viernes , diciembre 14 2018
Inicio / Opinión / Columnistas / ¡VIVA EL PARTIDO LIBERAL!

¡VIVA EL PARTIDO LIBERAL!

“El último que salga que apague la luz”

Como deploro que el gran PARTIDO LIBERAL, ese mismo que le diera tanta gloria a Colombia; también sea participe y corra el mismo riesgo de lo que es hoy nuestra Colombia, convertida en una anarquía por los abusos de quienes nos han dirigido en los últimos cincuenta años, los cuales de manera progresiva han dado malas cuentas de su dirección, de lo cual no escapa ninguna institución de nuestra amada Colombia, aquellas expresiones llenas de júbilo, que recordamos como: “ VIVIA EL PARTIDO LIBERAL” y que repetíamos al unísono todos los militantes de nuestra colectividad en plazas públicas, parques, calles y cualquier lugar lejano de nuestra geografía, donde hombres y mujeres compartían orgullosamente el trapo rojo, se ha ido esfumando lentamente como los buenos perfumes, hasta llegar a su anarquía total y que merecen su reconstrucción por el bien de las nuevas generaciones, distantes, e indiferentes del quehacer político y razón tienen.
“SER LIBERAL, ES UN HONOR QUE CUESTA” afirmo el General RAFAEL URIBE URIBE, expresión llena de altivez de grandeza y de mucho vigor, que hacía de sus huestes el fervor de un partido fuerte que vivía de la sabia y profunda doctrina liberal, que interpretaba todos los sectores de la sociedad, sin exclusión y con vocación del verdadero servicio social y así desarrollo su misión, rompiendo inicialmente todas las dictaduras de la época como la nueva opción de los pueblos, de todo ello se rescata la transformación cartográfica de Colombia, las comunicaciones, el nacimiento de la Universidad Nacional, las garantías laborales para los trabajadores entre otros, hasta cuando llegó la oscuridad llena de odios, de componendas de mañas, de vicios, amangualas, favores que dio con cristalizar la ideología del partido, reemplazadas por el marketing, que no es otra cosa que hacer de la política un producto individual sin nada por dentro y por fuera, que dio al traste con la debilidad de ese histórico y humanista partido. Es decir, sus dirigentes convirtieron a la colectividad en una buena marca para sus beneficios pasionales y personales.
De lo anterior nacieron las disidencias, los famosos matices y los independientes dentro del partido, que cada tiempo convocaron a su militancia en las famosas convenciones liberales, donde todos fuimos montonera, sin voz ni voto, porque todo lo que allí se debatía llegaba prefabricado a la medida de sus intereses. Con ello desplomó y enterró toda una historia cuyos líderes destacados como Jorge Eliecer Gaitán, Alfonso López Pumarejo, y muchos más que no conocieron la mermelada. Que no salen de sus filas contagiados de la destrucción que han hecho dentro de su paso de privilegios de todos los sabores imposibles de ocultar, dejando el mensaje fatídico. “EL ÚLTIMO QUE SALGA QUE APAGUE LA LUZ”.

Recomendada

EMPRENDIMIENTO DE BARRIO

Por: Ed Isaac Padilla Colombia es el país con más alta informalidad laboral del mundo, 68% …

Deja un comentario