sábado , septiembre 22 2018
Inicio / Opinión / Columnistas / NO SE ACEPTAN RENUNCIAS

NO SE ACEPTAN RENUNCIAS

Tener un sueño no garantiza el éxito inmediato. Algunos teniendo determinados sus sueños emprenden el camino hacia proyectos que tienen claros en su mente. Toman la decisión de caminar y se deben enfrentar a obstáculos que necesitan ser superados.
Muchos comienzan a creer firmemente en sus sueños y se apasionan tanto que no descansan hasta verlos materializados. Sin embargo, en ese camino hacia la consumación de ellos, existe brechas que hacen que el recorrido sea dinámico y con diferentes niveles que nos permitan ir creciendo en el proceso para que eso que vamos a lograr pueda ser sostenible.
Ningún sueño se cumple de la noche a la mañana. Todos requieren un esfuerzo. Cada sueño que llega a tu mente va a ser probado y se necesita demostrar que estamos bien comprometidos y apasionados con eso que ningún obstáculo u oposición puede hacernos desistir de él.
Hay momentos en los que estamos accionando y vemos todas las puertas cerradas, eso nos hace pensar que es tiempo de renunciar. Tocamos puertas, buscamos la forma y no se dan las cosas. Es en ese tiempo en el que tu sueño está siendo probado, esa es la oportunidad para demostrar qué tan dispuesto estás para luchar hasta verlo hecho realidad.
Cuando un equipo de fútbol va a un campeonato mundial va con un sueño de ser campeón. Ellos no se rinden ante el primer partido perdido. Una vez perdido plantean una estrategia diferente, se levantan nuevamente con la visión clara a buscar la forma de ganar el próximo partido y darlo todo en la cancha.
Después del partido perdido de Colombia contra Japón, José Pekerman dijo “quien se levanta con ganas después de una caída, tarde o temprano alcanza el éxito”. Pudimos ver claramente la gran victoria que se gestó en el siguiente partido. De esa misma forma opera cualquier tipo de sueño de una persona.
En el camino hacia ser campeones vamos a tener rivales más fuertes, vamos a perder algunos partidos, nos van a meter algunos goles, y también nos van a tapar los goles que intentemos meter. Cuando no estemos ganado nos van a criticar, nos van a juzgar, nos van a querer sacar del campeonato. Pero ese no es el fin, el fin lo determinas tú.
Todos los hombres exitosos han tenido fracasos, han perdido batallas, sin embargo, la guerra la ganan sólo aquellos que están dispuestos a aprender de esos fracasos, a levantarse con más fuerzas después de las caídas. Esos que buscarán una nueva estrategia para lograrlo, que no descansarán hasta ver cumplidos sus sueños.
Se necesitan personas enfocadas y apasionadas que puedan generar la realidad que tienen en su mente, en su corazón y en sus palabras para llevarla a sus acciones. Personas guerreras y valientes que se atrevan a desafiar las circunstancias, sin esperar ver las cosas creadas porque se emprenden la creación del mundo que desean.
Si decidiste emprender el camino hacia tu sueño no renuncies, no te rindas. Los obstáculos te harán más grande y te prepararán para recibir las grandes victorias.
Un ganador es alguien que lo intentó una vez más que no renunció ante ninguna dificultad, sino que buscó y lo volvió hacer hasta que sus ojos lo pudieron ver.
Desistir es de cobardes, los grandes sueños no aceptan renuncias.

Recomendada

ES EL TIEMPO

Desde que nacemos queremos acelerar los tiempos de nuestra vida. Los padres anhelan que pasen …

Deja un comentario