Sábado , marzo 25 2017
Home >> Opinión >> Columnistas >> ¡LOS PELIGROS DE DESPERTAR ENVIDIA…LO MEJOR ES LA PRUDENCIA!
Columnista MARIA EUGENIA

¡LOS PELIGROS DE DESPERTAR ENVIDIA…LO MEJOR ES LA PRUDENCIA!

 

Desde que el mundo es mundo siempre ha existido ese sentimiento que, a más de uno, no lo deja dormir y es el de la envidia, la cual se entiende cómo el deseo por lo ajeno, sentimiento de descontento y resentimiento generado por el anhelo de tener los logros de otra persona. A diferencia de los celos, con los que comparte cierta semejanza y con los cuales se confunde a menudo, la envidia puede traer muchos peligros.

¿COMO SE INICIA LA ENVIDIA EN EL SER HUMANO? La envidia empieza a surgir en los primeros años de vida, cuando el niño empieza a relacionarse con el grupo familiar y social, si el niño se siente amenazado en su terreno y en lo que el MÁS QUIERE, generara en él, un sentimiento de vacío, deseara a toda costa conseguir todo lo que no posee o cree que no puede poseer. Esto se manifiesta con pataletas, rabietas, por eso es necesario calmar esos disgustos con explicaciones lógicas y enseñándole a dar, para que con ello vaya aprendiendo a tolerar sus frustraciones y controlar las conductas impulsivas, así pues, de esta forma aprenderá a respetar las diferencias y valorar sus propias cualidades.

¿QUE ENVIDIAMOS? Se envidia las cualidades, los bienes, las metas de otra persona, las condiciones de trabajo, su apariencia (color de ojos, de piel, tono del cabello),las amistades su espiritualidad, su ropa, su estado de salud, su dinero, el amor que le tienen, sus habilidades sociales, su suerte, hasta su pareja. Por lo tanto, el envidioso o los envidiosos se sentirán enojados, tristes, deprimidos y ansiosos.

Socialmente la envidia es algo negativo o malo que NO SE DEBERÍA DE SENTIR y cuando se siente, se disimula y muchos son expertos. Entendida de esta manera, es posible concluir que la   envidia es la madre del resentimiento y hermana de la hipocresía.

¿POR QUÉ ENVIDIAMOS? Porque al compararnos socialmente con otros surgen nuestras carencias, pues siempre hay alguien mejor que nosotros.  Así, socialmente la llamada “ENVIDIA DE LA BUENA”, sería lo mismo que la “envidia de la mala”, pues en esencia se trata de una conducta negativa. El término tan popular de “envidia sana” no es más que una máscara y la envidia es envidia.

FACTORES DE RIESGOS:

  • Baja Autoestima
  • Frustraciones Personales
  • Inseguridad

La literatura científica revela que las mujeres adoptan más este sentimiento que los hombres (Aunque ellos no se quedan atrás) y se siente con intensidad en el rango de edad que abarca de 25 a 39 años.

¿EN QUE CONTEXTOS SE PRESENTA ESTO? Puede ser manifestada en cualquier entorno: familia (Hermanos, primos), amigos, vecinos (aquí se une el chisme), universidad, en la pareja, en las iglesias de cualquier denominación , en las profesiones (colegas de uno) y en el trabajo, siiii en el lugar de trabajo (Los celos y la envidia son una fuente de estrés laboral) y si estás viviendo esa experiencia de ser envidiado, lo mejor que puedes hacer es centrarte en tus relaciones personales, Las relaciones más importantes son las que mantienes con las personas que quieres. Al trabajo no vas a hacer amigos ni enemigos, basta con ser cordial.

¿ES FÁCIL DESCUBRIR A UN ENVIDIOSO? Es difícil descubrir al envidioso pues a veces se esconde a través de una apariencia amable, acogedora y simpática y otras se camufla en conductas de excesivo respeto, o excesiva admiración.

El envidioso considera que los demás consiguen las cosas con facilidad y sin esfuerzo, no es una persona generosa, si triunfa nunca se siente satisfecho, este sentimiento es muy perjudicial para quien lo siente y “muy peligroso para la persona envidiada”.

LEER...

Columnista Alfonso Suarez

NO SE HABLE MÁS… DE CORRUPCIÓN

Nadie piensa, donde todos se lucran; nadie sueña, donde todos tragan. La paradoja presente de ...

Deja un comentario