sábado , noviembre 17 2018
Inicio / Opinión / Columnistas / VIOLENCIA SOCIOPOLÍTICA, LEGADO DE SANTOS

VIOLENCIA SOCIOPOLÍTICA, LEGADO DE SANTOS

El 7 de agosto del 2018 se posesiona el nuevo presidente Iván Duque, el cual hereda la problemática de la Violencia Sociopolítica donde los líderes sociales están siendo exterminados sistemáticamente.
580 asesinatos en los ocho años de mandato del presidente Juan Manuel Santos. Desde el 1 de noviembre de 2002 hasta noviembre de 2017 se han perpetrado 610 asesinados de defensores de derechos humanos y más de 4.300 han sido víctimas de agresiones y amenazas; en los últimos 2 años el número revela la desidia del gobierno del Premio Nobel de la Paz; 311 líderes asesinados, 178 líderes sociales han sido ultimados en Colombia desde que se firmó el acuerdo de paz entre el Gobierno y las Farc en el 2016. El director del cuerpo elite de la Policía para la protección de líderes sociales, coronel José Restrepo asegura que 90 líderes han sido asesinados tan solo en el primer semestre de 2018, la mayoría son líderes de juntas de acción comunal.
Algunas cifras de la Costa Caribe y los departamentos más afectados con esta crisis humanitaria son: Guajira 2 homicidios, Magdalena 4, Cesar 6, Atlántico 4, Bolívar 9, Sucre 1, Córdoba 12, Arauca 13 homicidios, Valle del Cauca 16, Nariño 18, Choco 18, Norte Santander 21, Antioquia 43 y el más afectado Cauca con 78 homicidios.
Todos estos homicidios siguen un patrón de intimidación general y es que las víctimas son asesinadas muy cerca o dentro de sus viviendas, por sicarios que llegan hasta el lugar y perpetran el atentado frente a su familia en zonas donde hay mayor disputa por la restitución de tierras y los cultivos ilícitos. La pregunta es ¿quiénes son los autores intelectuales de estos crímenes?, esos sicarios son ordenados y pagados por alguien, ese alguien sigue siendo la figura oscura de todos estos asesinatos, que muchos acreditan a los que controlan los territorios que obedecen al fenómeno de reconfiguración de nuevas estructuras criminales denominadas GAO, Grupos Armados Organizados que no son otra cosa que grupos posdesmovilización.
La dinámica de la violencia combina diferentes niveles de represión lo primero es un seguimiento de los movimientos de la víctima, una vigilancia ilegal, difamación, luego hostigamiento, sabotaje de sus actividades, amenazas y finalmente el fatídico homicidio.
A todo esto, el ministro del Interior, Guillermo Rivera, se le ocurre una brillante y transitoria idea prioritaria, entre las medidas a tomar está la de mejorar el alumbrado público en lugares donde residen o trabajan los líderes amenazados, aun que tiene algo lógica estoy más que seguro que una buena iluminación no detiene al sicario, además se busca instalar antenas para mejorar la comunicación de celulares, porque en muchas regiones no existe telefonía de ninguna especie.
Con estos pocos ajustes de las autoridades competentes, el reto máximo queda en manos del nuevo y joven presidente Duque, cuyo desafío será erradicar este flagelo de la “violencia sociopolítica” herencia de gobiernos anteriores que va en aumento, aplicando decretos especiales de seguridad colectiva, apoyándose en la Comisión Nacional de Garantías de Seguridad

Recomendada

DIÁLOGOS IMPROBABLES

Por: Gabriel Campillo Sentía resistencia de acudir al evento diseñado por DIXON QUIROZ y auspiciado por …

Deja un comentario