Martes , noviembre 21 2017
Inicio / EDICIONES SEMANARIO / Mujeres que dejan huella en el Cesar
Mujeres que dejan huella en el Cesar

Mujeres que dejan huella en el Cesar

Son madres, hermanas, hijas, amigas, esposas, mujeres incansables que se han ganado un espacio de liderazgo en el ámbito en el cual se desempeñan, por ello Semanario La Calle las buscó para resaltarlas y convertirlas en referente para muchas otras. Es que sin importar cuán difícil sea el trabajo que realizan, están demostrando que en ellas no germinó el calificativo de que las mujeres son el sexo débil.

Natalia Carolina Linares González, joven deportista de salto largo; Gelca Patricia Gutiérrez Barranco, rectora de la Universidad del Área Andina; Sandra Arregocés Maestre, promotora cultural; Damaris Oñate de Flórez, pastora y líder espiritual; Leonor Zalabata Torres, líder indígena; Lisbeth Rosado primera dama del municipio de Valledupar y Andrea Ovalle, alcaldesa de La Paz, son las mujeres cesarenses que están demostrando que cuando se trabaja con sacrificio, y con Dios de la mano, no existe obstáculo que pueda detenerlas.

 

Natalia, la promesa del deporte

Natalia Carolina Linares González, tiene tres años dedicada al deporte, es muy risueña y soñadora, anhelos que de seguir por el camino que va los conseguirá muy fácilmente. Su mayor sueño es convertirse en una campeona olímpica, hacerse dueña de muchos records, además de ser un gran modelo que ilumine las grandes pasarelas del mundo.

Con apenas 14 años, Natalia es toda una promesa del salto largo no sólo del Cesar sino de todo el país, para muchos expertos en la materia ella será la heredera de la gran Catherine Ibargüen. Lo que ha ganado hasta ahora es su mejor carta de presentación, puesto que en los Juegos Suramericanos del año pasado ganó tres medallas de oro, ha participado en todas las fases de los Juegos Supérate demostrando grandes cualidades. Inició en el mundo de las competiciones en los Juegos Freska Leche en la ciudad de Bucaramanga, en donde obtuvo tres medallas y dejó con la boca abierta a todos los que la vieron competir.

“Lo que más me apasiona del deporte es la unión, la disciplina que uno cuando se mete en este cuento, cuando estás dispuesta a dar la lo mejor de ti, cambia completamente la personalidad y también que se conocen muchas personas y es algo que me agrada muchísimo”,

“Las mujeres somos capaces de todo, tenemos las mismas capacidades que ellos, por eso mi mensaje para todas las mujeres es que no hay que tener pena de nada, somos fuertes, somos bellas y hay que seguir adelante y sacar el nombre de nuestro país adelante”, dijo la bella Natalia como mensaje para todas las mujeres que todavía temen empoderarse de sus vidas y ser protagonistas.

 

Gelca le cambió la cara al Areandina

No hay en Valledupar y gran parte del departamento, quien no sepa quién es Gelca Patricia Gutiérrez Barranco, se ha ganado su reconocimiento a pulso, puesto que convirtió a la Fundación Universitaria del Área Andina en el centro educativo de formación superior en uno de los más importantes de todo el Cesar y el sur de La Guajira.

Gutiérrez Barranco, es ingeniera industrial, especialista en Docencia e Investigación Universitaria y Gerencia de Empresas, además es candidata a una maestría en Desarrollo Tecnológico, pero más allá de todos sus títulos, su esencia muestra una mujer amable, entregada a su trabajo, y lo más importante, muy cercana a Dios.

Tiene nueve años al frente de la Universidad del Área Andina sede Valledupar, y para medir por encima su impacto al frente de dicha universidad, vale la pena acotar que cuando comenzó encontró una universidad con 300 estudiantes, hoy por hoy cuenta con cerca de 4 mil estudiantes. No cabe duda que es una mujer que tiene todo el talente para sacar adelante cualquier proyecto que se tire encima.

“La limitante está en la mente, por eso invito a todas las mujeres a creer en todo el potencial que Dios ha puesto en todas nosotras, creo que no en vano la mujer es la guarda, la semilla, la conserva durante nueve meses, es la que tiene esa responsabilidad de cuidar una nueva vida, de multiplicar la especie humana. Las mujeres tenemos toda la capacidad para avanzar en el mundo sin tener necesidad, yo diría muchas veces que son mitos, del acoso o persecución, yo tengo que confesar y reconocer que nunca he tenido ese tipo de problemas”, dijo Gutiérrez a todas las mujeres del Cesar,

 

Sandra, la batalladora del folclor

Sandra Arregocés Maestre, de ella se puede decir que nació en el marco de la Plaza Alfonso López de la capital vallenata, creció escuchando a los grandes compositores y juglares vallenatos, lo que le insertó en la piel y la sangre todo el folclor de la cultura vallenata.

En su infancia vio a Consuelo Araujo Noguera ‘La Cacica’ luchar por el vallenato, además su padre fue jurado del Festival y la llevaba a escuchar todas esas melodías. Esa pasión por resaltar el vallenata la convirtieron en todo un referente del vallenato femenino, y la prueba está en que sus ojos se iluminan cuando habla de esta música que tanto la apasiona por ello es fundadora del Festival Vallenato Femenino que va para su segunda edición este año.

“Siempre quise cantar música vallenata, pero me decían que eso no era para gente decente, eso no es para niñas de su casa, eso no lo puedes hacer, Dios escuchó los deseos de mi corazón entonces pude grabar música vallenata, le he dado la vuelta al mundo, pero también he sufrido algo y es la discriminación de la mujer en la música vallenata”, contó Sandra.

Entre líneas esta folclorista les envió un mensaje a todas las mujeres. “Es por eso que estoy luchando para que todas las mujeres de Colombia que cantan, tocan y componen música vallenata, que han estudiado y lo hacen con excelencia puedan tener un Festival Vallenato Femenino y puedan venir a esa tarima y decirle al mundo que nosotras estamos preparadas paradas para cantar en los mejores escenarios”.

 

Pastora Damaris, una mujer cargada de espíritualidad

Damaris Oñate de Flórez, Pastora de la Iglesia Cejes Central, tiene 24 años entregando su don de ser un faro que acerca a Dios a sus feligreses en la mencionada iglesia al lado del Pastor Ángel Flórez León.

Su principal pasión es trabajar con niños, actividad que hace desde hace muchos años, ya que es maestra. En la iglesia se dedica al ministerio de alabanza, además de ser la consejera de los más jóvenes. “Me apasiona ser una adoradora para Dios y eso quiero impregnárselo a todo el equipo de alabanza”, dijo la Pastora. Pero esta no es su única responsabilidad, también trabaja con las mujeres enseñándoles sobre el hogar y la responsabilidad de ser madres, lo mismo con las mujeres que todavía no se han casado.

“La decisión que seamos mujeres es de Dios, y él nos hizo a su imagen y semejanza. En cada lugar, en cada espacio, en cada tiempo, con cada talento y don de las mujeres Dios tiene muchos planes y propósitos. Quiero decirle a las mujeres que realmente es una bendición ser mujer, tenemos muchas capacidades, una de ellas es ver el mundo de una manera diferente, de una manera sabia, de una manera edificadora”, dice la Pastora Damaris a todas las mujeres que aún no se atreven a ser líderes.

 

Leonor, incansable luchadora de su pueblo

Leonor Zalabata Torres, arhuaca de la Sierra Nevada de Santa Marta perteneciente a la Confederación Indígena Tayrona, es Comisionada de Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas en Colombia, ha realizado estudios en universidades como la Nacional de Medellín, la Pontificia Universidad Javeriana, y todos sus estudios están relacionados a lo social, lo que de alguna manera la han convertido en lo que hoy es.

Su trabajo en pro de los pueblos indígenas ha sido vital para que se firmara la declaración de los derechos de los pueblos indígenas del mundo, estuvo en las mesas de trabajo para de la conformación de la Constitución de 1991, además trabajó con las Naciones Unidas, y es una firme defensora de los Derechos Humanos, entre otras.

“Yo creo que la mujeres es tan importante como el hombre, todos tenemos una función que cumplir, una misión que llevamos como persona, pero nosotros pensamos que la complementariedad entre el hombre y la mujer es esencial para la familia y la sociedad. El tema es que hemos sido relegadas o hemos tenido un trato por debajo de la dignidad, esa forma como la sociedad mayoritaria trata a las mujeres como si fueran de su propiedad, yo creo que eso no nos dignifica”.

“Las culturas son distintas, la visión que tenemos cultural es distinta, por ejemplo en la cultura de nosotros la mujer es la tierra, por eso es la madre esto nos da un significado importante, nos dimensionan con una trascendencia vital para la generaciones, entonces el valor de las mujeres tiene que ver mucho con los valores de una cultura”.

 

Lisbeth trabaja en pro de las familias vallenatas

Lisbeth Rosado Ahumada, la primera Gestora Social de Valledupar, y esposa del alcalde Augusto Daniel Ramírez, es administradora de empresas, estudió ocho semestres de diseños de modas, y si principal calificativo es, sin duda alguna, una de las gestoras sociales más reconocidas en el departamento.

Frente al trabajo que como gestora realiza afirmó. “Amo todo lo que hago, pero hay una parte que me toca mucha en mi corazón, digamos que me siento más responsabilidad cuando he llegado a esos hogares de escases en todos los sentidos, y que junto a mi equipo y todas las fundaciones con las que nos articulamos podemos sacar adelante esas familia de manera integral”.

La Gestora Social también le envió un mensaje a todas las mujeres: “A todas estas mujeres que lideran procesos, quiero decirles que es una oportunidad de poder ayudar a los demás y hacerlo bien, pero que nunca perdamos la esencia de ser mujer pues las posiciones puede cambiar a la gente, quizás el dinero o lo cargos, pero si tenemos bien claro nuestro roll como mujer creo que podemos hacer más de lo que nosotras mismas en algún momento hemos creído”.

 

Andrea, la alcaldesa que se la juega por la paz

La alcaldesa de La Paz, Andrea Ovalle Arzuaga, es otra de las líderes reconocidas del Cesar, desde que tomó las riendas de su municipio, comenzó a figurar no sólo en la escena política, sino en todo el país, puesto que gracias a su gestión logró poner a su localidad como foco para la inversión en recursos del postconflicto.

Ovalle Arzuaga tiene una gran responsabilidad, ya que fue designada como una de los mandatarios que representará a los municipios ante el OCAD Paz (Órgano colegiado de administración y decisión Paz), su trabajo le dará una gran responsabilidad ya que será responsable de definir los proyectos de inversión que tengan entre sus fuentes de financiación recursos de la Asignación para la Paz.

“Agradezco en primera instancia a Dios y  al Gobierno Nacional,  que ha depositado en mí, su  confianza, para que asuma la designación de representar a los Municipios del País en el nuevo OCAD Paz; comparto con mi comunidad, este nuevo logro, que no es más que el reconocimiento a nuestro trabajo y esfuerzo por construir senderos de paz en nuestra región.” Manifestó la Alcaldesa al enterarse de este importante nombramiento que resalta la importancia de la mujer cesarense.

Recomendada

Rafael ´Wicho´ Sánchez, homenajeado por el Concejo Municipal de Valledupar.

Rafael ´Wicho´ Sánchez, homenajeado por el Concejo Municipal de Valledupar

El Concejo de Valledupar les entregó una nota de estilo a los familiares del reconocido ...

Deja un comentario