jueves , noviembre 22 2018
Inicio / Opinión / Columnistas / ¡TODO ES COMPLICADO!

¡TODO ES COMPLICADO!

Desde que nos levantamos vemos el mundo complicado, comenzando lo más mínimo como lo es estar en un profundo sueño y escuchar sonar la alarma, es complicado, debido a que quieres seguir deleitándote en tu sueño y ese ruido te dice que es momento de levantarte. Revela que debes hacer un esfuerzo por dejar tu comodidad y accionar en el día que acaba de comenzar.

Que te levantes y no haya agua en la llave de tu baño es bien complicado. Eso indica que debes salir de la rutina para gestionar la forma de bañarte y así poder cumplir con tus labores diarias, a menos que elijas irte sin bañar a tu trabajo, lo cual en nuestra zona no es frecuente.

En fin, durante nuestro día pasan muchas cosas que hacen nuestra vida complicada. La cultura de tránsito puede generar que mientras te diriges con afán a tus compromisos alguien imprudente te impacte y te complique el día.

El asunto no es lo que sucede a tu alrededor, lo importante es la forma en que eliges reaccionar ante esas circunstancias. Esto quiere decir que tu elijes que algo sea complicado o no.

Todo depende de tu forma de reaccionar, de tu manera de ver las cosas, de la capacidad que tengas de convertir tus problemas en una nueva oportunidad.

Las mejores ideas se originan en las peores crisis

Si en vez de complicarte la vida en las circunstancias difíciles, elijes disfrutarlas y sacarles el mejor provecho, tu vida puede cambiar.

Jamás podrás controlar lo que está fuera de ti, pero siempre tendrás en tu mano una oportunidad para generar nuevas realidades a partir de cualquier situación.

Es inevitable vivir circunstancias difíciles, quizás puedan variar en la forma en que se presenten, pero la mejor elección es disfrutar cada proceso, cada paso, cada escenario, cada oposición, cada caída y cada triunfo; entendiendo que estamos en una escuela de formación que busca mejorar día a día lo que hay en nuestro interior para que seamos capaces de alcanzar mayores logros.

Sin batalla no hay victoria y si no aprendemos la lección de cada batalla volveremos a repetirla hasta que lo hayamos logrado.

Disfruta tus batallas, no te compliques.

Todo pasa, todo cambia y lo más importante es que viniste al mundo a disfrutar de cada detalle creado especialmente para ti.

 

#SINCOMPLIQUE #DISFRUTA

Asimismo, el que Dios le dé a un hombre riquezas y posesiones, permitiéndole también comer de ellas, tomar su porción y gozarse de su duro trabajo, esto es un don de Dios.

Recomendada

VALORES DE LA FAMILIA, AYER Y HOY

Por: Alcira Corzo de Díaz Este artículo me pareció muy interesante y quiero compartirlo con ustedes …

Deja un comentario