miércoles , agosto 15 2018
Inicio / Opinión / Columnistas / PLAN NACIONAL DE DESARROLLO

PLAN NACIONAL DE DESARROLLO

Es el documento que sirve de base y provee los lineamientos estratégicos de las políticas públicas formuladas por el Presidente de la República a través de su equipo de Gobierno. Su elaboración, socialización, evaluación y seguimiento es responsabilidad directa del DNP.

El PND es el instrumento formal y legal por medio del cual se trazan los objetivos del Gobierno permitiendo la subsecuente evaluación de su gestión. De acuerdo con la Constitución política de Colombia de 1991 en su artículo 339 del Título XII: ‘Del Régimen Económico y de la Hacienda Pública’, Capitulo II: ‘De los planes de desarrollo’, el PND se compone por una parte general y un plan de inversiones de las entidades públicas del orden nacional.

En la parte general se señalan los propósitos y objetivos nacionales de largo plazo, las metas y prioridades de la acción estatal en el mediano plazo y las estrategias y orientaciones generales de la política económica, social y ambiental que serán adoptadas por el gobierno.

En el papel es fabuloso, pero en la práctica es asqueroso.

El propósito general del actual Plan Nacional de Desarrollo del presidente Juan Manuel Santos es: ‘Todos por un nuevo país es construir una Colombia en paz, equitativa y educada’. Lastimosamente no somos un nuevo país, no hay paz, cero equidad y carecemos de mucha educación.

La paz, la equidad y la educación conformarían un círculo virtuoso. Una sociedad en paz podría focalizar sus esfuerzos en el cierre de brechas y por ende invertir recursos en mejorar la cobertura y calidad de su sistema educativo. Pero no ha sido así. La corrupción sigue rampante como el primer día y éste sí parece haber sido el plan del Gobierno, pues donde el Estado ha estado involucrado ha habido robos sin compasión, pérdidas económicas, cierres de entidades y presos de cuello blanco en todas las ciudades.

El próximo presidente de la República tiene una titánica misión y es devolvernos la confianza estatal que hemos perdido, la tranquilidad de saber que vamos a poder invertir en inmuebles porque el gobierno nos respaldará y poder vivir en verdadera paz que va más allá de una firma con impunidad, simplemente vivir tranquilos, entre otros. En estos momentos más allá de un partido o ideología, necesitamos una persona con capacidad de ejecución, impermeable a la corrupción y que sepa escoger muy bien su coalición, es lo mínimo que pedimos. Así que no perdamos la esperanza y demostremos que los buenos somos más, que el futuro es ahora, y que siempre estaremos con la mano firme y el corazón grande, con legalidad, emprendimiento y equidad.

Recomendada

¿POR QUÉ BOGOTÁ NO TIENE METRO?

“Por lo mismo que muchos pueblos no tiene agua potable” Colombia se encuentra rezagada en …

Deja un comentario