Inicio / Local / Los tatuajes: un mundo inmerso entre el arte, el tabú y la moda que se toma a Valledupar

Los tatuajes: un mundo inmerso entre el arte, el tabú y la moda que se toma a Valledupar

La cultura de los tatuajes representa un arte milenario, que ha trascendido todos los ciclos de la historia de la humanidad y que quizá es también uno de los primeros en conocerse en la tierra. Aunque este mundo cada vez más moderno y avasallante tiene un gran número de adeptos, aun en este siglo tiene sus detractores que bajo los cánones sociales y religiosos, guardan con fuerza la ideología de mantener la piel impía, libre de marcas de tinta.

Valledupar no ha sido ajena a esta práctica que es conocida y realizada por innumerables culturas alrededor del mundo, como muestras propias de sus raíces, creencias, tradiciones o como recientemente se ha habituado, una seña de una marca intrínseca de cada ser, de la esencia que cada quien quiere expresar y representar a través de los trazos dibujados en su cuerpo.

Lo novedoso, diferente y a la vez común que representa este arte, inspiró a un hombre que inicialmente no pensaba que ello le daría el sustento de su vida y la de su familia, y le daría el reconocimiento de una ciudad que aun camina en pro de expandirse y acoger las novedades del mundo.

Se trata de Jeremías Rangel, también conocido como ‘Kraken’, quien empezó su ahora prestigiosa carrera de tatuador a los 17 años, de una forma empírica, para distraerse en sus tiempos libres y por experimentar ese mundo extraño y aun señalado por algunas esferas de la sociedad.

Hoy con 32 años, 15 de ellos dedicados a la expresión artística de la tinta en la piel, reconoce el auge que esta ha tenido y la forma en que cada vez emerge más entre todas las generaciones.

“Aunque cuando empecé era un hobbie, ser tatuador es un arte muy bonita, que me ha dado para vivir a mí y a mi familia, y también me ha permitido conocer y a ayudar a muchas personas. Más que por el simple hecho de tatuarlos, que de por sí es un acto de confianza con una persona porque te la está depositando, es por los amigos que uno hace y que te permiten aportar un granito de arena para que de tu trabajo pueda salir algo bueno para otras personas”, dijo Kraken.

Con esto último se refiere a algunas jornadas de donación que tanto él como el gremio tatuador de esta ciudad han realizado en diversas oportunidades en las que ponen al servicio su tiempo, su trabajo, su dedicación y su pulso artístico para que con lo recaudado puedan ayudar a personas que lo necesiten.

La última de ellas fue precisamente para el pasado 24 de diciembre, donde con una maratónica ‘tatuatón’, lograron recaudar varios regalos para niños de las invasiones ubicadas en los sectores vulnerables de la capital del Cesar. Un tatuaje por la sonrisa de un niño en navidad fue la premisa que llevó a seis de estos artistas a entregar los ingresos de un día de su trabajo para conseguir juguetes para varios pequeños de un sector marginal.

Recomendada

La XXXIV Feria Nacional Equina le abre las puertas a la Cumbre de secretarios de Agricultura

En el marco de la Trigésima Cuarta Versión de la Feria Nacional Equina de Colombia, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *