la junta de acción comunal por tener una inquietud, que todos los que vivimos habitamos en este barrio y somos los afectados en las épocas de lluvias, quiero pedirle a todos lo que pueden hacer algo por este municipio, empezando por los funcionarios públicos de este pueblo, que nos busquen una solución a la salida de las aguas, tanto lluvia como la de las inundaciones, lo que pedimos es que se alce esta calle (calle 6 con carrera 3)”.
Semanario La Calle trató de conocer la opinión del alcalde Libardo Cruz frente a esta problemática pero fue no fue posible.

Recomendada

SIVA pide más compromiso ciudadano en las obras viales

La gerente del Sistema Integrado de Transportes de Valledupar (Siva), Katrizza Morelli Aroca, se mostró …

Deja un comentario