Inicio / Notas Diarias / Sede de la Universidad Nacional en el Cesar no tiene plata para arrancar

Sede de la Universidad Nacional en el Cesar no tiene plata para arrancar

En una pantomima terminó la aseguración de los recursos que el gobierno destinaría para la universidad Nacional sede La Paz, la cual han anunciado con bombos y platillos en más de una oportunidad la dirigencia política del departamento. Al parecer el cuento que lleva alrededor de cinco años de iniciado, aún le falta mucha tela por cortar, toda vez que los 20 mil millones de pesos que se requieren para que el claustro educativo asegure su funcionamiento en forma y brinde la oferta académica a la región aún no están ni en el papel.

El dedo en la boca les terminó metiendo, el Ministro de Hacienda Mauricio Cárdenas a los líderes del Cesar, en septiembre del año pasado en su visita a Valledupar, oportunidad en el que fue recibido por el gobernador Franco Ovalle, alcaldes y congresistas del departamento, para ese entonces el mandatario cesarense anunció que, “en visita a la Universidad Nacional Sede La Paz, Ministro de hacienda, Mauricio Cárdenas, garantizaría los recursos para el funcionamiento de la institución.”

Pero que el gobernador anunciara con tanta emoción esta noticia para el departamento obedeció al embuste que el mismo jefe de la cartera de Hacienda les metió tanto a él como a la dirigencia del departamento, puesto que Cárdenas dijo que “la semana entrante cuando se apruebe el presupuesto general para el 2018, lo importante es que ya se cree la partida en el presupuesto que se llama Universidad Nacional sede Caribe, que tenga los primeros recursos para el primer semestre y para el preuniversitario, que al final hayan mil estudiantes, que tengamos los recursos para traer los docentes que van a venir a enseñar acá.”

 

Se dejaron engañar

Pero no fue solo al gobernador a quien se le abrillantaron los ojos con la noticia, el otro fue el senador José Alfredo Gnecco quien no perdió oportunidad para sacar pecho y decir que él era parte del supuesto logro, manifestando haber patinado que en la aprobación del presupuesto nacional se incluyera la plata de la Nacional sede Caribe, sin embargo, su gestión también quedó en entredicho, porque la realidad en cuanto a esa plata hoy es otra.

El patín en el que el gobierno Nacional montó al departamento del Cesar en cuanto a esta sede se conoció porque a vísperas de ser entregada por completo, a la cuenta de la universidad Nacional no ha entrado un solo peso para esta sede, es decir los 20 mil millones de pesos que supuestamente estaban en el presupuesto del año que va corriendo, nunca estuvieron contemplados.

Pero ahí no para la cosa, una fuente interna de la universidad en Bogotá contó que en repetidas ocasiones esta casa de estudios le ha solicitado citas al Ministerio de Educación a las que esta cartera le ha salido con evasivas, es decir le están bailando el indio. Cabe resaltar que a esta fecha el gobierno Santos está prácticamente en cierre para la entrega de su gobierno al nuevo presidente, quien se posesionará el próximo 7 de agosto.

Tras la posesión del nuevo mandatario nacional este deberá pasar el presupuesto para el año 2019, el cual deberá ser aprobado por el Congreso en octubre de este año, sin embargo, la pregunta del millón es si la plata que se necesita para que la sede de La Paz arranque estará en este, de ser negativa la respuesta, los cesarenses no solo se quedarán esperando este semestre para ver la Universidad Nacional en un hecho, sino que para el primer semestre del próximo año tampoco será.

 

La recibieron ¿y qué?

Más de cuatro años y una inversión que supera los 55 mil millones de pesos adornan el tortuoso camino que ha atravesado la construcción de la Universidad Nacional sede La Paz, claustro que han entregado en diversas fechas pero que solo hasta hace poco al parecer se empezó a convertir en realidad. Este proyecto contó con la inversión de recursos del Sistema General de Regalías del departamento.

Desde finales del mes pasado la Gobernación del Cesar comenzó a entregarla a una comisión especial que envió la rectora Dolly Montoya Castaño desde Bogotá, sin embargo, se conoció que pese a que el contrato se terminó quedaron varios pendientes, los cuales se resolverán por parte de la universidad o a través de las pólizas del contrato, porque la casa departamental dijo que más plata para eso no había, es decir lo que fue, fue, a lo que se le suma que ni el Gober ni la Nacional quisieron darle más prorrogas al asunto.

Dentro de los pendientes que se conoció quedaron el encerramiento de la infraestructura, proyecto que deberá empezar a licitar la misma universidad, puesto que esta parte corre por su cuenta, según se conoció se hará en un término de seis meses. Por otro lado, los detalles mínimos que vayan saliendo de esta obra se irán corrigiendo con las pólizas de seguro de este proyecto.

Pese a que para que se dé la contratación de la planta docente se necesita primero que arranque el primer semestre académico, (lo que está en veremos) se conoció que, si el funcionamiento de la Nacional llega a ser un hecho, los docentes que estarán a cargo de los programas académicos serán de la región y que ejercen en otras partes del país.

Frente a este panorama La Calle consultó al presidente de la Corporación departamental y al diputado Julio Casadiegos, este último desde el gobierno anterior venía cuestionando la demora y las prórrogas dadas a este proyecto. “En el departamento del Cesar carecemos de planeación de poder llevar a feliz término las obras que se desarrollan desde el departamento del Cesar y la nación, pareciera que hubiese un corto circuito muchas veces. porque hoy ya se ha sacado publicitariamente que estaban garantizados los recursos para el funcionamiento de esta universidad, obra que también le ha generado detrimento al departamento, que ha estado en la lupa de los organismos de control  de la Duma porque como diputado hemos estados atentos a esta y a muchas obras del Cesar”, aseveró Casadiegos Navarro.

Por su parte el presidente de la Duma dijo que, “con la molestia de todos los que hemos estado esperando esta obra vemos que hay unos avances significativos, sin embargo, vale anotar que la universidad aún no ha recibido el proyecto, aunque hablan de avances del 96% que faltan algunos detalles, pero el tema es que dichos detalles parecen ser necesarios para poder recibir y funcionar” dijo Omar Benjumea.

Quien además mencionó que dichos detalles son de agua y hacer unas pruebas eléctricas.

La Calle intentó entablar comunicación con el Senador José Alfredo Gnecco, para conocer en qué va el tema de los recursos para el funcionamiento de la universidad, pero este no respondió su abonado teléfono.

Asimismo, con la Alcaldesa de La Paz Andrea Ovalle, como primera autoridad del municipio donde quedará la universidad, sin embargo, esta manifestó estar ocupada en una cita odontológica.

Recomendada

Sena certificó a 30 guías de tránsito de Valledupar como técnicos en seguridad vial

El Sena Regional Cesar aporta a la calidad en el cumplimiento de las normas de …

Deja un comentario