Inicio / Notas Diarias / Obras a la deriva en el Cesar

Obras a la deriva en el Cesar

El boom que vivió el departamento del Cesar hace unos años atrás en la administración del gobernador Luis Alberto Monsalvo, en donde se comenzaron a edificar obras a lo largo y ancho de este territorio, ha dejado un sinsabor en muchos cesarenses, puesto que los proyectos que hoy deberían estar beneficiando a la comunidad presentan dos situaciones, o no se han terminado o se han deteriorado demasiado rápido. Hoy les presentamos el estado actual de algunas de esas obras a las cuales les sigue faltando el centavo pal’ peso.

Obras son amores, pero cuando se hacen bien hechas y pueden ser plenamente disfrutadas por la comunidad, pero en el departamento del Cesar encontramos algunas obras que no han servido para el disfrute de los cesarenses, las inversiones en los proyectos que identificamos llegan casi a los 100 mil millones de pesos, recursos que en su mayoría salieron del Sistema General de Regalías y que si no se toman medidas urgentes terminarán en saco roto.

En municipios como San Alberto, Aguachica, La Gloria, Chimichagua, El Copey, Pelaya y Valledupar hay obras que podrían terminar convertidos en ‘elefantes blancos’, aquí algunos de los estados actuales.

Polideportivo El Progreso, en San Alberto: Esta es una obra que tiene más de cuatro años ejecutándose, en la cual se invirtieron alrededor de 3.500 millones de pesos, y pese a que la obra está prácticamente terminada, la comunidad aun no puede disfrutar de este escenario deportivo, situación que tiene inconforme a los habitantes. Según ha manifestado el secretario de Obras del departamento, Federico Martínez, la obra se está liquidando y sería entregada a Comfacesar para que sea este el que se encargue de ponerla al servicio de la comunidad, sin embargo, en ese proceso llevan más de un año, mientras tanto la maleza hace de las suyas y se traga este escenario deportivo que bastante falta le hace a la comunidad.

Patinodromo de Aguachica: Hace dos años aproximadamente entró a operar el Patinodromo de Aguachica, pero no había pasado ni un mes, cuando la comunidad ya había comenzado a denunciar que la pista se estaba deteriorando, sin embargo, nadie prestó atención. Hoy este escenario deportivo se encuentra cerrado al público puesto que las grietas en la pista y demás daños que la tienen fuera de servicio. Vale la pena resaltar que en este proyecto la administración departamental invirtió cerca de 10 mil millones de pesos de los recursos de regalías.

Plaza de Mercado Público de Pelaya: El mercado público del municipio de Pelaya hace parte del tutiplén de obras que se encuentran a lo largo y ancho del departamento del Cesar a las que les faltó ‘el centavo para el peso’, puesto que fue inaugurada con ‘bombos y platillos’, y hasta el momento dicha infraestructura no se ha podido utilizar. La obra ha tenido dos traspiés, el primero fue por las conexiones eléctricas que no tenía y ahora el nuevo problema radica en que no le hicieron conexiones al alcantarillado y los desechos generaban molestar entre los comerciantes quienes decidieron salirse del sitio e irse nuevamente a la calle, hoy el mercado no está en uso y los vendedores están invadiendo el espacio público. La inversión en este proyecto estuvo cercano a los mil 200 millones de pesos.

Parque Principal de Ayacucho: En el municipio de La Gloria hay otra obra de la administración anterior que tienen a los habitantes molestos, se trata del parque principal del corregimiento de Ayacucho, el cual fue remodelado por una inversión de mil 100 millones de pesos. Hoy la cubierta de la tarima fue arrasada por un vendaval lo que generó dudas sobre la calidad de la obra, además pese a que ya han trascurrido cuatro meses desde que el hecho se registró, no hay quien dé la cara para solucionar los daños, en noviembre serán las fiestas patronales del mencionado corregimiento y la comunidad se pregunta si para la fecha ya estará lista.

Hospital San Roque de El Copey: Esta obra ha tenido las mil y una prórrogas, se está construyendo hace aproximadamente 4 años y todavía no tiene fecha de entrega, puesto que el último plazo era para este mes de julio y todavía no está listo. Este medio conoció que le tuvieron que cambiar la cubierta porque no cumplía con las especificaciones que están en el contrato, lo que ha generado más retrasos, y la cereza del pastel es que el patio del hospital fue invado, por lo que será un nuevo chicharrón que resolver. Las obras del nuevo Hospital San Roque de El Copey se están construyendo con recursos del OCAD por valor de ocho mil 600 millones de pesos.

Parque El Terminal de Chimichagua: Cerca de dos mil millones de pesos es la inversión que hizo la administración departamental anterior en este proyecto, pero al igual que todas las obras que estamos reseñando en este artículo, el proyecto es un fiasco, toda vez que los comerciantes que iban a utilizar las colmenas alegan que estas no están bien hechas y hoy no están en uso. El Parque Terminal parece más un elefante blanco que un espacio que le iba a poner orden al comercio y el transporte de pasajeros del municipio.

Estadio Armando Maestre Pavajeau: Esta es quizás una de las obras que más indignación causa en entre los vallenatos y cesarenses, puesto que se supone que en que lo que hay construido se han invertido 59 mil millones en la primera fase, que debía contar con silletería, las dos tribunas terminadas y mejores acabados, pero la obra quedó a media, sin olvidar que cuando llueve los espectadores deben correr porque el techo es deficiente y permite el ingreso del agua. Un ejemplo de la mala planificación está en que en el municipio de Sahagún (Córdoba) se construyó el Estadio de Fútbol Armando Tuirán Paternina, con capacidad para 4.000 espectadores, el costo fue de 15 mil millones, casi tres veces menos que el Armando Maestre.

 

‘No hay planificación’ Carlos Osorio

Lo que muchos se preguntan es cómo es posible que estas obras, y muchas más que tienen problemas no son intervenidas por los entes de control, hay un silencio que los vuelve cómplices antes estas situaciones. Al respecto el veedor de recursos de regalías del departamento, Carlos Osorio, nos entregó algunas apreciaciones frente a lo que él, desde su conocimiento como veedor, ha podido identificar frente a esta situación con tantas obras sin terminar o mal hechas.

“Una de las situaciones que hemos encontrado en las obras inconclusas en el departamento está en la falta de autoridad, los gestores de gasto no han tenido la responsabilidad suficiente para la terminación de las obras y han sido permisivos con los supervisores de obras y con las mismas interventorías que han sido frágiles, aprueban una obra en la cual la planificación no está bien desarrollada”, aseguró Osorio.

Además de ello advirtió que la falta de planificación en las obras es otro factor determinante para que estas no lleguen a feliz término, “comienzan haciendo una obra con un monto, pero terminan gastándose más recursos dándole prorrogas y prorrogas que duran hasta cuatro años, y eso indica que existe una mala planificación”

Finalmente, el veedor le lanzó algunas puyitas a los entes de control que parecen paquidérmicos, “lamentablemente los entes de control, como la Contraloría General de la República, que le han quitado el control preventivo, sino que tienen acceso al control posterior, y eso lo veo débil en los Entes, porque no le dan potestad para intervenir en una obra desde su inicio”.

Recomendada

Sena certificó a 30 guías de tránsito de Valledupar como técnicos en seguridad vial

El Sena Regional Cesar aporta a la calidad en el cumplimiento de las normas de …

Deja un comentario