Jueves , septiembre 21 2017
Inicio / Opinión / Columnistas / Soldado relegado
ColumnistaLuisfernandoguerra

Soldado relegado

Un soldado no puede ser soslayado en tiempo de paz, no es prudente ni inteligente, explico, un ‘Hola como estas’ cuando se es útil y después ‘Chao’, o sea, que uno existe ¿Cuándo se es útil? ¿En estos lares del norte colombiano sucede mucho, que en los proyectos macro o micro concebidos, sostenidos y sufridos por pocos, los frutos lo gocen muchos que no estuvieron, inclusive hasta personas que maldijeron tal iniciativa, hasta el punto de llegar a vulgarizarse y dejarse llevar por el veneno que pudo haber carcomido desde la base hasta el tope y hoy ellos enemigos, sean hoy parte importante del proyecto? No tiene sentido, hasta los más grandes como Napoleón y Hitler erraron con decisiones estúpidas, ¿Waterloo?, ¿será que si un soldado que funge como lancero o escudero, que defiende con su vida (No literalmente) no es honrado con espadas de honor, sino que se honra a aquel enemigo que intentó acabar al reino, que después de la guerra se le haga banquete y mención de honor a los que quisieron acabarnos y a los defensores se le soslaya con el amargo olvido?

Un soldado que batalló arduamente, que olvidó a su familia, que dejó a su hermano por creer en la causa (Causa que después no creyó en el soldado), que dejó a sus amigos, el trabajo que lo sustentaba, dejó su tranquilidad, por la causa dejó por el suelo lo que le había costado levantar, que casi pierde a su esposa, que a sus hijos no puede sostener como a los hijos de otros de la comarca, aquellos que solo llegaron a comer sin sembrar, ¿Sueños?, sueños que hoy son pesadillas del cual será difícil poder despertar, que trabajó cuidando ese territorio por más de 16 horas al día, él solo en contra de 8 reinos, entre pequeños y grandes, sin caballo, sin armadura, a veces sin comida, que defendió y por medio de ofensivas también repelió a las hordas malignas, hoy día sea menospreciado, pero en el momento de la batalla fue muy respetado por los enemigos, ¿Pero hoy de que vale?. Soldado que quiere preparar a la bestia que monta y que ni siquiera la herradura le colocan al animal, mientras al resto de personajes áulicos del reino le corresponde banquetes, vino y honor, corona y capa, y a los enemigos fiestas, aquellos que por momentos pudieron haber aniquilado al reino empezando por el rey. El guerrero deshonrado, en la plaza pública empeña su espada, armadura y cinto para poder comprar una pata de cordero y así alimentar a los suyos, triste es señalado por la corte ‘Pobre hombre’ y no suficiente con ello, uno de aquellos con capa dice: ‘Quieres ser atendido, pues tendréis que esperar’, fueron dos lunas y tres soles para que el olvidado pudiere ser considerado y escuchado, mentiras.

Vienen nuevas guerras, ellas nunca acaban, muchos de los áulicos viven de ellas, soy testigo, la duda del soldado soslayado es: ‘Sin un caballo digno, sin espada, y con el honor herido’ ¿Será que saldría a la guerra a defender?, pues el ejército no se puede llenar de campesinos saciados, borrachos de sidra, inexpertos, incrédulos, y agotados por el peso que llevan en el lomo, casi el doble de su volumen corporal, por un bulto llamado ‘EGO’,

El rey puede caer, pues a Julio Cesar, Hitler, Napoleón, Sansón, Chávez, Allende, Che, fueron traicionados por sus cercanos, fueron abandonados, tomaron malas decisiones por que en su séquito pensaban más en ellos mismos que en el bien colectivo, pero ellos pecaron más por haberse dejado influenciar.

Bufones, cortesanos y mayordomos no saben empuñar espada, solo saben adular y la adulación es el veneno que mata silenciosamente.

Recomendada

columnistaalciracorzo

UNO DE LOS VALORES: LA TOLERANCIA

Uno de los valores que más falta hace a nuestra sociedad, es el de La ...

Deja un comentario