Lunes , agosto 21 2017
Inicio / Editorial / Que se acabe la dictadura de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata

Que se acabe la dictadura de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata

Nuevamente la Fundación Festival de La Leyenda Vallenata, manda un arponazo dictatorial a la cultura vallenata, porque aunque no todos podemos saber de vallenato, pero lo vivimos y obviamente nos interesa lo que pase alrededor de los homenajeados, pero esta nueva estocada que acaba de dar la Fundación, debería de servirnos para reflexionar en varias cosas. La primera, tenemos que decir que la Fundación, se ha reconocido a nivel mundial, ha venido creciendo, todos los años vemos que innova, la tecnología cada vez es mejor, pensamos que hay muchas cosas por mejorar como por ejemplo los sobrecostos en la boletería, el tema de seguridad, parqueadero, y la logística; pero realmente a la Fundación hay que decirle que ha tenido mejorías en varias cosas. Ahora, en lo cultural, en lo que significa escoger al homenajeado, creo que deberíamos de participar todos, porque si la Fundación está hoy en un proceso en la que no ha decidido, con respecto a quien le pertenece el parque de la leyenda que se hizo con recursos públicos y que dejaría una brecha en legislación, en la que diríamos que gente que hoy administre bienes públicos como por ejemplo el Estadio de Valledupar, podría pasar en propiedad de fundaciones cuando son administrados por ella, entonces el Parque de La Leyenda, después que el Consejo de Estado decida que es de la Fundación o que realmente es del municipio. Hoy eso está en un limbo, lo administra La Fundación y como decimos, como operador muy bueno porque le da organización, vende sus eventos, trata de brindar un buen espectáculo; pero donde no son organizados, es la hora de escoger quién realmente va a ser el homenajeado como ha pasado en este año, que nos parece un irrespeto que escojan a Carlos Vives, cuando existen personas que le han aportado más al folclor… hay que recordarles a esta gente de la Fundación, que el festival nació para homenajear aquellas personas que le aporten al Festival de la Leyenda Vallenata, como por ejemplo lo hizo con un nuevo homenaje, que no sé si en los 100 años van a volver a homenajear a ‘La Cacica’ Consuelo Araujo Noguera, que lleva dos homenajes, a Alfonso López Michelsen, que lleva dos homenajes, y a Rafael Escalona que lleva dos homenajes., habiendo tantas personas en cola; por ejemplo Alfredo Gutiérrez, que cantaba vallenato desde que se creó el Festival Vallenato, que ha sido de los máximos aportantes, adicionalmente a eso ha sido Rey Vallenato en tres ocasiones… ¿Quién más que Alfredo Gutiérrez para ser homenajeado? Y ni hablemos de Jorge Oñate, que hoy tiene en su mismo municipio un Rey de Reyes, tiene de vida musical los años que tiene la fiesta más grande del vallenato y que creo que es uno de los artistas que tiene más clásicos y más éxitos en la música vallenata; no entendemos cómo pasan por arriba de eso para dar esta distinción a una persona que si es muy buen artista, una persona que se ha presentado en muchas ocasiones en el Festival Vallenato, que es reconocido a nivel internacional, pero que no tiene el bagaje, la fuerza, la trayectoria y la tradicionalidad que tiene Jorge Oñate y el mismo Alfredo Gutiérrez.
Al mismo tiempo, a este tema hay que acotarle la polémica que ha tenido durante los últimos años la elección del Rey Vallenato, porque de esta misma escogencia del homenajeado han salido varios comentarios, como que es para pagarle el favor por no haberle escogido al Rey de Reyes a Cristian Camilo Peña, el acordeonero sustituto de Carlos Vives… que se escoge en tarima quien es Rey Vallenato y no al que toque más, que se disgusta el pueblo vallenato porque los participantes pagan un billete al jurado. Este tipo de cosas como es la escogencia de los piloneros, de los reyes de piquería, de canción inédita, del homenajeado y de los reyes vallenatos, tienen que darle la participación al pueblo; ahora existen muchas herramientas tecnológicas para que la gente participe y vote; los premios hoy se caracterizan por tener esa trayectoria donde todos podemos votar y de esa manera hacemos que este tipo de concursos sean más participativos, transparentes y democráticos y no que desde una mesa de junta se escoja desde ya quien va a ser un Rey vallenato, quién va a ser homenajeado, porque le resta credibilidad al festival y esto es un evento que se ha convertido en patrimonio cultural de Colombia y que nos interesa no solamente a los que vivimos en Valledupar, sino a todo el mundo.

Recomendada

La lambonería, la principal arma del politiquero

Nuevamente estamos decepcionados de la política y de la justicia, pero a la vez podemos ...

Deja un comentario