Inicio / Opinión / Columnistas / ME EXCUSAN, UN PERMISO…

ME EXCUSAN, UN PERMISO…

Resulta satisfactorio para el alma de un ser humano el que la gente le reclame al productor literario o cultural de su trabajo que le publican los medios; en mi caso particular muchos en la calle ya me extrañan cuando en este semanario no aparece mi columna. Esos son como los aplausos que los artistas reciben cada vez que se presentan y el público le ovaciona su exitosa carrera; así lo recuerda un artista mexicano, quien se refiere a los aplausos que es lo único que el artista se lleva.

Hay muchos temas que avocar sobre la vida del Cesar, de Colombia y del mundo, me he quedado con los escritos sobre el barrio La Nevada, ‘La Ciudad Nevada’, como muchos de sus líderes y habitantes la sueñan, sobre el PAPA FRANCISCO, UN PAPA PARA LA ÉPOCA; sobre la necesidad de que el Balneario Hurtado tenga un extenso parqueadero para vehículos de toda clase, que albergue a miles y miles de personas de la ciudad y venido de todas partes, que gozan con las aguas medicinales del Río Guatapuri; de la PATRIA BOBA a la PATRIA DE VIVOS; igualmente seguir machacando sobre el exterminio de nuestra arborización, la cual requiere una salvaguarda institucional del gobierno local y cívica de los vallenatos, de lo contrario muy pronto seremos un área imposible de vivir, lo que aun se podría evitar si comenzamos ya.

Nunca he dejado de pensar en que el Cesar podría estar mejor; y su capital también, es una especie de ansiedad porque todo se recupere para vivir en mejores condiciones con todos los que nacieron aquí, y los que vinieron de cualquier parte, que son vallenatos también, con el único requisito que Aníbal Martínez Zuleta, condicionaba “Vallenato es todo aquel que quiere a Valledupar”. Eso nos falta a muchos, especialmente de aquellos que obtienen el favor popular de ser elegidos como Gobernador, Alcalde, Diputado, Concejal y Miembro de la Jal, sumado a aquellos nombrados en distintos cargos para servir al público; oficio muy cuestionado porque muchos se sirven a si mismos, antes de servirle a los demás; y lo digo porque he tenido esa bendición de Dios de ser Concejal, Personero, Secretario de Gobierno y Diputado, en todos los casos he puesto a prueba mi condición humana bajo el control de muchas circunstancias difíciles pero es la gente quien califica y descalifica y me someto entonces a ese veredicto y no solo en lo público, sino también en mi condición de Catedrático de Universidades Locales y de abogado en ejercicio.

Indudablemente que como ser humano todos tenemos fallas y errores; pero mi afán por aprender no termina y mi lucha por aportar mi experiencia por la gente del Cesar no cesa, por ello he tomado la determinación de hacer parte de este debate político, para la cual recibiré en próximos días el Aval de mi partido Liberal, del cual desde que inicié en su seno, no he tenido vacaciones ni licencia para ausentarme de su organización, leal y firme cualesquiera que sea su estado, éste propósito me obliga a retirarme temporalmente del periódico La Calle, en cumplimiento a la equidad que debe garantizar la transparencia del debate, la cual desarrollare con lo que tengo: mis ideas a través de los medios de comunicación y mis visitas personales en toda la geografía de mi Departamento; sin tener que apelar a los dineros sucios de los malos orígenes, que sé, que van a tratar de imponerse como siempre; pero creo en que “El estilo es el hombre” como lo dijo el Francés Georges Louis Leclerc – Conde De Buffon; y yo creo en esta regla del Ser Humano.

Mis agradecimientos a los lectores y a los Directivos del periódico La Calle, por la oportunidad de leerme y de publicar nuestras ideas, críticas constructivas, que sigo sosteniendo; y que de llegar a ser elegido serán parte de la agenda de trabajo para que el Cesar cambie de rumbo y de ritmo. MUCHAS GRACIAS… VOLVERÉ

Recomendada

ROBARON A DIOSELINO

“Justo es que pierda lo suyo, quien robar quiso lo tuyo.” Llegó sudoroso entre la …

Deja un comentario