martes , diciembre 11 2018
Inicio / Editorial / ¿UN DISTRACTOR A LA ECONOMÍA NARANJA?

¿UN DISTRACTOR A LA ECONOMÍA NARANJA?

En lectura a opiniones de articulistas en diario local, me topé con el artículo del profesor Luis Napoleón de Armas titulado ‘ECONOMÍA NARANJA, UN DISTRACTOR’, pero terminando por no entender el propósito del mismo. Si la tesis fuere que es un distractor de políticas públicas o es un distractor de la economía alternativa, que solo lanza bengalas especulativas y efectistas, me sedujo a continuar apostándole y dándole credibilidad a la estrategia esbozada en la Administración de Augusto Daniel Ramírez Uhía y por consiguiente en nuestra labor de formadores de opinión, al contribuir al debate democrático o de ideas frente a la temática.

Como seguidor de premio nobel de economía alternativa, Manfred Max Neef convencido estoy que el modelo económico imperante, el neoliberalismo, no ha dado respuesta a los desajustes estructurales observados en la economía tradicional, frente a los retos y estrategias para estimular el desarrollo económico a escala humana. Se evidencian inflexibles tasas de pobreza monetaria y multidimensional, fracasos en mitigar necesidades básicas insatisfechas a pesar de cuantiosos recursos de inversión pública o gasto social como dicen los economistas.

Recomendaría a nuestros lectores y al profesor de Napoleón de Armas, observar en YouTube en el siguiente https://www.youtube.com/watch?v=pemGHlMf1-8   “una economía para servir a las personas y a la vida” primer postulado de una “nueva economía”, en tanto, la economía tradicional, mecanicista y no orgánica, sigue aplicando principios y teorías del siglo XIX en pleno siglo XXI. Apreciación que refiere, frente a otras ramas del conocimiento como la biología o la física que viene evolucionando mientras nos quedamos con las teorías de la escuela neoclásica.

Debemos avanzar de la teoría de los factores hacia la economía como subsistema de la biosfera en donde los conocimientos culturales de los territorios son valores ancestrales de vida, pues ningún interés particular o colectivo debe estar por encima de la vida como principio ético de una disciplina del conocimiento.

Esta Administración se ha embarcado en el rescate de la riqueza de esos valores culturales de nuestra región y está generando estrategias para construir política pública que conduzcan de manera alternativa a aumentar el nivel de ingreso familiar para mitigar en grado mínimo la pobreza monetaria. Es un convencido el Alcalde, que desde el territorio deben salir las líneas para superar indicadores de pobreza y no estar en el relicario de quejas y mendigando hasta la saciedad más recursos públicos para gasto social en un municipio con las limitaciones de estar en insolvencia por administraciones que malversaron en gasto social ineficaz sin resolver necesidades básicas.

Con todo, comentaba al principio de esta nota editorial, que terminaba por no entender al profesor de Armas y esto según la teoría cuántica es un avance importante, porque se genera el debate, porque buscan más indagaciones para dar explicaciones de hechos que no entendemos. Sin embargo, el artículo señala una serie de indicadores que demuestra la importancia de la economía naranja desde la óptica de la economía tradicional y su desenfrenada ola de medición. Al ser el profesor un destacado economista, no entendí porque no dar valor a las mediciones presentada o a las que tiene el libro La economía naranja una oportunidad infinita” de Felipe Buitrago e Iván Duque. Es posible que por crítica intestina, no demos valor desde la prospectiva de cosmovisión que puede generar un adversario ideológico.

El Alcalde, está a la vanguardia de un tema, que nuestro Presidente va a colocar en primer orden por ser coautor del libro citado y por consiguiente en la esfera nacional iremos unos pasos adelante, al ser un territorio resiliente que le apuesta a valores culturales y a esa economía alternativa que el profesor Manfred Max Neef señala en sus charlas.

Es posible que muchos critiquen y adjetivasen sin mucha argumentación que son muchas las a la Administración Municipal, pero esos valores de las “externalidades” económicas por fuera del tradicional circuito económico, puede ser el camino a seguir como lo hizo Finlandia a raíz de la crisis económica del 2008.

Adelante Alcalde, vamos como el camino correcto, la historia le dará la razón, seguiremos apostando a la cultura ciudadana, a nuestros valores culturales y a la economía naranja, este es el camino.

Recomendada

Miremos el trasfondo, pero sin politiquería

Mirar el impacto que puede generar una obra en una comunidad llamase parque, pavimentación de …

Deja un comentario